Archive for Octubre 12th, 2010

MISCELÁNEA 12/10/10

Martes, Octubre 12th, 2010

1.- Esto explica muchas cosas

Los dos aspectos de la forma de celebrar el 12 de octubre explican el por qué de muchas cosas. Mientras, por un lado, en España se celebra como algo positivo el “Día de la Hispanidad”, en conmemoración del mal llamado “Descubrimiento de América”, porque el 12 de octubre de 1492 (hace 518 años) fue el día que Cristóbal Colón llegó a estas tierras, los indígenas manifiestan su condición como algo negativo y de completo rechazo a los acontecimientos históricos irreversibles al celebrar el “Día de la Dignidad y la Resistencia”, con bloqueos ilegales en las calles de la ciudad y de las carreteras del país, y la estúpida quema de llantas que contamina el ambiente, sin importarles que con ello causan graves daños a la ecología y pérdidas económicas incalculables porque se pierden muchos productos agrícolas perecederos. Hace pocos días uno de esos estúpidos bloqueos le costó la vida a una señora que tenía que llegar urgentemente a un hospital para dar a luz, pero murió porque no la dejaron pasar, aunque, afortunadamente, se salvó la hija que traía en el vientre. Pero esos pobres indígenas ignorantes hacen esas cosas dañinas precisamente porque rechazan recordar que un día vinieron los sanguinarios soldados españoles a matarlos y a apropiarse de todo lo que tenían y que desde entonces los sobrevivientes se convirtieron en súbditos o esclavos de los españoles, de los criollos y de los ladinos. Y en el transcurso de la Historia no han mejorado su condición de abandono y miseria, sino ha empeorado. ¡Eso explica por qué los indígenas de Guatemala se oponen por principio a todo lo que signifique progreso! Se oponen a que se construyan hidroeléctricas, se oponen a que se explore el subsuelo y a que se exploten los recursos naturales que tenemos, como el petróleo y las minas de oro en San Marcos. ¡El colmo es que los ministros de Ambiente (a pesar de ser pariente cercano del presidente Colom) y de Gobernación hayan votado contra la prórroga al contrato de la compañía Perenco para la explotación petrolera en el Petén! ¡A pesar de que produce millonarias regalías al país en general y al departamento en particular! ¡”Cosas veredes Sancho amigo”, dijo don Quijote! ¡Pensar que el licenciado Rodolfo Roermosser (alias “Chorizo”) es ahora abogado de los ambientalistas que están en contra de la explotación petrolera y de la mina de oro después de que hace algunos años fue abogado de una importante empresa petrolera francesa, por lo que cobró mucho dinero! Mientras China concluye su gasoducto con Turkmenistán que es un gran diseño geoestratégico euroasoiático que se le conoce como “Red de Seguridad Energética de Asia” y uno de sus puntales es lo que los rusos denominan “Programa de Gaseoducto Oriental”, en Guatemala se oponen a la prórroga de la explotación petrolera, a la explotación de las minas de oro en San Marcos, a la construcción de hidroeléctricas en cualquier parte del país. En esa forma se oponen al progreso nacional y ponen de manifiesto su resentimiento por el derramamiento de sangre que cometieron las tropas que comandaba el sanguinario “conquistador” español Pedro de Alvarado. Y en la actualidad, en pleno siglo XXI, pretenden continuar desarrollando ciertas actividades sui generis que tratan de justificar calificándolas de ser herencias “mayas” –por ejemplo su aberrante “justicia maya”(¿?) que no es otra cosa más que cobardes linchamientos— y pretenden gobernarse de manera diferente a la de todos los demás guatemaltecos, porque no reconocen la autoridad de la Constitución de la República y se creen con derecho a tener sus propias leyes y sus propias autoridades. El hecho histórico irreversible es que los supuestos descendientes de los mayas –ya sean k’ichés, uspantecos, poqomchís, awuakatekos, kaqchikeles, tz’utujiles, o mames– tienen que aceptar la realidad histórica y que ellos están pagando las consecuencias de la derrota que sufrieron sus “gloriosos” antepasados por las tropas de los mal llamados “conquistadores” españoles que les despojaron de su libertad, de su riqueza, de su cultura y de su religión. Les tiraron a la basura sus ídolos de piedra para imponerles otros que parecen humanos. Es por eso que los indígenas de este país no aman al país ni se sienten guatemaltecos, porque se creen descendientes de los mayas que eran los dueños de todo lo que hay en estas tierras, pero todo lo perdieron con la llegada de los españoles. Les llamo indígenas y no indios porque creen que ser llamados indios es insultante y discriminatorio, porque no saben que, según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, indio es “el indígena de América, o sea de las Indias Occidentales,, al que hoy se considera como descendiente de aquel sin mezcla de otra raza. Y también les disgusta que se les identifique