Archive for septiembre 11th, 2009

LA MALDICIÓN DE LOS KENNEDY (y 5)

Viernes, septiembre 11th, 2009

El deseo de escribir esta serie de artículos que he venido publicando ?y hoy termina- surgió a raíz del reciente fallecimiento del Senador por Massachusetts Edward Moore (?Ted?) Kennedy, el menor de los nueve hijos de Joseph P. Kennedy y Rose Fitzgerald Kennedy, entre los cuales se encontraban el ex Presidente John Fitzgerald (?Jack?) Kennedy y Robert Francis (?Bobby?) Kennedy, ambos víctimas de asesinatos políticos, el primero en un desfile por las calles de Dallas Texas en un automóvil descapotable, en una visita que hacía para comenzar su campaña electoral para un segundo período; y el segundo por las cocinas del hotel ?Ambassador?s?, de Los Ángeles, California, al pronunciar un discurso agradeciendo el apoyo que obtuvo para ganar la elección primaria del partido Demócrata, en competencia con el Senador Eugene J. McCarthy para la siguiente elección presidencial en sustitución del Vicepresidente de origen texano Lyndon Baines Johnson, quien de emergencia asumió el cargo de Presidente a bordo del avión presidencial Air Force One pocos minutos después de que los médicos que hicieron la autopsia declararon oficialmente muerto a Kennedy.

Senador Edward Moore (?Ted?) Kennedy (1932-2009)
Nació en Boston (Massachusetts), el 22 de febrero de 1932 y falleció el 25 de agosto de 2009 en su casa de descanso en Hyannis Port, a la edad de 77 años, como consecuencia de un tumor canceroso en el cerebro. Fue un prominente político y el más significado ícono del ala más liberal del Partido Demócrata de los EE.UU.. Desde 1962 y hasta el día de su muerte fue el Senador senior por el Estado de Massachusetts. Fue también uno de los más destacados miembros de la familia Kennedy. Sus hermanos fueron el ex presidente John F. Kennedy y el Senador de Nueva York Robert F. Kennedy, asesinados a balazos y, aunque se dijo que ambos fueron perpetrados por un sólo hombre, es indudable que obedecieron a conspiraciones políticas.
El 17 de mayo de 2008, ?Ted? ingresó en un hospital de Massachusetts a causa de un tumor cerebral que resultó ser maligno. Días después fue operado y, a pesar de ello, retomó a su actividad de Senador el 17 de noviembre de 2008.

