Archive for Marzo 17th, 2008

MISCELÁNEA

Lunes, Marzo 17th, 2008

* Vuelven las malditas campañas negras
Por correo electrónico está circulando un artículo supuestamente publicado en mi blog en el cual se reproduce un artículo titulado La Gran estafa de Álvaro Colom, el cual se atribuye originalmente al conocido columnista de Prensa Libre licenciado Mario Antonio Sandoval, autor de la columna Catalejo. Esta es otra cobarde campaña negra de las que han hecho muchas los enemigos del actual gobierno, valiéndose del nombre de periodistas de reconocido prestigio para tratar de desprestigiar al presidente Álvaro Colom y a su esposa, la señora Sandra Torres Casanova.
En esta oportunidad, la cobarde diatriba gira alrededor del reciente veto del mandatario al Decreto 6-2008 del Congreso de la República por el cual le otorgaron el poder para conceder o negar el Recurso de Gracia a los reos que hayan sido condenados a muerte y solicitan que se les perdone la vida y se les conmute la pena por una inferior.
Pero ni mi colega y amigo Mario Antonio ha escrito y publicado esa columna en Prensa Libre, ni yo la he reproducido en mi blog. Si lo hubiésemos hecho, esa columna supuestamente suya habría sido publicada primero en Prensa Libre y después habría sido reproducida en mi blog, como de costumbre.
Porque los columnistas como él y como yo siempre nos hemos hecho responsables de nuestras opiniones y no necesitamos valernos del correo electrónico para distribuir lo que queremos expresar, puesto que para eso tenemos nuestros propios medios para hacerlo.
Sospecho que esta nueva campaña negra es obra de los mismos que durante la campaña electoral llenaron de calumnias y vituperios al candidato Colom y a su esposa, pero no tengo pruebas para señalar su identidad públicamente.
No voy a publicar el contenido de esos cobardes anónimos porque si lo hiciera serviría a sus autores como caja de resonancia. Sin embargo, lo denuncio aquí para que mis lectores que reciban ese correo electrónico no caigan en el engaño.
* Algo más sobre el veto presidencial
Como dije el sábado pasado, en política todo se vale y todo tiene remedio, menos la muerte. Cuando los diputados al Congreso Legislativo reciban de regreso el Decreto 6-2008 de la Ley Reguladora de la Conmutación de Pena a los Condenados a Muerte, tienen varios caminos: uno sería reunir 105 diputados para retacharle al mandatario su veto y obligarle a aceptar la responsabilidad de perdonar la vida o condenar a muerte a los reos que ya hayan sido juzgados y condenados a muerte por todas las instancias del proceso; otra sería designar en su lugar a una entidad colegiada como la Corte Suprema de Justicia (CSJ) o a la Corte de Constitucionalidad (CC); y otra sería convencer al Poder Ejecutivo de anular esa función de juez supremo que puede perdonar la pena de muerte o no para que no exista el Recurso de Gracia, y denunciar el Convenio de San José para que el estado de Guatemala no esté comprometido a que antes de ejecutar una sentencia de muerte a un reo se tenga que dar trámite a la solicitud de Recurso de Gracia.
Esto es en el caso que el Congreso de la República se empecine en que se aplique la pena capital a quienes ya han sido condenados por todas las instancias, pero todavía no se les ha aplicado debido a la situación de limbo que se produjo a partir del año 2000, cuando el presidente Alfonso Portillo Cabrera rechazó la potestad de conceder o negar el Recurso de Gracia, lo cual para muchos estuvo muy bien porque el jefe del Poder Ejecutivo no tiene por qué inmiscuirse en los asuntos que pertenecen al Organismo Judicial. Pero si la Pena de Muerte existe en nuestra Constitución y en el Código Penal, y hay reos que ya han sido condenados a sufrir esa pena, ésta tiene que aplicarse. Porque ?la ley es la ley?, como suele decir a cada rato el licenciado Acisclo Valladares Molina, nombrado nuevamente embajador de Guatemala ante el Vaticano.
* Turistas belgas liberados
Afortunadamente, el sábado por la noche fueron liberadas, sanas y salvas, las dos parejas de turistas originarias de Bélgica e integradas por los señores Gabriel Vanhuysse (de 64 años de edad), y su esposa Marie-Paule Dubois (de 62), y Eric Stofferis (de 62 años) y su compañera Jenny Belaen (de 59), quienes junto con los guatemaltecos Mauricio Dubón, guía de turismo, y Leider Estrada, conductor de la lancha, fueron secuestrados el viernes mientras navegaban por el Río Dulce por un grupo de 50 campesinos que exigían, para dejarles en libertad, la excarcelación de su dirigente Ramiro Choc, quien fue capturado por la Policía el 14 de febrero acusado de incitar a sus seguidores a cometer el delito de invadir tierras y, además, tiene varios delitos pendientes.
Los señores Vanhuysse y Stofferis son personas catalogadas como muy acaudaladas. El primero es un destacado empresario del sector textil cuya empresa está localizada en Zwevegem, Flandes Occidental, donde residen numerosas familias de alta posición económica. La pareja tiene dos hijos. El segundo es uno de los directivos de la industria belga de plásticos y la pareja vive en Nokere, Waregem, Flandes Occidental. La familia es reconocida también como acaudalada y está involucrada en la producción automovilística.
