Archive for Marzo 19th, 2008

Los escándalos más sonados

Miércoles, Marzo 19th, 2008

* La anunciada explicación de Obama

Obama perdió simpatías por culpa de su pastor
Con bombos y platillos, el senador mulato por el estado de Illinois Barack Hussein Obama, pretendiente a ser nominado candidato presidencial del partido Demócrata y contrincante de la senadora por Nueva York Hillary Rodham Clinton, anunció que iba a pronunciar ayer un discurso para exponer con la debida claridad su posición ante el escándalo que se le ha armado como consecuencia de los controversiales sermones de su mentor espiritual el reverendo Jeremiah Wright, pastor de la Iglesia Santa Trinidad de Chicago, con feligresía mayoritariamente de raza negra, porque éste ha dicho muchas cosas contra los Estados Unidos en general y contra los blancos estadounidenses en particular, mientras que Obama tenía muchos años de considerarlo su guía espiritual porque lo había introducido al cristianismo, lo casó y bautizó a sus dos hijas, y decía que era como su tío.
Y tal como se había anunciado, ayer por la mañana, desde Filadelfia, donde se encuentra trabajando para tratar de ganar la próxima elección primaria que se llevará a cabo en el estado de Pensilvania, Obama se presentó a cumplir lo ofrecido pronunciando un discurso que, según se comprobó posteriormente, no llegó a convencer a muchos porque en el sondeo de opinión que se hizo después, más del 87 por ciento de los encuestados dijo que había bajado su simpatía por ese candidato.
Con la actitud de superioridad que le es característica, Obama se concretó a decir que estaba en total desacuerdo con las cosas que ha venido diciendo en sus sermones desde hace veinte años el reverendo Wright, a quien después de haber llamado ?tío? y decir que era como parte de su familia, ahora califica como su ex pastor y agregó que le retiró la invitación a estar presente en la ceremonia de su juramentación presidencial.
Cualquiera pudo darse cuenta de que Obama trató de pasarse de listo al afirmar que él no puede impedir lo que dice Wright, en la misma forma como nadie puede impedir lo que puedan decir en sus sermones los demás pastores, o lo que le dijo una vez su abuela blanca que cada vez que atraviesa una calle le dan miedo los negros. Lo cual fue realmente un asunto familiar que no tenía nada que ver con el tema.
En mi opinión, ha bajado el grado de simpatías por este pre candidato demócrata, lo cual indudablemente se va a reflejar en el resultado de la próxima elección primaria que tendrá lugar en Pensilvania.
* Fue triángulo amoroso
Otro escándalo que ha vuelto a mencionarse a raíz del escándalo que causó el ex gobernador del estado de Nueva York, Eliot Spitzer, cuando se descubrió que había tenido una cita clandestina en Washington con una prostituta de Nueva York, y gastó varios miles de dólares en sostener relaciones sexuales con diferentes prostitutas en diferentes oportunidades, fue el recordatorio del escándalo que causó el ex gobernador de Nueva Jersey cuando confesó que sostuvo relaciones sexuales, pero no con una mujer, sino con un hombre.

La causa del escándalo del ex gobernador Spitzer
Ahora ha surgido un reprisse del escándalo que se provocó con la inesperada confesión voluntaria del ex gobernador de Nueva Jersey, Jim MacGreevey, de que había tenido una relación extramarital, pero no con una mujer, sino con un hombre, su chofer, por lo cual se declaraba un gobernador ?gay?. Por esta razón fue obligado a renunciar inmediatamente.
Pero ahora resulta que la verdad es que había sido un triángulo sexual con su esposa, Dina Matos MacGreevey, y con su ex chofer. Lo cual al principio ella trató de negar, pero su ex marido, el ex gobernador MacGreevey, la desmintió al confirmar que el chofer dijo la verdad porque ella había participado en el triángulo sexual.
Pero el colmo es que ahora, a menos de 24 horas después de la ceremonia en la que el vicegobernador David Paterson fue instalado como gobernador de Nueva York, en sustitución de Spizter, convocó a una conferencia de prensa para revelar que tanto él como su esposa, la todavía guapa Michele Paige Paterson, habían tenido relaciones extramaritales en ocasiones en que habían tenido problemas matrimoniales, y dijo que lo divulgaba para que el asunto no provocara otra distracción y para evitar intentos de chantaje.
?No he violado ninguna ley?, dijo, y afirmó que a fin de cuentas “es un asunto estrictamente privado”. Al comentar que su matrimonio había sufrido algunos problemas que subsecuentemente fueron resueltos, indicó que ?de hecho, creo que tenemos un matrimonio como el de muchos estadounidenses, tal vez como el de muchos de ustedes?, expresó ante los medios de comunicación.
Una vez más, los principales políticos del estado enfrentaron preguntas sobre el sexo y la política.
Pero, en contraste con el caso del ex gobernador Sptizer, casi todos expresaron que esto es un ?asunto personal? y no tiene importancia alguna para la vida pública.
No queda claro por qué en algunos casos las actividades sexuales de los políticos provocan renuncias y escándalos, y otras sólo demuestran problemas privados que deben ser respetados.
El escándalo de Spitzer, además de generar miles de fotografías y reportajes sobre prostitución y chismes de las mujeres que hacen caer a políticos, también permitió que se reciclaran las noticias de escándalos sexuales recientes y hasta ofrecer nuevas versiones y detalles de los mismos.
La lista de políticos víctimas de su aparentemente exaltada libido sexual en tiempos recientes sigue creciendo. Cabe mencionar al ex senador conservador Larry Craig, quien fue descubierto por un agente encubierto en un baño del aeropuerto de Minneapolis buscando un encuentro sexual con otros hombres; el representante federal conservador Mark Foley, fue descubierto en intercambios epistolares sexuales por Internet con becarios del Congreso menores de edad; los clientes de las sexoservidoras de la ?madame del D.C,? incluyendo un alto funcionario del Departamento de Estado; y si uno desea buscar unos años mas atrás está el famoso incidente de Dick Morris, asesor electoral del presidente William Clinton, quien confesó que disfrutaba que una prostituta le chupara los dedos de los pies mientras hablaba por teléfono con su jefe; o el ex líder de la Cámara, Newt Gingrich, quien mantuvo relaciones extramaritales con asesoras legislativas; o –¡cómo olvidarlo!– las escandalosa aventura del presidente William Clinton con la becaria Monica Lewinsky en la propia oficina Oval de la Casa Blanca.
Tantas crisis, tanto sexo, tantos escándalos, todos en nombre de la democracia, la libertad y los valores familiares.
Elevado precio por un divorcio