Con sus hermanos John, el presidente, y Robert el Fiscal General.
Comenzó su carrera política en 1962 cuando disputó un escaño en el Senado por el estado de Massachusetts y ganó su primer cargo político. Al poco tiempo de tomar su asiento, en 1963, su hermano, el presidente John F. Kennedy, fue asesinado en Dallas (Texas). Y en 1968 fue asesinado en Los Ángeles, California, su otro hermano, Robert F. Kennedy, Senador por el Estado de Nueva York y candidato a la nominación presidencial del partido Demócrata.
“Ted” Kennedy se inscribió en la Universidad de Harvard, pero fue expulsado por copiar en un examen de español, tras de lo cual su padre lo envió a París como jefe de guardia de la OTAN. En esos dos años trabajó con jóvenes negros y puertorriqueños de un barrio marginal. Mientras tanto, su hermano John ganó las elecciones presidenciales y, aunque “Ted” tuvo alguna participación en la campaña, tras terminar sus estudios de Derecho en la Universidad de Virginia sus metas no incluían dedicarse a la política.
Contrajo matrimonio con la modelo Virginia Joan Bennett el 29 de noviembre de 1958, con quien tuvieron tres hijos: Kara Kennedy Allen, nacida el 27 de febrero de 1960, Edward Moore Kennedy Jr, nacido el 26 de septiembre de 1961 y Patrick Joseph Kennedy, nacido el 14 de julio de 1967, dos de los cuales contrajeron cancer: Edward tuvo cancer en los huesos, por lo que tuvieron que amputarle una parte de una pierna, y Kara fue tratada por cancer en los pulmones en 1973.
En 1962, cuando su hermano John ganó la elección presidencial y dejó vacante su lugar en el Senado como Senador por Massachussets, “Ted” lanzó su candidatura para sustituirlo y obtuvo el 69 por ciento de los votos. Con una ascendente carrera en el Senado, el pueblo se conmovió con la imagen de “Ted” entrando al Parlamento sólo un día después del asesinato de su hermano John, en Dallas. Su hermano Robert fue asesinado en Los Angeles en 1968.
Le gustaba la navegación. Siguiendo la tradición familiar, asistió a una regata en Marthas Vineyard y tras la fiesta, en 1969, después del deporte, abandonó la isla y desde ese instante, las versiones difieren. El Senador asegura que abandonó Chappaquiddick en compañía de Mary Jo Kopechne, ex secretaria de su hermano Robert y que equivocó el rumbo, cruzó un puente demasiado angosto y su auto cayó al agua y que él se sumergió repetidas veces, tratando de salvar a su acompañante, sin lograrlo. Intentando explicar por qué no dio el aviso del accidente sino después de que habían transcurrido 10 horas, dijo que se encontraba “exhausto y en estado de shock”. Otros decían que era imposible que se sumergiera en el agua porque en esa época Edward usaba un aparato ortopédico en el tórax por un accidente áereo que había sufrido. Se dijo también que iba acompañado de otra mujer que no fue identificada, pero él lo negó y negó también que tuviese un amorío con la difunta Mary Jo Kopechne. La ex secretaria de Robert Kennedy habría estado durmiendo en el asiento trasero y, al sufrir el accidente, “Ted” y su acompañante simplemente no la rescataron, sino se limitaron a nadar para salvarse. Por ello perdió para siempre toda posibilidad de llegar algún día a la Presidencia de los Estados Unidos. Continuó con su carrera en el Senado, aunque con su vida personal destrozada. Su esposa, Joan Bennett Kennedy estaba embarazada, pero estuvo todo el tiempo al lado de su marido, pero como consecuencia de este problema se hizo alcohólica y compartió el alcoholismo de su marido. En 1978 fue detenida en Virginia porque iba manejando automóvil en estado de ebriedad. El matrimonio perduró, aunque en 1978 se separaron por un tiempo. Sin embargo, cuando “Ted” trató de ganar la nominación para ser el candidato presidencial del partido Demócrata en 1980, volvieron a juntarse, o por lo menos aparentaron que se habían reconciliado. Pero él no logró ganar la nominación, que le ganó Jimmy Carter, y en 1981 anunciaron que tenían planeado divorciarse. En 1983 firmaron el divorcio, un año después de haber presentado la aplicación. Ella continuó su alcoholismo, aunque por etapas asistió a las reuniones de