Archive for enero, 2013

MISCELÁNEA 31/01/13

Jueves, enero 31st, 2013

1.- Metió el pié la vicepresidenta

Vicepresidenta de la República Roxana Baldetti en funciones presidenciales

Mientras el presidente de la República, general Otto Pérez Molina, se encontraba viajando por Davos y Chile, la señora Roxana Baldetti, vicepresidenta en funciones presidenciales, dio unas absurdas declaraciones que lo dejan a uno perplejo. Pretendiendo justificar su participación en una actividad del partido Patriota, lo cual fue indebido porque estaba sustituyendo al mandatario y, por consiguiente, era presidenta en funciones, dijo que, en primer lugar, la Constitución de la República no establece la figura de un presidente en funciones y, en segundo lugar, ella había participado en esa actividad partidaria porque fue después de las cinco de la tarde, después de sus horas de trabajo. Es incomprensible que tan alta funcionaria no tenga algún asesor legal –o por lo menos alguna persona que alguna vez se haya tomado la molestia de leer nuestra Carta Magna para decirle que  el Artículo 189. Falta temporal o absoluta del Presidente de la República, dice que “En caso de falta temporal o absoluta del Presidente de la República, lo sustituirá el Vicepresidente. Si la falta fuere absoluta el Vicepresidente desempeñará la Presidencia hasta la terminación del período constitucional; y en caso de falta permanente de ambos, completará dicho período la persona que designe el Congreso de la República, con el voto favorable de las dos terceras partes del total de diputados.” Por otra parte, no sé de dónde diablos pudo haber sacado la peregrina teoría que sus horas de trabajo terminan a las 5 de la tarde. Porque los altos funcionarios públicos que han sido electos por el pueblo desempeñan sus cargos durante la mañana, la tarde y noche durante todos el día y todos los días del año mientras dura su período. ¡Jodida estaría la patria si dichos funcionarios no ejercieran sus responsabilidades en horas de la noche.

2.- Un ícono militar

Momento en el que el general Efraín Ríos Montt asumió la presidencia de facto

Como se veía venir –y lo anunció paladinamente el licenciado Francisco Palomo Tejeda, uno de sus abogados– el general retirado Efraín Ríos Montt será sometido a un debate público oral y contradictorio a partir de una fecha que será fijada en cualquier  el ex “presidente” de facto durante el año comprendido entre el 23 de marzo de 1982 al 8 de agosto 1983, a raíz del golpe de Estado que un grupo de jóvenes oficiales de la zona militar Mariscal Zavala, que exigió al presidente constitucional de la República general Fernando Romeo Lucas García que anulase las elecciones presidenciales que se habían realizado dos semanas antes y había ganado legítimamente el general Ángel Aníbal Guevara Rodríguez. Dicho golpe de Estado se llevó a cabo obedeciendo una conspiración fraguada en casa del coronel Ernesto Sosa Ávila, hermano de la señora María Teresa Sosa de Ríos, esposa del susodicho general, con la participación de los dirigentes del partido Movimiento de Liberación Nacional (MLN), licenciado Mario Sandoval Alarcón, quien designó su asesor militar al general Ríos Montt, y el bachiller Lionel Sisniega Otero, y financiada y orquestada por el ex ministro de Finanzas del gobierno luquista, coronel Hugo Tulio Búcaro García, con el apoyo de la Defense Intelligence Agency (DIP) del Pentágono estadounidense, el cual fue gestionado por el licenciado Álvaro Cuevas, y la traición del entonces Jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP), coronel Héctor Montalván, emparentado políticamente con Búcaro. Asimismo, el general Ríos Montt fue electo diputado durante 1994-1995  y posteriormente del 2000 al 2004, cuando fue electo presidente del Congreso de la República y Organismo Legislativo durante cuatro períodos de sesiones consecutivos. O sea que ha tenido una intensa vida pública desde que en 1944 ingresó a la Institución Armada en calidad de Policía Militar y en 1948 entró a la Escuela Politécnica en calidad de cadete, de la que fue director. En 1974 fue postulado candidato a la Presidencia de la República por una coalición del partido Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) y el Frente Unido de la Revolución (FUR), pero aunque obtuvo mayor número de votos que sus contendientes, no logró sacar la mayoría absoluta requerida para ganar en “primera vuelta electoral” y en la “segunda vuelta electoral” que se llevó a cabo en el Congreso de la República, fue elegido el general Kjell Eugenio Laugerud García, uno de los dos candidatos que habían obtenido mayoría relativa, y como vicepresidente el licenciado Mario Sandoval Alarcón, apodado “El Mico”, jefe máximo del anticomunismo nacional. Y como no había tomado la precaución de pedir su baja temporal del Ejército mientras se dedicaba a la política, inmediatamente después de la elección fue enviado a España con el cargo de Agregado Militar a la embajada de Guatemala cuyo embajador era el doctor Armando Sandoval Alarcón, hermano del nombrado vicepresidente, para tenerle vigilado y asegurarse de que no iba a meterse en complots.