Caros cuatro años de matrimonio del ex Beatle
El epílogo de la relación que parecía ser tan romántica entre el ex Beatle Paul McCartney y la ex modelo Heather Mills, ha causado una enorme expectación mediática en el mundo entero. Al famoso músico McCartney le salió bastante caro su divorcio. El ex Beatle deberá dar 48 millones de dólares a su ex esposa, la ex modelo Heather Mills.
Un juez británico ordenó que deberá dar esa cantidad a su ex exposa, quien dijo estar ‘ muy feliz’ por el fallo, como parte de su proceso de divorcio.
La ex modelo llegó a exigir el pago de 125 millones de libras (250 millones de dólares), mientras que McCartney, le ofrecía ?solamente? 15,8 millones de libras esterlinas (31,6 millones de dólares). En un documento difundido por un Tribunal de la Familia dice que Heather Mills deberá recibir una suma de 33 millones de dólares además de los activos que ya posee, valorados en 15.6 millones.
Paul McCartney, de 65 años de edad, y Heather Mills, de 40, acudieron a la corte el mes pasado para decidir qué parte de la respetable fortuna del ex Beatle, valorada en hasta mil 600 millones de dólares, correspondía a su ex esposa y madre de una hija de sólo 4 años de edad. Sin embargo, el juez descubrió que el valor total de los activos de McCartney, incluidos sus negocios, era más bien de ?solamente? unos 800 millones de dólares.
El ex Beatle Paul McCartney tendrá que dar a su ex esposa un total de 48.6 millones de dólares en el acuerdo financiero de su divorcio, según dictaminó un juez el lunes pasado. Ella había pedido ?al menos 250 millones de dólares?, mientras que McCartney había dicho que le daría no más de 31.6 millones de dólares, incluidos sus bienes, valorados en 15.6 millones de dólares.
“¡Estoy tan feliz!”, dijo la ex modelo a los periodistas fuera de la corte.
El tribunal también decidió que Beatrice, la hija de 4 años de la pareja, debe recibir “pagos periódicos” de 70 mil dólares al año. Además, McCartney deberá pagar por la educación y la niñera de su hija.
“¡Estoy tan contenta de que esto haya terminado!”, expresó Heather Mills en una improvisada conferencia de prensa. “Fue un resultado increíble para asegurar mi futuro y el futuro de mi hija y todas las organizaciones benéficas a las que obviamente planeo ayudar… porque, como ustedes saben, esa ha sido mi vida los últimos veinte años”, agregó.
McCartney salió de la corte sin hacer ningún comentario.
Aunque complacida con los términos del acuerdo, la ex modelo tiene planes de apelar para evitar que se publiquen los detalles del acuerdo en relación con su hija.
Mills señaló que el acuerdo reivindicaba su decisión de despedir a sus abogados. Dijo que las costas legales que se ahorró “podrían fácilmente ir a beneficencia”.
“Obviamente el tribunal no quiere que a una litigante le vaya bien, va en contra de todo lo que desean, así que cuando escriben su fallo nunca hacen que sea a favor”, dijo.
“Pero todos ustedes quienes han investigado saben que siempre iba a ser una cifra de entre 20 y 30 millones (de libras esterlinas), Paul estaba ofreciendo mucho menos que eso, cosa que verán en el fallo, y mucho más a último minuto para ponerme a mí y a Beatrice en esta … increíble tristeza”.
Mills se expresó con dureza en torno a la abogada de McCartney, Fiona Shackleton, conocida por representar al príncipe Carlos en su divorcio de la princesa Diana.
“Ella me llamó por muchos, muchos nombres, incluso antes de conocerme, cuando yo estaba en una silla de ruedas”, dijo Mills.
El acuerdo pone fin a una larga disputa entre la pareja, que se separó hace dos años tras cuatro de matrimonio. Entonces, ambos dijeron que se separaban en términos “cordiales”, e insistieron en que “aún nos preocupamos el uno por el otro”.
Pero la separación se tornó amarga cuando McCartney solicitó el divorcio argumentando un “comportamiento inaceptable” de su esposa.
