SB1070 recuerda métodos nazis

* Funcionarios de Obama, por demanda a ley SB1070: TWP

Sumándose al rechazo y repudio generalizados que ha despertado en todo el mundo la retrógrada y controversial Ley SB1070 del Estado de Arizona, colaboradores de alto nivel del presidente de Estados Unidos de América urgen el “extraordinario paso” de interponer un recurso contra Arizona por su nueva norma, según publicó el rotativo The Washington Post, que cita fuentes anónimas del gobierno.

Altos funcionarios de la administración Obama están presionando para que el Departamento de Justicia adopte el “extraordinario paso” de una demanda contra la nueva ley de Arizona, que probablemente podría ser en mayo, informó hoy el diario The Washington Post.

Este importante periódico que se publica en la capital de la Federación Americana citó fuentes del gobierno e indicó que el Departamento de Justicia podría interponer la demanda legal a principios o mediados de mayo próximo, antes de que la ley antinmigrante entre en vigor. “Funcionarios de la administración Obama están urgiendo el paso extraordinario de demandar a Arizona por su nueva legislación, y el Departamento de Justicia está considerando esa acción para evitar que la ley entre en vigor”, reportó el rotativo.

Un funcionario dijo al periódico que en vista de que la ley ya fue promulgada por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, “con mucha pompa y circunstancia, no existe una manera amigable de ponerle fin”. “El presidente Obama  y el procurador general han tenido duras palabras acerca de la ley”, comentó la fuente citada de manera anónima por el diario.

The Washington Post subrayó que una de las razones legales considerada para la demanda es la doctrina de “anticipación”, argumentando que la ley estatal invade un área que es responsabilidad del gobierno federal.

Promulgada el pasado 23 de abril, la ley autoriza a la policía de Arizona a interrogar sobre la situación migratoria de cualquier persona sobre la cual tenga “sospecha razonable” de estar de manera indocumentada en el país. Según numerosas opiniones autorizadas, esta actitud hace recordar los métodos empleados por los nazis contra los judíos, obviamente violatorios de los derechos humanos.

Además, establece que la presencia de un indocumentado en Arizona configura el delito criminal de “traspaso”, que conlleva una pena de hasta seis meses de prisión y el pago de una multa.

En un editorial, el diario calificó la ley como una herramienta para acosar a los inmigrantes en los cuales “el Estado descansó en tiempo felices para mantener el boom en la construcción de hoteles y hospitales”.

Consideró que la ley es mala por varias razones, incluyendo el hecho de que alienta la discriminación basada en el perfil racial de las personas y con el pretexto de la “sospecha razonable”.

“El efecto real de este lenguaje será forzar a las policías locales a utilizar el color de la piel, el acento o la capacidad limitada en el inglés como bases de sospecha”, señaló.

El rotativo anticipó que la nueva ley distraerá a las policías de su obligación principal y las colocará en un dilema ante el prospecto de ser multados si ignoran su cumplimiento.

Además de eso, “emponzoñará las relaciones de la policía con las comunidades de inmigrantes”.

The Washington Post indicó que si bien la ley infiere con una responsabilidad del gobierno federal, representa a la vez un testamento del fracaso de Washington para implementar una verdadera reforma migratoria.

“Hasta que el Congreso actúe, otros estados y localidades se sentirán tentadas a imitar el desatino de Arizona o algo peor”, advirtió.

* Congresistas piden a Obama impugnar la Ley SB1070
Cerca de veinte legisladores demócratas pidieron hoy al presidente Barack Obama impugnar judicialmente la polémica ley antinmigrantes del estado de Arizona recientemente firmada por la gobernadora Jan Brewer  y demandó que el Departamento de Justicia del gobierno federal se junte inmediatamente con otras organizaciones para combatir la legislación en las cortes por violaciones a la Constitución.
“La petición al presidente Obama es que su Departamento de Justicia se junte inmediatamente con otras organizaciones para combatir esta ley en las cortes (…) por las violaciones de la Constitución y los derechos civiles”, afirmó a periodistas el legislador demócrata por el estado de Arizona, Raúl Grijalva.

 El procurador general estadunidense, Eric Holder, informó el martes que el gobierno analiza la ley de Arizona y no descarta su “impugnación ante la Justicia”.

 Los críticos de la controversial Ley de Arizona, que define como delito la estancia de una persona sin papeles y exige a la Policía identificar a los ilegales a partir de “sospechas razonables”, afirman que promoverá la discriminación.

 Grijalva estuvo acompañado por legisladores demócratas, varios de ellos representantes de los sectores hispano, asiático y negro, y dijo sentirse “esperanzado” por el anuncio de Holder y ya que tiene “confianza en que están en el proceso de preparar esa causa en las cortes”.

 El legislador por Arizona instó a Obama a “empujar este Congreso” para que cierre filas hacia una reforma migratoria.

 La ley de Arizona “es el resultado del fracaso del gobierno federal en actuar” para impulsar la reforma, secundó la legisladora Nydia Velásquez de Nueva York.

 Obama se ha comprometido con la reforma migratoria, pero los propios congresistas demócratas admiten que no cuentan con los votos necesarios, y la posibilidad se alejó aún más esta semana cuando tomó distancia Lindsay Graham, el único legislador republicano que negociaba un proyecto de ley en el Senado.

 Iniciativas similares fueron abortadas en el Congreso en 2006 y 2007.

Comments are closed.