Después ya se sabe todo lo que ha venido haciendo desde que fundó su partido político Frente Republicano Guatemalteco (FRG) y pretendió ser candidato presidencial, pero no logró ser inscrito por decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en base a que la Constitución Política de la República prohibe que pueda ser candidato a la Presidencia de la República cualquier persona que haya participado en un golpe de Estado o como consecuencia de un golpe de Estado ocupe la presidencia. Lo cual demuestra que fue un error garrafal de su parte haberse autonombrado presidente y haberse ceñido la banda presidencial durante el año que gobernó de facto el país.

Durante los 16 meses que gobernó el país, de 1982 a 1983, sus “Patrullas de Autodefensa Civil” (PAC) fueron grupos paramilitares que combatieron exitosamente a los guerrilleros y a quienes se debe en buena parte que los subversivos hayan fracasado en su propósito de instaurar en nuestro país un régimen satélite del gobierno comunista de Fidel Castro en Cuba. Sus enemigos alegan que se realizaron al menos 334 masacres, 5 19 000 asesinatos y desapariciones, alrededor de 600 villas destruidas, 90 000 refugiados en países vecinos y 1 000 000 de desplazados dentro del país. Se creó el plan “balas por comida” que consistía en la persona que entregara las armas se le daría un trabajo digno, salario y comida, por el cual tuvieron muchas bajas sin derramamiento de sangre el área guerrillera. El 8 de agosto de 1983 fue destituído por la Institución Armada y se nombró en su lugar, en calidad de Jefe d estado de facto al general Óscar Humberto Mejía Víctores, hasta entonces ministro de la Defensa.

Todo esto viene a cuento por la reciente resolución del juez Miguel Ángel Gálvez para que se le abra un debate público oral y contradictorio, ante un tribunal colegiado integrado por tres jueces, acusado de haber cometido el delito de genocidio en la zona denominada Triángulo Ixil, en el departamento de el Quiché, donde predominan el Comité de Unidad Campesina (CUC), brazo armado de la guerrilla, y la premio Nobel de la Paz 1982 Rigoberta Menchú Tum.

Recuerdo que durante la gestión del ingeniero Jorge Serrano Elías se llevaron a cabo elecciones municipales en toda la república y, si bien el partido del gobernante MAS obtuvo una importante victoria en muchas partes de el Quiché, fue sorprendente que en este departamento sacara más votos el partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), del general Ríos Montt, a quien se atribuía que había cometido masacres en ese departamento, principalmente en el Triángulo Ixil. Uno de los días siguientes vino a visitarme un viejo amigo que había sido dirigente del partido Revolucionario en Sololá, y no me aguanté la ganas de preguntarle cómo había sido posible que hubiese obtenido más votos el general Ríos Montt precisamente en el departamento donde se decía que había matado más gentes. Y mi amigo me dijo: “Siéntese don Jorge y escuche lo que le voy a decir. Los que votaron por el partido de Ríos Montt no fueron los que él mató, sino los que sobrevivieron a la guerra gracias a que él mató a los guerrilleros que eran más crueles y sanguinarios que los soldados del Ejército.” Confieso que me quedé atónito, pero comprendí lo que me dijo.