Estas dos parejas belgas jamás van a poder olvidar esta aventura en Guatemala que, por fortuna, terminó bien cuando el Procurador de Derechos Humanos convenció a los secuestradores que estaban cometiendo un grave delito y que harían bien en dejarles en libertad antes de que las fuerzas de seguridad, compuestas por numerosos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y miembros del Ejército Nacional, tuviesen que actuar drásticamente contra ellos porque ya les tenían copados y habían capturado a tres de sus compañeros cuya libertad negociaron de inmediato los secuestradores, según han declarado los miembros del Comité de Unidad Campesina (CUC) que se encontraban presente junto con el Procurador de los Derechos Humanos, doctor Sergio Fernando Morales Alvarado.
Los rehenes estaban retenidos en una sencilla vivienda situada en el área denominada Cañón, en el municipio de Livingston, departamento de Izabal. Antes de localizar el lugar, gracias a informaciones de los vecinos, las autoridades habían buscado en el área boscosa Chocón-Machacas y en la aldea Nueva Concepción.
Tan pronto fueron liberados, a las 2.30 horas del sábado, los trasladaron a la Base Naval del Atlántico, donde de inmediato se les practicó un superficial exámen médico y se comprobó que estaban en buenas condiciones de salud. Dos horas después, fueron trasladados a un hotel de Izabal, donde pernoctaron.
En horas de la mañana de ayer fueron trasladados a la capital en la avioneta privada con matrículas TG-JCS que aterrizó en la pista de la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG ) a las 11.05 horas. La gobernadora departamental Luz María Ramos, que acompañó en el viaje a los turistas belgas, aseguró que la condición de salud de ellos era normal y mostraban de buen ánimo, pese a la dura experiencia que vivieron.
En la terminal de la FAG fueron recibidos en el Salón del Protocolo por el Viceministro de Relaciones Exteriores, doctor Alfredo Trinidad, y el Viceministro de Gobernación Edgar Hernández Umaña, y otros funcionarios, pero no se permitió el acceso a los representantes de los medios de comunicación. La excusa que dieron los funcionarios del gobierno para no dejarles entrar fue que los belgas no hablan bien español. Pero indudablemente había entre los periodistas algunos que hablaban francés o inglés.
Sin embargo, en un descuido un reportero les preguntó cómo se sentían y uno de ellos respondió que estaban bien y que no fueron tratados mal por los campesinos que les mantuvieron secuestrados y circulando durante 36 horas.
El ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, señor Karel De Gucht, expresó satisfacción por la pronta liberación de sus compatriotas, y felicitó a las autoridades guatemaltecas por la acción de rescate.
* Dios tarda, pero no olvida
Después de la vergonzosa goleada (5 a 0) que ayer le metió la selección preolímpica de Canadá a la selección Sub 23 de Guatemala, por lo menos nos queda la satisfacción de que nuestros seleccionados todavía tendrán que enfrentarse a Honduras el próximo jueves, en Tennessee para disputar el segundo lugar. La explicación que se ha dado es que esta vez jugaron los suplentes mientras los titulares descansaban para prepararse para el encuentro con la selección de Honduras, lo cual puede ser aceptable.
Mientras tanto, la selección de México ya está eliminada y no podrá ir a jugar a Beiging, China, como lo había prometido a la afición mexicana su entrenador Hugo Sánchez.
Y si acaso nuestra selección llegara a ganarle a Honduras –¡Dios nos oiga!–, los seleccionados guatemaltecos preolímpicos tendrán que jugar el próximo domingo contra quien sea el ganador entre las selecciones de Canadá y los Estados Unidos en el partido que se jugará allá ese mismo día.
Pero el título de esta nota —Dios tarda pero no olvida— se debe a que debido a la tremenda goleada que sufrió nuestra selección que ya se creía más de la cuenta por haberles ganado a las selecciones de Haití y México –y aunque el gol que los canadienses metieron al principio del segundo tiempo no estuvo muy claro que digamos y para mí que la pelota no entró a la portería–, la selección de México quedó forzada a ganar al equipo de Haití por lo menos con cinco goles de ventaja, y ya sabemos que el resultado fue que ganó 5 a 1, por lo cual el orgulloso equipo mexicano no clasificó para los finales y no irá a jugar a China, como lo había prometido su fanfarrón entrenador Hugo Sánchez, quien por esto probablemente va a ser mandado a la China… hilaria. ¡Con un sólo gol más que hubiesen metido habrían clasificado!
Esto recuerda que en la eliminatoria para el olímpico mundial anterior, la selección guatemalteca no pudo clasificar porque se cree que la selección de México se dejó ganar por el equipo de Trinidad y Tobago para que Guatemala no pudiese ir a jugar a las olimpíadas de Alemania. ¿Se acuerdan? Aunque estoy seguro que fue sin querer queriendo, esta vez Guatemala les pagó con la misma moneda.
Por eso digo que Dios tarda, pero no olvida.