Alcohólicos Anónimos, pero volvió a recaer constantemente y varias veces fue detenida por manejar en ese estado y un día fue recogida en una calle cercana a su casa porque se cayó en su borrachera y se rompió la clavícula, por lo que, para que no detectaran que había bebido, bebía extractos de vainilla que contenían alcohol hasta que los médicos le dijeron que iba a dañar sus riñones y tendrían que aplicarle diálisis. Entonces la corte nombró como su guardián a su hijo Edward, pero surgieron problemas entre ellos por el manejo de su dinero. En octubre del año 2005 le detectaron cancer en los senos, pero sobrevivió a la operación. Es una buena pianista de música clásica y en 1992 escribió el libro “El placer de la música clásica” y dedica algún tiempo a promover el amor a la música clásica entre los niños.
Por su parte, Edward Kennedy hizo el último intento por llegar a la Casa Blanca en 1980, y perdió. En 1992 se casó en segundas nupcias con Victoria Reggie.
En su libro biográfico postmortum titulado “True Compass” (‘Brújula Fiel’) que saldrá a la venta en los próximos días, Kennedy confiesa que sus acciones en el accidente Chappaquiddick fueron “imperdonables”. “La noche de la isla de Chappaquiddick terminó en una horrible tragedia que me persigue cada día de mi vida”, escribió Kennedy en sus memorias antes de morir el 25 de agosto de un cáncer de cerebro. Califica de “inexcusable” el incidente de Chappaquiddick y las 10 horas que transcurrieron antes de que él reportase a la policía lo que había sucedido. Reconoce que tuvo miedo y tomó “decisiones terribles”, por lo que tuvo que vivir con esa culpa en su conciencia durante más de cuatro décadas.Según Kennedy, “no hubo relación amorosa de ningún tipo” y no estaba borracho, asegurando que había tomado sólo unos cuantos tragos antes de cenar.
Dice que al pasar por un puente, el automóvil volcó y quedó sumergido en el agua. Kennedy, que tenía 37 años, pudo escapar ileso pero la joven murió ahogada.”Ted” Kennedy afirmó haber intentado salvarla, pero esperó diez horas, hasta la mañana siguiente, para informar a la policía acerca de la tragedia.
La justicia lo condenó a dos meses de libertad condicional por abandonar la escena del accidente, pero su aspiración presidencial quedó arruinada para siempre. En otra parte del libro Ted Kennedy relata cómo estando en Harvard hizo pasar un examen de español a un amigo que conocía mejor el idioma, una travesura de juventud que causó su expulsión de la universidad por dos años.
Sobre la propensión al alcohol y a las mujeres, Kennedy escribe cándidamente: “He disfrutado la compañía de mujeres. He disfrutado de un trago, o dos o tres, y he paladeado el suave gusto de un buen vino. En algunos momentos disfruté demasiado esos placeres. He oído cuentos acerca de mis hazañas como parrandero, algunos ciertos, otros con un dejo de verdad y otros tan indignantemente alejados de la realidad que no me imagino cómo alguien pudo creerlos”. Kennedy escribe que cuando tenía nueve años y asistía a la escuela del Condado de Riverdale, en Nueva York, solía esconderse debajo de la cama, aterrado por un jefe de dormitorio que pensó era un abusador sexual.
Kennedy describe también su batalla contra el cáncer de cerebro que le habían diagnosticado un año antes y dice: “Enfrentarlo con una actitud positiva al menos da posibilidades de tener éxito. Hacerlo con una actitud derrotista lo predestina a uno a la derrota. Y el derrotismo no está en mi ADN”.
La editorial Twelve anunció hoy que a partir del próximo 14 de septiembre estará disponible en las librerías las memorias del senador Edward Kennedy, fallecido la pasada madrugada víctima de un cáncer cerebral.
El libro ya se puede pedir por adelantado por Internet en el portal de Amazon, y estaba previsto que se publicaría el año que viene pero la editorial decidió “acelerar” el proceso de producción ante la enfermedad del senador.
El diario New York Times asegura que el senador Kennedy recibió por adelantado 8 millones de dólares por las memorias, que escribió en colaboración con Ron Powers, autor de ‘Banderas de nuestros padres‘ y otras biografías.