A las presiones mediáticas nacionales y de los grupos partidarios de esa insurrección guerrillera, se suma el hecho que tanto la Fiscal General de la República, doctora Claudia Paz y Paz, como el juez Miguel Ángel Gálvez tienen ideología izquierdista y simpatías por los guerrilleros, lo que significa que tienen antipatía por los militares. Lo cual no se vale, porque es lógico que el juez Gálvez no es imparcial y su resolución es parcializada. Es de esperarse que tenga esto en cuenta el tribunal que tendrá a su cargo la resolución final del caso después de haberse realizado el juicio oral y contradictorio. Y tengan en cuenta lo mismo los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte de Constitucionalidad.

A sus 86 años de edad, la obstinada persecución contra el general Ríos Montt y otros altos oficiales que dirigieron la lucha de las fuerzas regulares del gobierno contra los ejércitos irregulares de la guerrilla, han convertido a este anciano general en un ícono del Ejército. O sea que le están dando un lugar que lejos de perjudicarle le enaltece en la historia de la Institución Armada. Le han convertido en un ícono de la Institución Armada y de la lucha que el Ejército sostuvo para preservar la institucionalidad y la soberanía nacional. Aunque está claro que el objetivo que persiguen los países europeos que sostienen estas actividades es el desprestigio de la Institución Armada y la eliminación del Ejército. Mas no sin antes llevar ante los tribunales a todos los comandantes en distintas partes del país que tuvieron tropas bajo su mando durante el enfrentamiento armado interno. Y no es demasiado atrevido sospechar que siguiendo la misma tónica traten de volver a abrir el caso de Efraín Bámaca Velásquez que ha venido promoviendo su supuesta viuda, la abogada, autora y luchadora por los derechos humanos Jennifer Harbury, para enjuiciar a quien fue conocido en el área de Quiché como “coronel Tito”, quien actualmente desempeña nada menos que el cargo de Presidente Constitucional de la República de Guatemala por mandato de la mayoría de los votantes en la última elección general. Pero tal parece que hasta el momento ni el gobierno ni los militares se han dado cuenta de cuál es la intención de todo esto.

 3.- Gracioso artículo de Pedro Trujillo

En su habitual periódica columna en el diario Prensa Libre de ayer, el columnista Pedro Trujillo publicó esta columna que me pareció sumamente graciosa y reproduzco con mycho gusto

MIRADOR

¡Un poquito de por favor!

El arresto en Honduras de una diputada guatemalteca y de cuatro de sus guardaespaldas, todos ellos portando armas, me dejó patidifuso. La honorable, que acarreaba cinco tolvas en el bolso, más parecía ir a la guerra que a dejar a un pariente en la Universidad. Quizá vio aquella película —Perfume de mujer— en la que el coronel llega al college a defender al chico pero, por mirar la versión pirata, no percibió, seguramente, que el militar iba sin armas y creyó que debía cargar ese arsenal con el que fue capturada.

 Pedro Trujillo

 

 

 

 

Pedro Trujillo

Dicen que Clint Eastwood la ha excluido para protagonizar la versión tropical de “El bueno, el feo y la mala”. Al veterano actor no le gustó el grabado de la pistola con iniciales en oro porque se parecía a aquella de “Cobra” que protagonizara Sylvester Stallone, encarecía demasiado la producción y sustancialmente la encholeraba, aunque él lo dijo en inglés. Hablan de militarización de la política, pero ¡ojo con los civiles!, pueden ser mucho peor.

Otra particular diputada, no exenta de protagonismo mediático, blandió en el hemiciclo un adminículo eléctrico con el que amenazó despiadadamente a un colega misógino. Tras activarlo, lo amedrentó con el ruidito que producía, similar, dicen, a un estimulador sexual femenino, aunque ella asegura que se trataba de una linterna que llevaba en el bolso por seguridad puesto que “hay mucha violencia en el país”.

Me llega la avezada diputada con sus soluciones pacifistas y técnicas modernas de defensa. Deslumbrar al adversario con una linterna, en caso de ataque, puede ser el principio estratégico de la lucha contra la crimen en el futuro, ¡una nueva generación de guerra! Ministro Bonilla, ¡aprenda!, y dote a los muchachos de lámparas para combatir el crimen ¡No compre pistolas! En lugar de balas usarían baterías triple A de larga duración, más baratas, inofensivas y desechables. Existen, sin embargo, dudas sobre el aparatito de marras y si las descargas que produce son para paralizar a delincuentes o para subir las endorfinas en momentos pasionales íntimos. ¡Cuidado señor Taracena por dónde le meten los voltios!

