Archive for Julio 8th, 2009

ÓSCAR ARIAS SE METE EN HONDURAS

Miércoles, Julio 8th, 2009

Sospecho que será un díalogo entre sordos


Óscar Arias Sánchez, presidente de Costa Rica y premio Nobel de la paz 1987.
Según el diccionario de la expresión popular guatemalteca, ?meterse en honduras? equivale a ?meterse en camisa de once varas?, que significa empeñarse en alguna empresa que requiere capacidad superior a nuestras posibilidades; y eso es, ni más ni menos, lo que hará durante los próximos dos días el presidente de la hermana república de Costa Rica, Óscar Arias Sánchez, al desempeñar el difícil papel ?si es que no imposible- de “mediador” entre el depuesto presidente de Honduras, Manuel (“Mel”) Zelaya Rosales, y quien le sustituyó en la presidencia por disposición del Congreso Nacional, Roberto Micheletti Bain.
El diario en español The Miami Herald publicó esta mañana la siguiente información:
Zelaya y Micheletti aceptan mediación de Costa Rica
Los gobiernos en pugna de Honduras acordaron el martes permitir al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, que sirva de mediador en la disputa política, preparando el camino para la posible solución de una crisis que se ha alargado por casi dos semanas y que ha polarizado el país.
Se espera que las negociaciones podrían comenzar el mismo jueves.
El papel de Arias como mediador se anunció poco después de que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Rodham Clinton, se reuniera en privado con el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, y mientras los partidarios de Roberto Micheletti, el presidente de hecho, llegaron a Washington para defender su parte.
“Hacemos un llamado a todas las partes para que se abstengan de realizar actos de violencia, y para que busquen una solución pacífica, constitucional y duradera a las serias divisiones en Honduras a través del diálogo”, dijo Clinton en una declaración de prensa, añadiendo que ambos presidentes habían acordado hablar con Arias, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1987. Otra señal de un compromiso potencial surgió en Honduras, cuya Corte Suprema anunció planes para ofrecer una amnistía a Zelaya si se le permitiera regresar a Honduras.
Algunos expertos en América Latina dijeron que la designación de Arias marcó un punto de giro pequeño, pero significativo, en la crisis.
“Considero que es el primer paso hacia la resolución del problema”, dijo Ray Walser, analista principal sobre Latinoamérica de la Heritage Foundation y veterano agente del Servicio Exterior.
Arias “sabe muy bien cómo trabajar con partidos contenciosos y llevarlos a un acuerdo… No creo que se pueda conseguir un político mejor preparado para este papel”.
José Miguel Insulza, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), agradeció la designación, y declaró que Arias era “una persona respetada y admirada por muchos a causa de su pasado democrático y transparente, y recordada por su papel crucial en la resolución del conflicto centroamericano”.
Zelaya pidió hablar por teléfono con Arias después de reunirse con Clinton, y dijo que irá el miércoles a Costa Rica con la idea de comenzar el diálogo el jueves, dijo un alto funcionario a The Miami Herald. “Una de las cosas en que insistió Arias fue que Zelaya y Micheletti tendrían que estar allí”, dijo el alto funcionario, quien pidió conservar el anonimato debido a la delicadeza de los intercambios diplomáticos. “Quería que los que toman las decisiones estén presentes”.
En Honduras, Micheletti dijo a una estación de radio gubernamental que consideraba a Arias un ??hombre confiable, conocido en todo el mundo”.
“Yo le agradecí su intención de participar en un gran diálogo para resolver el problema de nuestro país”, dijo Micheletti. “Estamos abiertos al diálogo. Estamos dispuestos a que se nos escuche”.
Arias había sugerido que él podría servir como mediador, dijo el alto funcionario y, al mismo tiempo, Micheletti se comunicó con Arias para sugerirle algo parecido. La señora Clinton habló con Arias, le dijo que pensaba que él podría jugar un papel útil y se ofreció a hablar con Zelaya.