como raza con el absurdo argumento que “no son animales, como los perros o los caballos”, como dijo ayer un dirigente sindical en un programa noticioso de televisión porque en su ignorancia no sabe que, según ese mismo DRAE, “raza es cada uno de los grupos en los que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia”. Pero, sobre todo, deberían entender que esa guerra de resistencia a la invasión española ya pasó, ya ha pasado a la Historia, ha quedado atrás, y tenemos que construir una patria mejor para el presente de nosotros mismos y para el futuro de nuestros descendientes. Y consideran “usurpadores” a los actuales propietarios de estas tierras y ven como “extranjeros” a todos los que poblamos este país, ya sea a los españoles como a los criollos y a todos los descendientes de los inmigrantes de otros países, como en mi caso, que mi abuelo era italiano y mi padre era chileno, pero yo soy guatemalteco por el hecho de haber nacido aquí, y por sobre todas las cosas amo entrañablemente a esta patria nuestra a la que deseo ver en mejores condiciones de vida, pero, lamentablemente, ha habido muchos guatemaltecos que han sido unos bastardos que le han hecho mucho daño y otros de sus hijos están empeñados en impedir su progreso, su tranquilidad y su felicidad porque lo único que les interesa es el trasnochado comunismo que, como se ha visto, ha sido un completo fracaso en todas partes, hasta en la propia URSS, en Alemania Oriental y en Cuba. Deberían aprender de nuestros vecinos del norte, que por encima de cualquiera de sus orígenes son mexicanos, no importa la raza ni la etnia de la que puedan descender. ¡Para ellos México es Alfa y Omega, lo primero y lo último! Pero aquí abundan los advenedizos que venden a su patria por un puñado de monedas sin importarles lo que pueda suceder. Son estos elementos comunistas disociadores que actúan como líderes de movimientos obreros y campesinos los que organizan esos negativos bloqueos en las calles de la capital y las carreteras del país, quemando llantas que contaminan el ambiente y portando banderas rojas y mantas con retratos del Ché Guevara como si éste fuese un ícono de la libertad y la democracia, cuando en realidad fue un asesino comunista que primero fue responsable de la muerte de muchos cubanos y después de muchos bolivianos, con lo cual engañan miserablemente a muchas gentes sencillas, ignorantes y en la miseria, para que hagan todo lo que ellos les dicen a cambio de promesas que jamás les van a cumplir. Yo me pregunto como muchas gentes ¿quién paga por todos esos gastos de transportación y la manufactura de las mantas? Estas gentes realmente no aman a Guatemala, pero se aprovechan de sus problemas económicos y sociales para obtener dinero de las ONG’s y de ciertos países socialistas europeos y de algunos otros del bloque izquierdista de América Latina, como Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Argentina y Nicaragua, con el compromiso de pronunciarse constantemente en todas sus manifestaciones en contra del “imperialismo”, del capitalismo, del liberalismo y de la política de los Estados Unidos de América. En los indígenas guatemaltecos predomina esa misma actitud de resentimiento en diferentes campos de la vida. Por ejemplo, los guerrilleros subversivos que perdieron la guerra de más de tres décadas de duración, porque la verdad es que ganó el Ejército regular del Estado, no obstante lo cual, muchos de quienes hoy gobiernan nuestro país fueron guerrilleros que, aunque perdieron la guerra en el campo de batalla, la ganaron con la firma de la Paz Firme y Duradera que tuvo lugar el 29 de diciembre de 1996, mientras que los militares que ganaron la guerra están en situación de desprestigio y abandono, como si la hubiesen perdido. En síntesis, la inmensa mayoría de los indígenas de nuestro país no quieren a Guatemala, ni mucho menos a los guatemaltecos que no son indígenas. No se sienten orgullosos de ser guatemaltecos porque les recuerda que perdieron la guerra de resistencia a la invasión de los españoles y desde entonces se han sentido humillados, tratados como ciudadanos de segunda clase, obligados a vivir en condiciones diferentes y a tener un idioma diferente, una religión diferente y una cultura diferente. Por eso es que me atrevo a decir que no aman a Guatemala como sería deseable, ni tampoco aman a sus compatriotas los guatemaltecos. Y encima de eso hay ciertos políticos demagogos y estúpidos que en vez de tratar de cultivar la unidad nacional, como sería deseable, se empeñan en aumentar la división de las clases sociales y económicas. A diferencia de los mexicanos que se sienten tan orgullosos de su patria porque para ellos “¡Como México no hay dos!”. Dios quiera que algún día estos indígenas de Guatemala se sientan más guatemaltecos que indígenas y, como los mexicanos, griten “¡Como Guatemala no hay dos!”. ¡Dios lo quiera!