“Ted” con su primera esposa, Virginia Joan Bennett Kennedy, en una audiencia judicial tras el accidente de Chappaquiddick.
En 1980 se presentó como candidato a la presidencia por el partido Demócrata y fue derrotado por el entonces presidente Jimmy Carter, que intentaba su reelección. Desde entonces y hasta su muerte siguió trabajando como Senador por Massachusetts y tuvo un destacado papel en el Congreso. Trabajó especialmente en mejorar la educación, la situación de los immigrantes y especialmente lucho por conseguir el objetivo de una sanidad publica para todos los ciudadanos estadounidenses. El presidente Barack Obama lo calificó como uno de los mejores legisladores de la historia del Senado. A la muerte de su centenaria madre, Rose Fitzgerald, acaecida en 1995, él pasó a ser el patriarca de la famosa familia norteamericana de origen católico-irlandés.
Mientras sus hermanos John y Robert lucharon contra el racismo, Edward Kennedy, mejor conocido como Ted, centró su carrera política en la lucha contra la vida.
 Su muerte fue una noticia que conmocionó a Estados Unidos y al mundo entero. En la madrugada del miércoles Edward “Ted” Kennedy fallecía en Hyannis Port, Massachusetts, tras una larga enfermedad cerebral.

“Ted” Kennedy desempeñaba el cargo de senador por Massachusetts desde 1962 hasta hace escasos días, cuando tuvo que renunciar, y era el Senador de Estados Unidos más veterano. Se trataba del hermano menor de la familia Kennedy que, aparentemente, tuvo una “maldición” atada a ella, ya que tanto su hermano John que fue Presidente de EE.UU. de 1961 a 1963, como su hermano Robert, Fiscal general y Senador antes de ser candidato a la nominación presidencial del partido Demócrata en las elecciones presidenciales de 1968, fueron asesinados. 
Por ello, “Ted” era uno de los principales íconos del Partido Demócrata, en especial del ala más progresista del mismo, debido, entre otras cosas, a que probablemente fue el Senador que más defendió en la historia de Estados Unidos el derecho al aborto; siempre logró un 100 por ciento de aprobación de NARAL, la principal organización defensora del aborto en la Unión Americana.
También fue un ferviente defensor de la investigación con células madre embrionarias y un gran representante del movimiento ecologista estadounidense, con lo que se ganó el calificativo del modelo de hombre “progresista” del siglo XXI. 
Mientras que sus hermanos John y Robert centraron sus esfuerzos en la lucha contra el racismo, “Ted” enfocó su carrera política en la lucha contra la vida, lo que muestra la clara perversión de Occidente en lo que a derechos humanos se refiere.
 Al igual que toda la familia Kennedy, “Ted” se declaraba católico. Sin embargo, una de las grandes luchas que tuvo a lo largo de toda su carrera política fue la que protagonizó con la Iglesia Católica, dado que, en numerosas ocasiones, muchos obispos estadounidenses criticaron su defensa al derecho de aborto y de la investigación con embriones, al recordarle su incoherencia con la fe que decía profesar.
 Su posición de católico ?pro-choice? le generó los mismos problemas con la jerarquía católica que a otros líderes, como Nancy Pelosi, Joseph Biden o John Kerry, todos ellos en favor del derecho de aborto


“Ted” Kennedy con el presidente Obama en abril de 2009 en la Casa Blanca.
“Ted” Kennedy era uno de los grandes representantes del ala más liberal de su partido, lo cual esto hizo que gozara de una estrecha relación con el actual Presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama. En realidad, Kennedy fue el primero en apoyar su campaña en las elecciones primarias demócratas. Por ello, el actual inquilino de la Casa Blanca siempre le estuvo muy agradecido y, en cierta ocasión, manifestó que “Ted” era lo más parecido a un padre para él.
 TY tras su fallecimiento, Obama aseguró que “la muerte de Kennedy le ha roto el corazón.
 Además del actual presidente, numerosos políticos reaccionaron en igual forma ante la muerte del Senador por Massachusetts, algunos tan célebres como el Primer Ministro británico Gordon Brown, quien sostuvo que por su muerte habrá duelo en cada continente; y el gobernador republicano del Estado de California, el actor Arnold Schwarzenegger, está casado con la periodista demócrata María Shriver Kennedy, que declaró que murió la “roca de los Kennedy”.
 El padre de María Schriver Schwarzenegger es Robert Sargent Schriver, quien fue el primer director de los Cuerpos de Paz (creados por el presidente Kennedy) del 22 de marzo de 1961 al 19 de febrero de 1966 y fue embajador en Francia del 22 de abril de 1968 al 25 de marzo de 1970. Estaba casado con Eunice Kennedy Schriver, recientemente fallecida, una de las hermanas de John, Robert y “Ted”. Sus hijos fueron Maria Owings Shriver, Mark Kennedy Shriver, Timothy Perry Shriver, Robert Sargent Shriver III y Anthony Paul Kennedy Shriver.

