Archive for Agosto 23rd, 2010

LES QUIEREN DAR ATOLE CON EL DEDO

Lunes, Agosto 23rd, 2010

En el último número de la Revista especializada en periodismo Sala de Redacción se publica el siguiente reportaje que me voy a permitir reproducir a continuación y comentar al final

¿Busca aliados el Gobierno entre la prensa?

A principios de agosto, el presidente Álvaro Colom habría recomendado acciones para disminuir los roces entre su administración y la prensa, en los cuales él tiene un rol central. Una de esas iniciativas fue convocar a un encuentro privado con algunos periodistas que el Gobierno considera “muy equilibrados y profesionales”. Pero sin mensajes muy claros, el panorama de las relaciones políticas no se vislumbra mejor para el año electoral.

Por Sala de Redacción

Desde la última semana de junio, con diversas intensidades, funcionarios del Organismo Ejecutivo y de la oficialista Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) denunciaron la existencia de presuntos planes desestabilizadores, los que incluirían la utilización de medios informativos y columnistas. Sin embargo, nadie aporta suficientes pruebas para sustentar las denuncias y tampoco se ha iniciado algún proceso legal, lo cual parece poco responsable a ojos de periodistas y observadores políticos.

Álvaro Colom
Colom ha dicho que tiene buenas relaciones con reporteros, pero no con directores.

En ese contexto fue que se produjo, el miércoles 4 de agosto, el encuentro de Colom, en la Casa Presidencial, con seis periodistas: Marielos Monzón, Haroldo Shetemul y Martín Rodríguez, columnistas de Prensa Libre; Felipe Valenzuela y Haroldo Sánchez, directores de Emisoras Unidas y Guatevisión, respectivamente, así como con Gustavo Berganza, columnista de elPeriódico.

“Entre otros temas, el presidente nos habló supuestos planes contra del Gobierno, pero le dijimos que no creíamos que éstos tuvieran sentido, pues pareciera que se confunde el espíritu crítico con la desestabilización”, cuenta Shetemul.

Además de resaltar que existen pruebas contra algunos empresarios en el clima desestabilización, según Martín Rodríguez el presidente expuso sobre los aprietos financieros de su administración, que no obstaculizaría las órdenes de captura en contra de funcionarios del gobierno de Óscar Berger y que avizoraba más polarización política.

Otros columnistas participantes dijeron no haber comprendido las motivaciones del gobernante para citarlos, ya que Colom abordó varios temas, pero no les solicitó enfocarse en algunos en sus columnas o programas de opinión ni les requierió apoyo. Incluso, reconoció haber autorizado, mientras estaba fuera del país, la difusión de los comunicados oficiales de julio, donde se denunció planes desestabilizadores, los que debido a ello no se habrían llevado a cabo.

Sobre la cita “cordial y de agenda abierta” entre el gobernante y los periodistas no hubo mención alguna en los medios, como tampoco ha habido en otras ocasiones en que Colom ha departido con periodistas “en horario fuera de oficina”.

Clima de tensión

El más reciente capítulo de tensión entre Gobierno y prensa fue atizado por Colom el 1 de julio, cuando declaró que el empresario y director general del programa televisivo Libre Encuentro, Dionisio Gutiérrez, le había “declarado la guerra” a su gobierno, lo cual fue rechazado por éste.

Ese mismo día, en espacios pagados, el partido oficial y el Gobierno alertaron sobre que “los poderes tradicionales, políticos y económicos de este país, apoyados por personas cercanas a algunos medios de comunicación”, se había concertado para “generar un ambiente de inestabilidad a través de la opinión pública”. Eso les valió un aluvión de críticas de medios, periodistas y políticos.

Cuando todo apuntaba a que el pulso bajaba de intensidad, Pablo Monsanto, ex comandante guerrillero y actual asesor presidencial, denunció —por medio de un boletín electrónico— acciones dirigidas a desembocar en un golpe de Estado, en las que implicó de manera general a “los medios de comunicación escrita”.

