LIBERTAD Y RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA

Por correo electrónico me envio un amigo este YouTube acerca del doctor cubano Óscar Elías Bicet que es víctima de la cobarde dictadura de los hermanos Fidel y Raúl Castro por abogar en favor de los presos de conciencia y los derechos humanos. Me permito aprovechar esta oportunidad para rendir un sincero tributo de admiración por todos los cubanos que no obstante haber sido partidarios al principio de la revolución nacida que, en la Sierra Maestra, derrocó a la dictadura del general Fulgencio Batista y haber visto con optimismo las expectativas que frustró la imposición del régimen comunista que hoy tiene en esclavitud y miseria al noble pueblo cubano, se vieron obligados a huír y abandonar su patria para escapar de esa triste experiencia que sufre esa isla llamada La Perla del Caribe –digna de mejor suerte– y buscaron refugio en otros países que les acogió con brazos abiertos y les concedió la oportunidad de iniciar una nueva vida y cuidar a su familia. En particular, aludo el caso de mi querido amigo Ernesto (“Neto“) Villa Alfonso, de 86 años de edad, quien hace pocos días cumplió 50 años de haber salido de Cuba con su amada esposa, Milly, y tres de sus cuatro hijos aún pequeños, Ernesto, Gerardo y Carlos porque el cuarto es Jorge quien nació en Costa Rica. Primero se acomodó en San José de Costa Rica donde trabajó como representante de una fábrica de hollywood de cosméticos de fama mundial, después se trasladó a Colombia donde fue promovido al hacerse cargo de la representación en Guatemala de esa industria, donde ha radicado desde entonces, y se nacionalizó guatemalteco –y me consta que es más chapín que muchos que han nacido aquí– y su amada esposa también se convirtió en ciudadana guatemalteca y aquí gozó de múltiples simpatías sociales hasta que falleció y sus restos mortales están sepultados en tierra guatemalteca, sus hijos también se volvieron guatemaltecos, y todos son personas destacadas en negocios y empresas del sector privado. En mi opinión, “Neto” es un verdadero héroe –¡sí señor, un héroe!– por haber logrado todo eso; y lo son también otros que actuaron en la misma forma al verse obligados a huír para vivir en libertad en el exilio. Neto” Villa fue un héroe por haber ayudado a huir de Cuba y en Costa Rica les proporcionó por lo menos una cama para dormir durante los primeros días. De esos 50 años que cumplió de haber salído de su amada Habana, ha vivido  38 años en Guatemala, o sea que ha vivido aquí más tiempo que en su tierra natal. Deseo, asimismo, que todos los cubanos puedan algún día recuperar su libertad y vivir en paz y tener el derecho a expresarlo cuando no están de acuerdo con el gobierno de los nefastos hermanos Castro. Deseo que los numerosos cubanos que han hecho su patria en Miami y en todos los demás lugares del mundo libre, puedan tener derecho a incorporarse a quienes permanecieron en la isla y han tenido que soportar la dictadura y la pobreza a la que les ha llevado el régimen dictatorial comunista. Quiera Dios que algún día no lejano los habitantes de la patria del apostol José Martí puedan vivir en libertad y alegría, con suficientes alimentos, medicinas y satisfacciones que ahora no tiene. Porque aunque los comunistas blasonan de que allá se ha desarrollado mucho la medicina y cuentan con suficientes hospitales, la verdad es que no hay medicinas y muchos enfermos tienen que pedir a sus parientes en Miami que les envíen las medicinas que necesitan y no encuentran en Cuba.

Más de un millón de egipcios se reunieron en la Plaza Midan Tharir (“Plaza de la Liberación”) de El Cairo, así llamada en honor a la revolución que tuvo lugar en 1952, para protestar contra la dictadura de Hosni Mubarak. Espero que algún día ocurra algo similar en la Plaza José Martí de La Habana contra la dictadura comunista de los hermanos Castro.

Pero invariablemente llega un momento en que los seres humanos se hartan de que abusen los dictadores y se unen como un sólo hombre para protestar contra la dictadura hasta lograr derrocar a los tiranos. Hemos visto la gloriosa revolución que ha venido teniendo lugar en África del Norte, comenzando por Túnez, Egipto, Yemen y Marruecos, la cual indudablemente tendrá un “efecto dominó” y va a lograr el derrocamiento de los anacrónicos dictadores, como lo hicieron los egipcios para sacudirse la dictadura de 30 años del general Hosni Mubarak, y por los alrededores están cayendo paulatinamente todos los demás dictadores, así como el pueblo de Libia también está luchando valientemente contra la oprobiosa dictadura de 42 años del coronel Muammar Abu Minyar al-Gaddafi. Si ellos han podido hacerlo, ¿por qué no habrían de hacerlo los cubanos? ¿Por qué no podrían lograr que termine la larga dictadura del defraudador comunista Fidel Castro y su hermano menor, el general Raúl Castro, a quien, como es bien sabido, simple y sencillamente “heredó” la presidencia de la República, como si fuese una monarquía hereditaria. ¿Por qué no dicen nada al respecto los Estados Unidos de América, la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y todas las demás uniones de países democráticos? Me uno a todas las personas que, regadas por todas partes del mundo, son víctimas de estos abusos. Me uno a quienes exigen que los comunistas que detentan en poder en Cuba dejen en libertad al doctor Óscar Elías Bicet y también a todos los otros prisioneros de conciencia cuyos derechos humanos no son respetados en esa larga dictadura hereditaria de más me medio siglo de duración.

LES DESEO UN FELIZ DOMINGO A TODOS.

Comments are closed.