Schwarzenegger con sus suegros, Eunice Kennedy y Robert Sargent Shriver.
El hermano menor de la numerosa familia Kennedy, no obstante que en su juventud parecía que iba a ser un tarambana que nunca llegaría a ser nada, pasará a la historia como uno de los mayores defensores de valores demócráticos y del aborto en Estados Unidos.
Enfermedad y muerte
El 17 de mayo de 2008 ingresó en un hospital de Cape Cod (Massachusetts) con síntomas de haber sufrido un derrame cerebral. Dos días después, se informó que Kennedy tenía un tumor cerebral maligno. El 1 de junio de 2008 fue operado en el Centro Médico de la Universidad de Duke (Carolina del Norte) y, tras pasar una semana en esta instalación, fue al Hospital General de Massachusetts a recibir tratamiento y quimioterapia. Por un tiempo se creyó que había logrado vencer al tumor canceroso cerebral, pero no fue por largo tiempo.
“Ted” Kennedy falleció en su casa de descanso en Hyannis Port (Massachusetts) el 25 de agosto de 2009, como consecuencia del tumor cerebral, a los 77 años de edad.

Asistieron su funeral el presidente Barack Obama y su esposa Michelle, el vicepresidente Joseph Biden y su esposa, la Secretaria de Estado Hillary Clinton y su esposo el ex presidente William Clinton, y los ex presidentes Jimmy Carter y George W. Bush con sus respectivas esposas.
La ceremonia religiosa se celebró el día 29 de agosto en la Basílica de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de Boston y fue presidida por el el cardenal Sean Patrick O’Malley, arzobispo de Boston. Los elogios fúnebres corrieron a cargo de los dos hijos varones del senador, Edward Kennedy Jr. y Patrick Kennedy y, después, el presidente Barack Obama. Después de la ceremonia del funeral, los restos de Kennedy fueron trasladados a Washington, al Cementerio Nacional de Arlington, tras un recorrido por la capital, especialmente por delante del Capitolio, ante una multitud de ciudadanos. Finalmente, fue enterrado en Arlington en una sencilla tumba cercana a las de sus hermanos John y Robert.
Su funeral se celebró el día 29 en la Basílica de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de Boston, y fue presidido por el arzobispo de Boston, cardenal Sean Patrick O’Malley. Los elogios fúnebres corrieron a cargo de los dos hijos varones del senador, Edward Kennedy Jr. y Patrick Kennedy y, tras estos, del presidente Obama.Asistieron el presidente Barack H. Obama y su esposa Michelle, el vicepresidente Joseph Biden y su esposa, la Secretaria de Estado Hillary Clinton y su esposo, el ex presidente Bill Clinton, y los ex presidentes Jimmy Carter y George W. Bush con sus respectivas esposas. El féretro de Kennedy llegó a la basílica llevado por miembros de distintos cuerpos del Ejército de los Estados Unidos y cubierto con la bandera estadounidense. Tras el funeral, los restos de Kennedy fueron trasladados a Washington, al Cementerio Nacional de Arlington, tras un recorrido por la capital, especialmente por enfrente del Capitolio, ante multitud de ciudadanos. Finalmente, fue enterrado en el Cementerio de Arlington en una sencilla tumba cercana a las de sus ilustres hermanos John y Robert.

El féretro del Senador Kennedy fue cargado a la Catedral y al Cementario de Arlington por miembros de distintos cuerpos del Ejército de los Estados Unidos y cubierto con la bandera estadounidense.
Este hombre que cuando comenzó su vida pública se creía que era un tarambana que nunca llegaría a ser un personaje tan importante como lo fueron sus hermanos mayores, John y Robert, llegó a ser un formidable Senador y un ícono de la propulsión en muchos aspectos de la política democrática más liberal en el Senado de los Estados Unidos, y se distinguió por su permanente defensa de los Derechos Humanos en el mundo y de impulsar una legislación para que todos los norteamericanos puedan gozar de un seguro de salud, lo que está promoviendo ahora con mucho empeño el presidente Obama. Fue un Senador tan luchador que que por su indomable espíritu de lucha llegó a ser llamado “El león del Senado”

“El león del Senado” Edward Moore “Ted” Kennedy, q.e.p.d.