Y antes de que terminara ese mes, Carlos Menocal, ministro del Interior y antiguo periodista de investigación, no dejó de darle crédito al llamado Plan Golpe de Mercado o Atanasio Tzul, cuyo objetivo es crear “desestabilización y caos en la economía nacional”, acciones que pueden ser “agudizadas mediante el uso de medios de comunicación de masas”.

¿Qué dice?

El citado documento comenzó a circular en la Red a mediados de julio y fue calzado por la Alianza Cívica Guatemala y Guatemaltecos por la Transparencia, ambas identificaciones sin relevancia previa.

Para desestabilizar el país, entre otras maniobras, los presuntos conspiradores recomiendan: “Difundir noticias no siempre veraces que mantengan en la neutralidad o a favor de nuestra causa a la mayoría de la población y hacer que acepten pacíficamente la nueva situación surgida del ‘golpe de mercado’. Estas noticias deben ser difundidas especialmente a través de los tres más importantes medios de comunicación escrita por los columnistas más identificados en este objetivo (…)”.

Además, en uno de sus 13 puntos, el Golpe de Mercado resalta que “los medios de comunicación, especialmente de televisión deben lograr incidir más en los indecisos, ellos ven a los canales de televisión como aliados demasiado sesgados por lo que dudan de la imparcialidad de los canales de televisión, especialmente los que transmiten noticieros”.

El plan alude a tres etapas. En la segunda, “Octubre caliente”, asegura que “mientras los medios de comunicación democráticos profundizan la matriz (desestabilizadora), se debe forzar al presidente para que saque del gabinete y limite la actuación de toda vocería radical de izquierda”. Es público, desde antes de que se divulgar el Atanasio Tzul, que Colom solicitó la renuncia, para antes de que termine octubre, de los funcionarios que aspiran a competir por cargos de elección popular.

Sin tal conspiración

Columnistas y analistas consultados por Sala de Redacción no le dan mayor crédito al plan, el cual continúa circulando en oficinas públicas. “Presenta incoherencias y aspectos no lógicos”, resume Shetemul.

Mientras tanto, Berganza considera que más que un plan, al analizar la cobertura de los medios, en particular los impresos, se evidencia que “es el reflejo de su antipatía hacia el Gobierno”, lo cual no debe ser interpretado como que forman parte de una conspiración.

En la misma línea se posiciona Mario Cordero, editor y columnista de La Hora: “Las declaraciones de Menocal (o cualquier otro funcionario), sin pruebas, y las de Monsanto, sin peso político, carecen de credibilidad”.

La denuncia sin evidencias y el hecho de que no haya investigaciones penales en contra de quienes se sospecha que conspiran, no contribuye a cimentar el estado de Derecho y las convierte en parte del “folclor político”, estima Álvaro Pop, politólogo y columnista de Prensa Libre.

De su lado, el sociólogo Álvaro Velásquez, columnista de Siglo Veintiuno, no descarta las conspiraciones contra el Gobierno, pero no cree que los medios en sí estén concertados, aunque algunos editorialistas vean al Gobierno como una antesala del chavismo venezolano. “Si se observa, mucho de lo que ocurre en el país está escrito en el plan de marras”, comenta.

Fernando Solís, editor de El Observador, publicación que se dedica al análisis político y económico, sostiene que es posible que el Gobierno tenga identificados a determinados grupos o individuos poderosos, “pero no puede actuar contra ellos de manera contundente, o tendría mucho que perder si lo hace”. Comparte el juicio de otras fuentes que critican al Organismo Ejecutivo por no denunciar a los conspiradores, incluidos los que tengan nexos con medios.

Según Cordero, hay columnistas con intereses particulares o que son resonancia de grupos interesados en atacar sistemáticamente al Gobierno. “Sin embargo, eso no demuestra que haya una conspiración coordinada. Me parece, más bien, que son intereses particulares en algunos columnistas y que en algunos se encuentran coincidencias”, apunta.