“El propósito principal era que la Secretaria Clinton ayudara a conseguir un acuerdo en el que Zelaya aceptara la oferta de Arias de servir de mediador con el gobierno de hecho y para encontrar una solución rápida y pacífica a esta disputa constitucional”, dijo el alto funcionario. Cuando la Secretaria Clinton propuso a Arias, “Zelaya dijo que él sentía gran admiración y confianza por Arias”, dijo el funcionario.” (Fin de la información del The Miami Herald)
El presidente Óscar Arias Sánchez recibió en 1987 el premio Nobel de la Paz, supuestamente por sus esfuerzos en favor de la paz en Centroamérica, cuando había conflictos armados en El Salvador y Guatemala, pero hay razones para creer que quienes le concedieron ese premio se equivocaron porque en realidad hizo más con los Acuerdos de Esquipulas I y II para buscar la paz en nuestro país el presidente de Guatemala Marco Vinicio Cerezo Arévalo y quien al final de cuentas firmó el 29 de diciembre de 1996 el Acuerdo de Paz Firme y Duradera fue el presidente Álvaro Arzú Irigoyen. O sea que en realidad Arias no se había hecho merecedor a recibir ese premio. Pero es bien sabido que generalmente esos premios se otorgan por motivaciones políticas. Y así como le fue conferido al presidente costarricense en 1987 y a la Madre Teresa de Calcuta en 1979 y al Dalai Lama del Tibet en 1989, y al luchador por la libertad de los sudafricanos Nelson Mandela en l993; anteriormente le había sido otorgado Henry Kissinger en 1973, quien fue Secretario de Estado del gobierno de Richard Nixon; y, posteriormente, en 1992 le fue otorgado a la ex guerrillera guatemalteca Rigoberta Menchú Tum; y también se le otorgó al líder terrorista palestino Yasir Arafat en 1994. De manera que el que Arias haya recibido el Nobel de la Paz no es garantía de que sea la persona más idónea que hay para lograr la paz en Honduras.
Además, tanto el presidente que fue destituído como el actual presidente de facto han dicho de antemano y con toda claridad que no tienen intención de ceder en ninguno de los aspectos básicos de sus posiciones y hay ciertos puntos en los cuales serán inflexibles y ambos dicen que no van a negociar sino a sostener firmemente sus posiciones: el primero exige que tienen que restituirle el cargo del que fue despojado cuando el 28 de junio fue sacado por la fuerza de su casa en ropa de dormir por hombres armados y con la cara tapada que le llevaron al aeropuerto donde le obligaron a abordar el avión presidencial en el que le expulsaron del territorio hondureño y le dejaron en San José de Costa Rica; y el segundo en que precisamente ese punto es inclaudicable y que la única manera como el ex presidente Zelaya Rosales podría regresar a Honduras sería para ser juzgado en los tribunales de justicia por los delitos que cometió y por los cuales fue defenestrado. Lo cual hasta este momento es rotundamente rechazado por mandatario que fue depuesto.
Por consiguiente, no creo que exista nada de importancia en la que Arias podría “mediar” y esa reunión que comenzará mañana y se dice que tendrá dos días de duración será como un diálogo de sordos en el cual sólo van a perder el tiempo… y seguramente también la paciencia. Aunque no descarto la posibilidad de que la señora Clinton ejerza su influencia para que ambos cedan algo en sus exigencias para poder alcanzar una negociación aceptable a ambas partes.
Pero si al presidente Arias se le ocurriese la idea de hacer el papel de referee de boxeo y les pone guantes de box para que los hondureños en pugna resuelvan sus diferencias a puñetazos, es indudable que Micheletti Bain, de 60 años, probablemente perdería porque Zelaya Rosales, de 57 años, es más joven y está más ponchado.
Mientras tanto, una encuesta respetable reportó que por lo menos el 41 por ciento de los hondureños apoyan al presidente “golpista” Roberto Michelett Bain y rechazan al ex presidente depuesto Manuel “Mel” Zelaya Rosales, a quien apoya solamente el 28 por ciento. La totalidad de los encuestados manifestó que desea que termine esta crisis y, con ella la violencia, y vuelva a reinar la paz. Ambos sectores han estado participando en manifestaciones callejeras, como se puede ver en esta foto contra el mandatario depuesto, la cual, además, pone de manifiesto la actitud de los partidarios del golpe.