Archive for abril 24th, 2007

Siniestra sabandija

Martes, abril 24th, 2007

Si acaso hubiese alguien que ignore lo que significa sabandija, el diccionario de la Lengua Española de la Real Academia la define así: ?Reptil pequeño o insecto, especialmente de los perjudiciales y molestos. // 2. Persona despreciable?. Sin embargo, hay personas tan perjudiciales, molestas y despreciables que el hecho de llamarles sabandijas es insultar a esos reptiles o insectos.
En algunos países centroamericanos se emplea la injusta expresión peyorativa ?Guatemala, gente mala? para referirse a todos los guatemaltecos, y hay que reconocer que hay veces que esa descalificación es acertada porque existen guatemaltecos que merecen dicho calificativo. Pero en todos los países del mundo hay personas que pueden ser calificadas en esa forma, o de sabandijas, para no tener que llamarles hijos de puta, aunque sus progenitoras no tienen la culpa de haber engendrado bichos despreciables cuyo indigno comportamiento denigra no sólo a quien les trajo al mundo y a sus compatriotas, sino a toda la especie humana.
La envidia es uno de los peores defectos de los seres humanos y, tristemente, es una de las más negativas características de los guatemaltecos. A lo cual se debe que no tengamos respeto por nuestros héroes nacionales y nuestros valores en las distintas actividades. A esto se debe que los valores guatemaltecos tienen que ser apreciados y reconocidos primero en el extranjero antes de que en Guatemala se les acepte y respete como tales. El exitoso y mundialmente famoso cantautor guatemalteco Ricardo Arjona es un buen ejemplo de lo que digo. En Guatemala no tuvo el reconocimiento que se ganó en México y ahora es reconocido en todo el mundo, incluyendo a Guatemala. Los escritores Enrique Gómez Carrillo, Luis Cardoza y Aragón, Tito Monterroso y Miguel Ángel Asturias (Premio Nobel de Literatura 1967), son también buenos ejemplos y demuestran que los mitos tienen que vivir lejos. Si ellos hubiesen podido quedarse a vivir en Guatemala, en vez de haber tenido que irse a vivir al exilio, jamás habrían gozado del justo reconocimiento internacional y nacional que hoy tienen. Porque de seguro aquí habrían tenido que sufrir las consecuencias de la envidia venenosa de más de algun mediocre que, revolcándose en su propia mierda, es incapaz de reconocer que en el mundo no sólo hay sabandijas, sino hay personas que, por muchas razones, son superiores a ellos.
Hace pocos días agradecí por este mismo medio la solidaridad gremial y muestra de amistad del estimado colega Mario Antonio Sandoval, socio y destacado columnista del periódico Prensa Libre, porque en su columna Catalejo, del viernes 20 del mes en curso, publicó un artículo titulado ?Nueva cobardía: columnas alteradas?, en el cual se refirió a un apócrifo correo electrónico que se me adjudicó en el que se calumnió, difamó e insultó cobardemente al doctor Alejandro Giammattei Falla, candidato presidencial del partido oficial. Y en uno de los últimos párrafos de su artículo profetizó: ?Hoy le pasó a Palmieri. Mañana le puede pasar a cualquiera de los columnistas de la prensa escrita nacional?.
¡Dicho y hecho! Ese mismo día comenzó a circular por correo electrónico un asqueroso artículo supuestamente escrito y publicado por mi estimado colega y amigo Mario Antonio Sandoval, con el mismo logotipo de Prensa Libre y de su habitual columna Catalejo, con su foto al lado, titulado ?Quiero denunciar al infame pseudo periodista Jorge Palmieri de utilizar subterfugios para promocionar su columna que publica desde una página electrónica luego que fue echado, como un perro ?que es- de las páginas de opinión de el Periódico?. El cual está lleno de mentiras, calumnias e injurias, como acostumbra hacerlo cada vez que escribe cierta sabandija de aspecto siniestro que se autoproclama poeta y desde hace cierto tiempo ha venido publicando una serie de estupideces contra mí para provocar que yo le responda lo que merece y obtener así alguna notoriedad que no ha podido lograr por algún mérito.