Otros honorables nacos, expertos en coreografía circense, llevan al Congreso cohetillos, pancartas o megáfonos para llamar la atención. Escolares inquietos con elevado grado de chabacanería barriobajera que patalean durante las sesiones o miran chicas desnudas en el celular o en la computadora que, por cierto, les pagamos. Otros, menos sofisticados intentan sobornar a periodistas con cantidades míseras y ofensivas —Q2 mil— que ni siquiera cubren el costo de la canasta básica. Comportamientos todos ellos shumos que desdicen de la magnificencia y grandiosidad del cargo que ostentan. Prefiero los diputados de antes. Robaban con fina ingeniería financiera mientras sonreían sin perder la compostura.

Transaban estratosféricas comisiones por otorgar obras o asignar proyectos. Viajaban en primera clase con fondos públicos para asistir a inútiles eventos que justificaban de “gran interés e importancia para el país”. Se ha perdido la elegancia y el glamur se ha sustituto por la muquez. El encanto ha sufrido una metamorfosis y la ordinariez luce con todo su esplendor. Roban y engañan como siempre, pero el delito no viene envuelto, como antes, en papel de seda con moña de colores, aunque nos lo sigan cobrando al mismo precio. De tener un Congreso corrupto, mañoso e inútil, tengámoslo, al menos, con glamur y no repleto de cachimbiros. Somos un país pobre, violento y atestado de delincuentes, pero exijamos un poquito de garbo y donaire que suavice la vida cotidiana. De lo contrario, ¡qué vulgaridad! (Fin del artículo de Pedro Trujillo)

4.- Discutibles candidatos

Se me ha informado que es malo el historial de la licenciada Claudia Martina Muñoz Andrade de Mendoza, candidata para dirigir la Dirección General de Investigación Criminal (DIGICRI) y de el licenciado Marco Antonio Cortés Sis, candidato al Concejo del Ministerio Público. No conozco a ninguna de estos dos abogados, ni tengo ningún motivo personal para tratar de descalificarles o desprestigiarles, pero tal como me lo contaron se los cuento a ustedes:

Ambos tienen una investigación abierta en Asuntos Internos del Ministerio Publico expediente M0012-2009-63735 y en la Supervisión General del Ministerio Publico del resultado de la ampliación del informe No. 432-2009, la cual fue declarada Justificada en contra de licenciada Muñoz Andrade de Mendoza y del licenciado Cortés Sis. El actuar de la licenciada Muñoz Andrade encuadra en el artículo 64 inciso d) del Código de Trabajo, norma que es permisible su aplicación de conformidad con el artículo 42 del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo entre el Ministerio Público y el Sindicato de Trabajadores del Ministerio Público de la República de Guatemala. Utilizó un bien mueble de la Institución para fines distintos de los que corresponden al Ministerio Público; toda vez que se determina que fue utilizado por intereses personales, ya que dichos documentos se relacionan con el expediente en donde su hija, Bertha Michelle Mendoza Muñoz, es la agraviada. Y al Licenciado Cortés Sis, en ese entonces Agente Fiscal de la Agencia de la Mujer, Fiscalía Municipal de Mixco; conducta que encuadra en el artículo 50 numeral IV del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo entre el Ministerio Público y del Sindicato de Trabajadores del Ministerio Público de Guatemala, pues su actitud fue negligente en el desempeño de sus funciones. Además, la licenciada Claudia Martina Muñoz Andrade de Mendoza tiene un proceso 0181-2010-00791 oficial #2 Juzgado Paz Penal abierto por Asuntos Internos del Ministerio Publico del expediente M0012-2009-63735.

Creo que sería conveniente –y sobre todo prudente– que se investigue exhaustivamente esta denuncia antes de que puedan ser emitidos esos nombramientos.

Twitter: @jorgepalmieri