De cara al 2011

En suma, el más reciente toma y daca entre Gobierno-prensa podría ser muestra de que el 2011, año electoral, será caliente y que los medios, como siempre, serán parte del escenario político-proselitista.

“Por ahora, no falta quienes tratan de imponer la idea de que el próximo evento electoral sea una especie de plebiscito para la UNE, en donde se le dibuja como enemigo y se exageran las amenazas de una reelección para el país. Veremos cuál será el papel de la prensa en próximo año”, remarca Velásquez. (Fin del reportaje publicado en la Revista Sala de Prensa)

Mi comentario: me parece muy bien que el Presidente de la República, ingeniero Álvaro Colom Caballeros, con su esposa y co-gobernante, “Sandrita”, como él la llama, hayan comprendido –¡finalmente!– que en vez de estar confrontando constantemente a los medios de comunicación, en general, y a los periodistas de opinión o columnistas en particular, a cualquier Gobierno le conviene tratar de tener una buena relación con los medios de comunicación y los periodistas. Por esta razón, comparto la observación que hizo en la reunión el columnista de Prensa Libre Horacio Shetemul, porque cuando los esposos Colom estaban apenas comenzando su gestión, anunciaron que mantendrían una constante relación con los comunicadores. Pero lo olvidaron por completo tan pronto ambos se sentaron en la Silla Presidencial. Antes por el contrario, mantuvieron una actitud inamistosa con quienes expresaban alguna crítica a sus decisiones o declaraciones. Ambos por igual, pero en especial ella, a quien no le gusta que la toquen ni con el pétalo de una rosa. Cadavez que les ha disgustado mucho alguna crítica, declaran que hay un complot o macabro plan para desestabilizarles. Por eso creo que es obvio que están tratando de dar atole con el dedo a los periodistas a los que invitó a compartir una taza de café a estas alturas del juego, a tan corto plazo de que concluya su gestión y se lleven a cabo las elecciones generales para que el pueblo vote por su sucesor en las cuales su esposa, licenciada Sandra Torres Casanova de Colom, pretende participar como candidata a la Presidencia de la República para sustituir a su esposo, emulando a Cristina Fernández de Kirchner, actual presidenta de la República Argentina, sucesora de su marido, Néstor Kirchner (apodado “el pingüino”). Consulté con mi colega y viejo amigo Haroldo Sánchez, director del noticiario de Guatevisión, quien fue uno de los asistentes, y le pregunté si no les habían ofrecido tan siquiera un pedazo de pastel magdalena, y me dijo que nel pastel. Sin embargo, mi estimado amigo y colega Juan Luis Font, co-director de elPeriódico y director del noticiario de televisión A las 8:45 del canal Antigua, me contó que a él sí lo habían invitado a desayunar –¡menos mal!–, y que aunque él creía que iba a poder hacerle una entrevista al mandatario, éste le pidió que se limitaran a cambiar impresiones. Y que aunque su esposa se presentó a saludar cordialmente, en ningún momento abrió la boca.

En mi opinión, después de haber ejercido durante 60 años esta actividad, esos seis escogidos periodistas tenían la obligación de hacer del conocimiento público el hecho de haber participado en esa reunión en Casa Presidencial en la que el presidente Álvaro Colom les invitó únicamente a beber una pinche tacita de café. Uno de mis más recordados maestros de periodismo en la universidad nos solía decir que los periodistas tenemos el deber de compartir con el público todo lo que hacemos cuando tomamos parte en alguna reunión con un político, a menos que lo que deseamos es guardarlo en secreto por algún motivo inconfesable. Y hoy he llegado a la conclusión de que mi recordado maestro estaba en lo correcto.

Para terminar, vean en la fotografía de arriba la gran cantidad de guardaespaldas que rodean al mandatario. No es difícil identificarles. Si Colom estuviese seguro de que es un buen gobernante y que el pueblo lo quiere, seguramente que no tendría necesidad de andar tan protegido. Así solamente andaban los dictadores de antaño. Aunque no lo hicieron ninguno de los numerosos gobernantes militares que hemos tenido en nuestra triste Historia.