2.- VII reunión del Encuentro Nacional de Empresarios (ENADE)

Uribe en Fundesa

Momento en el que el ex Presidente Álvaro Uribe Vélez fue recibido con aplausos por el Presidente de Guatemala, Álvaro Colom Caballeros, y los integrantes de la mesa directiva de la reunión, Felipe Bosch, presidente de ENADE, Erick Heinemann, presidente de FUNDESA y Carlos Amador, presidente del CACIF. Más de 2,500 asistentes lo aplaudieron calurosamente también.

Con la valiosa participación del eminente doctor Álvaro Uribe Vélez, se desarrolló en un salon de un hotel capitalino el VII Encuentro Nacional de Empresarios (ENADE), organizada por la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (FUNDESA) supuestamente con el propósito de planificar una lucha contra la pobreza. El doctor Uribe fue originalmente Presidente de la República de Colombia durante el período comprendido del año 2002 al 2006 en remplazo de Andrés Pastrana y fue reelegido para un segundo período de 2006 a 2010. Es indudable que su gobierno fue exitoso porque su política de Álvaro se centró principalmente en implementar la “política de seguridad democrática” destinada a recuperar las zonas tomadas por la delincuencia, mantener presencia del estado y brindar seguridad a la población civil. Uribe se propuso cumplir sus promesas de campaña entre las cuales estaba introducir un Referendo que buscaba recuperar la credibilidad popular en las instituciones y fortalecer la democraciia. Su popularidad se mantuvo con un 74% de aprobación.

Se puede decir que la VII Reunión de ENADE fue un éxito, en primer lugar porque asistieron más de 2,500 empresarios y el Presidente Colom asistió con aparente ánimo conciliatorio, pero se produjo un incidente muy molesto cuando el conocido empresario Dionisio Gutiérrez Mayorga se refirió en términos poco respetuosos al mandatario y a su esposa, Sandra Torres Casanova de Colom, por lo que ambos se pusieron de pie y se retiraron del salón. Las palabras de Dionisio Gutiérrez fueron duramente criticadas por el licenciado Gustavo (“Sholón”) Porras, a pesar de que dijo ser muy amigo de él y que, además, iba a participar en el programa de televisión Libre Encuentro que dirige Dionisio Gutiérrez y se iba a grabar ahí mismo con una entrevista a Uribe. Y las cosas se complicaron más cuando, por la noche, en el programa noticioso de canal 7, Notisiete, se presentó en vivo el presidente Colom a quejarse en forma lastimera del comportamiento del empresario Gutiérrez, de quien dijo que “no representa a nadie más que a él mismo”, lo cual, francamente, parece indigno del Presidente de la República. En síntesis, no cabe duda de que Álvaro Uribe fue un gran Presidente de Colombia y es un brillante estadista que vino a aportar muchísimo a esta reunión de empresarios. Como lo pudo demostrar en la interesante entrevista que le hizo el empresario y periodista Dionisio Gutiérrez en su programa de televisión semanal “Libre Encuentro”. Estoy completamente seguro que Uribe habría podido decir muchas cosas más muy interesantes y valiosas de no haber sido porque Gutiérrez lo interrumpía constantemente para decir lo que él quería escuchar. En un momento dado trató de comprometerlo a decir algo contra del nefasto dictador venezolano, Hugo Chávez, pero el doctor Uribe le recordó que siendo huéped del gobierno de Guatemala no debe hacer ese tipo de comentarios. ¡Buena lección!