Por consiguiente, voy a transcribir a ustedes el artículo que se atribuye a Mario Antonio Sandoval, el cual comienza diciendo: ?El día 19 de abril circuló un correo electrónico desde donde se hacía creer a los recipientarios que provenía del sitio electrónico de Jorge Palmieri; en dicho mensaje que circuló profusamente, por los conceptos ahí vertidos, en los círculos nacionales y en muchos extranjeros, se difundieron etiquetas fuertes para Alejandro Giammattei, el candidato presidencial del partido oficial GANA”.
Y en el siguiente párrafo agrega: ?Quiero reconocer que yo mismo caí de ingenuo, pues, luego de recibir el dichoso correo escribí en esta misma columna una defensa oficiosa, no sólo para Jorge Palmieri y otros colegas, sino que aproveché para dejar constancia de la ?campaña negra?, para mí, montada sobre una supuesta columna escrita por Palmieri?.
Luego, la siniestra sabandija que escribió e hizo circular ese anónimo infame, puso en labios de mi amigo Mario Antonio lo siguiente: ?En honor a la verdad hoy quiero aprovechar para relatarles la vida y milagros de Jorge Palmieri, infame personaje que aparte de sucio, pendenciero y pícaro, es un artífice del engaño y del ardid con tal de conseguir lectores y fama. Y, antes de entrar en detalles sobre quién es y ha sido, por favor que quede muy claro lo siguiente: 1) Que el supuesto correo electrónico que circuló con conceptos en contra de Alejandro Giammattei, no proviene de ningún contrincante político, de ningún enemigo del dr (sic) Giammattei conseguido por su paso como Director de Presidios, ni de una confabulación en su contra. 2) Que el correo electrónico se originó en la mente perversa y ruin de Jorge Palmieri; y que su contenido, pretendiendo alterar lo que previamente él mismo había escrito, es obra y creación de Jorge Palmieri. 3) Que todo el meollo del asunto es netamente mercadológico, pues, luego que Palmieri fuera echado por fafero, corrupto y prepotente de el Periódico, y habiendo recibido una gran suma de dinero de parte de algunos de sus mecenas para abrir su sitio electrónico en la Internet, y debido al bajísimo número de personas que solicitaron recibir sus columnas como suscriptores, se le ?ocurrió? victimizarse y provocar todo el lío que provocó la denuncia nacional e internacional que se hizo del fraude, de la clonación y de piratería que anonimistas provenientes de opositores políticos de Giammattei (como Palmieri lo afirmó en su columna de ayer) hicieron con sus escritos. 4) Que Palmieri es el autor material e intelectual del susodicho correo que circuló en contra del dr (sic) Giammattei, con el propósito de levantar interés en su sitio electrónico y rating de lectores. 5) Que sin quererlo caí en la trampa y me convertí en un defensor oficioso de este malandrín pseudo periodista de Jorge Palmieri, y que, al seguirle el juego provoqué, no sólo que cientos de miles de personas demandaran leer el correo electrónico escrito contra Giammattei, sino un aluvión de visitas y suscriptores para el sitio electrónico que tiene este farsante de Palmieri en la Internet?.
Y concluye diciendo: ?Muy bien, aclarado lo anterior, me siento libre y obligado de dejar por escrito, en esta columna, quién es de verdad Jorge Palmieri para que los que no lo conecen (sic) sepan exactamente de él y de su pícara y perversa vida?.
A continuación dio a conocer su siniestra identidad al reproducir un ignominioso artículo que hace poco tiempo fue publicado en un asqueante pasquín con el título ?Jorge Palmieri: el retrato de un canalla?, en el cual su siniestro autor expresó una serie de calumnias, mentiras, falsedades, difamaciones, injurias y estupideces contra mí. Las cuales no he querido responder porque mi larga experiencia en el periodismo y lo poco que he aprendido en la vida me ha enseñado que no merecen atención y que al responderlas se les da la importancia que no tienen.
Sin embargo, no tendré inconveniente alguno en aclarar en futuras entregas las sandeces, calumnias, injurias y difamaciones que dijo esa siniestra sabandija. Hoy sólo quiero dejar muy claro que ese artículo que está circulando por correo electrónico no fue escrito por Mario Antonio Sandoval, ni tampoco ha sido publicado en Prensa Libre, sino es parte de una campaña negra difamatoria contra mí urdida por la siniestra sabandija a la cual me refiero y cuyo nombre no voy a mencionar porque ésta no es una página escatológica.