Mills, una guapa ex modelo a quien le amputaron la pierna izquierda por debajo de la rodilla como consecuencia de un accidente en motocicleta, en 1993, argumentó que McCartney no la protegió de calumnias, amenazas de muerte y otros abusos, y acusó a los medios de perseguirla.
En noviembre, dijo que la habían “tratado peor que a un asesino o a un pedófilo”, pese a haber trabajado por años a beneficio de víctimas de minas anti-personales y por el trato justo a los animales.
McCartney conoció a Mills en 1999, al año siguiente de perder a su primera esposa, Linda Eastwood, heredera de la fortuna Kodak, a causa de un cáncer de seno. Dicho matrimonio fue uno de los más duraderos en el mundo del rock y produjo tres hijos, incluida la diseñadora de modas Stella McCartney.
Heather Mills y Paul McCartney se casaron en un castillo irlandés el 11 de junio del 2002 en medio de rumores de que los hijos del ex Beatle desaprobaban a su nueva madrastra. La hija de la pareja nació al año siguiente. Apenas cuatro años más tarde anunciaron su separación que ha sido tan negociada, con lo que dieron la razón a quienes advirtieron que lo que Heather buscaba era que McCartney le pagara una buena cantidad de dinero por el divorcio.
Heather Mills perdió el juicio para impedir la publicación del fallo.
El juez encargado del caso determinó improcedente la petición de la ex modelo de no difundir el veredicto completo por considerar que contiene detalles privados que podrían afectar la seguridad de la hija de ambos; el magistrado podrá decidir a discreción hacer público el fallo completo del caso.
La ex modelo Heather Mills perdió hoy su batalla para impedir la publicación de la sentencia completa sobre su divorcio con Paul McCartney, después de que un tribunal británico no le permitiese impedir la difusión de la misma en su totalidad.
Mills, a quien el ex Beatle deberá pagar 24,3 millones de libras esterlina (48,6 millones de dólares) por su divorcio, trató de impedir que se divulgara todo el fallo por considerar que contenía detalles privados que podrían afectar a la seguridad de la hija de la pareja, Beatrice, de cuatro años de edad.
Sin embargo, dos jueces del Tribunal de Apelaciones desestimaron hoy esos argumentos al determinar que el magistrado encargado del caso, Hugh Bennett, podía, a su discreción, tomar la decisión de hacer público el fallo completo y que ésta no podía ser recurrida.
La rubia Heather Mills, de 40 años, aseguró el lunes pasado que está ?muy contenta? con el montante que recibe, pero no estaba presente en la vista en la que los magistrados emitieron su decisión.
“Éste es un ejemplo claro del ejercicio de la discreción judicial de un juez. Este es un caso muy inusual que ha generado mucho interés público y la decisión de hacer público el fallo corresponde al juez”, dijo el magistrado Wall.
Además, Heather Mills temía que la divulgación de todos los detalles económicos de su divorcio crearía la impresión de que ella no ha “salido exitosa”, mientras que su ex marido aparecería como “el generoso sir Paul”.
Dado que la pareja fue incapaz de alcanzar un acuerdo, el juez decretó finalmente el pago de 24,3 millones de libras, de los que 16,5 millones de libras (equivalentes a 33 millones de dólares) se desembolsarán en efectivo y el resto en activos diversos.
El juez también dispuso el abono de una paga anual de 35.000 libras (unos 70.000 dólares) para la manutención de Beatrice, cifra que Mills consideró insuficiente porque, según dijo, obligará a su hija a viajar “en segunda clase mientras su padre viaja en primera”.
Aunque el monto del divorcio es muy elevado, la cantidad que deberá pagar el ex Beatle no supera el récord para un divorcio en el Reino Unido, cifrado en los 48 millones de libras esterlinas (96 millones de dólares) que el empresario John Charman tuvo que pagar a su ex esposa el año pasado. No cabe duda de que estos dos casos han sido excelentes negocios para las ex esposas.