Álvaro ÚribeÁlvaro Uribe Vélez, dos veces Presidente de la República de Colombia

Álvaro Uribe Vélez nació en Medellín, Antioquia, el 4 de julio de 1952, hijo del hacendado Alberto Uribe y de Laura Vélez, de una familia de abolengo liberal. Estudió el bachillerato en colegios religiosos y en 1977 se licenció en derecho y ciencias políticas por la Universidad de Antioquia, en Medellín, donde empezó su carrera política en las Juventudes del Partido Liberal (versión colombiana de la socialdemocracia). Amplió su formación en la Universidad estadounidense de Harvard. Funcionario público, ocupó diversos cargos en su provincia y en 1977, con el presidente Alfonso López Michelsen fue secretario del Ministerio de Trabajo y director del Departamento de Aeronáutica Civil (1980-1982) bajo el presidente Julio César Turbay Ayala.

De esa época datan las sospechas que enturbian su pasado. Según una biografía crítica publicada en 2002, titulada El señor de las sombras, escrita por el periodista Joseph Contreras, de la revista estadounidense Newsweek, concedió licencias de vuelo a algunos pilotos que eran traficantes de drogas del cártel de Medellín, acusaciones reiteradamente desmentidas pero en las que insistieron otros dos periodistas colombianos, Fernando Garavito y Fabio Castillo, en una inquietante investigación recogida en el libro Los jinetes de la cocaína.

A esas acusaciones contribuyó la amistad de su padre con Fabio Escobar, cuyo hijo, era Pablo Escobar Gaviria (1942-1993), el más rico y poderoso narcotraficante de Colombia, considerado como uno de los mayores criminales de la historia. También ejerció como político y fue elegido Representante a la Cámara suplente para el Congreso de Colombia en 1982, hizo fortuna y ganó notoriedad como jefe de uno de los poderosos cárteles de la droga. Alberto Uribe fue asesinado por los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 1983, en su finca de Guacharacas, cuando presuntamente se resistió a ser secuestrado. En 1991, un informe del Departamento de Estado norteamericano presentó a Álvaro Uribe como “estrecho amigo personal de Pablo Escobar Gaviria” y vinculó el asesinato de su padre con sus intrincadas relaciones con el narcotráfico. La muerte de su padre cambió radicalmente sus planes: vendió todas sus propiedades agrarias para dedicarse por completo a la política.

Elegido Alcalde de Medellín en 1982, Concejal en 1984 y 1988, ejerció como Senador de 1986 a 1994 y fue portavoz del sector del partido más inclinado al empleo de la fuerza para acabar con la guerrilla endémica. Como gobernador de Antioquia (1995-1997), propugnó la participación y la transparencia en su gestión, pero de esos años datan sus contactos con los elementos paramilitares que combatían a la insurgencia en las denominadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Con su proyecto de “Estado comunitario”, defendió una estrategia de rearme e implicación de los civiles en la lucha antisubversiva.

Gracias a la colaboración ciudadana, los secuestros se redujeron un 60% y las vías que comunican a Antioquia con Bogotá fueron transitables. Sin embargo, no pudo evitar las acusaciones de promover o favorecer a las asociaciones privadas de seguridad, agrupadas en el programa Convivir, que cometieron innumerables violaciones de los derechos humanos antes de ser proscritas.

Al expirar su mandato, se retiró provisionalmente de la política, coincidiendo con la llegada a la presidencia del conservador Andrés Pastrana, y obtuvo una beca Simón Bolívar, del British Council, para trasladarse a la Universidad de Oxford, en la que fue profesor asociado del Saint Anthony’s College entre 1998 y 2000.

Regresó a la arena política para sumarse a la campaña del candidato del Partido Liberal, Horacio Serpa Uribe, que había sido ministro del Interior, pero del que discrepó en cuanto a la estrategia antiguerrillera, por lo que rompió la disciplina partidaria y presentó su candidatura a las elecciones como independiente, en un clima de exacerbada violencia tras el fracaso del proceso de paz negociado por Pastrana con las FARC.

A lo largo de 2001, con un lenguaje enérgico y claro, denunciando las concesiones y prometiendo una lucha implacable contra el terror, su proyecto de “seguridad democrática” y resistencia civil se impuso ante una ciudadanía hastiada de escuchar pronósticos irreales sobre la paz durante cuarenta años. Su creciente popularidad se fraguó en el descrédito de todos los intentos de una solución política o negociada del conflicto y del dualismo tradicional y oligárquico de liberales y conservadores. Uribe se forjó una imagen de honradez y firmeza, insistiendo en la necesidad de restablecer la autoridad del Estado, y se distanció de los otros candidatos al declarar que no se opondría a la llegada de tropas extranjeras para combatir el narcotráfico, como corolario del plan multimillonario acordado entre los presidentes Pastrana, de Colombia, y William Clinton, de Estados Unidos de América, para la destrucción de los cultivos de coca.

Durante su primera presidencia el número de secuestros en Colombia bajó de 2.986 a 800 por año; los homicidios bajaron en un 40.6 por ciento y el número de atentados terroristas, un 62.5 por ciento; los asaltos a poblaciones pasaron de 32 en 2002 a 5 en 2005. Además, el PIB creció el 5.75 por ciento y la tasa de desempleo pasó de 15.7 a 11.8. Todas son cifras consignadas en el balance 2005 del Plan Nacional de Desarrollo. Tras modificar por referendo las leyes que autorizaban un solo período presidencial, promovió su reelección y fue reelecto. El 7 de agosto de 2006, comenzó oficialmente su segundo período como Presidente de Colombia. Tuvo la tentación de lanzar de nuevo su candidatura para un tercer período presidencial, pero la autoridad electoral no lo autorizó y tuvo que desistir.

3.- Hoy comienzan a rescatar a los mineros

Hay justiificada felicidad en Chile porque todo parece indicar que esta misma tarde comenzarán a ser rescatados los 33 mineros  en el campamento La Esperanza de la mina de cobre San José en la que han permanecido durante 68 días a 622 metros de profundidad, equivalente a dos veces la altura del Empire State Building.

Contrataron este enorme tubo para incrustarlo en la piedra más de 900 metros

Esta es la cápsula Fénix en la van a rescatar uno por uno a los 33 mineros. Se la ha llamado Fénix en rememoración del Ave Fénix que resucitó de las cenizas después de haber muerto.

Estos son algunos de los mineros que en ningún momento perdieron la esperanza

El primer minero en ser rescatado y subido a la superficie en la cápsura Fenix, alrededor de las 10 de la noche (hora de Guatemala), se llama Florencio Ávalos y su nonbre pasará a la Historia mundial. Fue recibido con la natural algarabía de las personas reunidas en la mina de cobre San José, en Copiapó, en la República de Chile, y en todo el mundo. Bravo al canal de televisión CNN en español porque se mantuvo en la transmisión desde el principio al fin.

Como dice el grito popular chileno: ¡Viva Chile, mierda!