Archive for Febrero 14th, 2013

MISCELÁNEA DEL 14/02/13

Jueves, Febrero 14th, 2013

1.- Día del cariño y la amistad

Les deseo a todos mis lectores –y especialmente a usted– un feliz día del cariño y la amistad, rodeados, como yo, de sus seres más queridos.

2.- XIII Premio Centroamericano de Novela

Anteayer tuvo lugar en la librería Sophos, situada en la 4a. avenida 12-59 de la zona 10, Plaza Fontabella, la entrega del XIII Premio Centroamericano de Novela Mario Monteforte Toledo que concede la Fundación que lleva el nombre del prolífico novelista, periodista y político. El acto principió a las 18;30 horas.

El retrato de Mario Monteforte Toledo que aparece en las invitaciones fue obra del famoso ecuatoriano Oswaldo Guayasamin (1909-1979), reconocido genio en el área de dibujo, pintura, escultura, grabado y murales.

Felicito al novelista costarricense Carlos Cortés, autor de la novela El corazón de la noche y ganados del XIII Premio Centroamericano de novela, a la señora Ana Regina Toledo de Marroquín, actual presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo y a su padre, mi entrañable amigo el escultor José “Pepo” Toledo Ordóñez, creador de esta fundación para perpetuar la memoria de su tío.

3.- Semilla de Mostaza y Mostaza

Ayer tuvo lugar la presentación del libro Semilla de Mostaza y Mostaza, memorias fidedignas de don Sancho Alvarez de Asturias, de Elisa Hall, en el Centro Cultural de la Embajada de México en Guatemala, que lleva el nombre del brillante crítico de arte y escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón. En este acto participaron la filóloga alicantina Gabriela Quirante Amores y el escritor Francisco Pérez de Antón.

4.- Develación del busto de Ernesto “Neto” Villa Alfonso

Mañana tendrá lugar este acto en el Club Social y Deportivo Municipal, situado en la aldea Don Justo, Fraijanes, en el kilómetro 18.5 de la carretera a San José Pinula. Como es bien sabido, el estimado “Neto” Villa ha venido siendo, desde hace muchos años, el impulsor del equipo de fútbol Municipal y se merece este homenaje. Aunque nacido en Cuba, hace la friolera de 88 años, “Neto” se vio obligado a huir de su patria, acompañado de su amada esposa y sus tres de hijos mayores, cuando Fidel Castro estableció en la isla un gobierno comunista y él se rehusó a no vivir en libertad y desde entonces ha vivido en Costa Rica, Colombia y Guatemala, donde se nacionalizó y se estableció definitivamente con su familia. Por cierto que aquí ha vivido más años que en su nativa Cuba, de donde salió hace 54 años y hace 41 años radica en Guatemala, donde se estableció y ha procreado una familia ejemplar al lado de su amada esposa Milly y de sus cuatro hijos, Ernesto, Jerry, Carlos y Jorge, y se ha rodeado de innumerables amigos que le tienen mucho afecto. ¡Felicitaciones querido “Neto”!

5.- Nota publicada en Siglo.21

El vehículo en el que se encontraba la pareja fue embalado por el MP para realizar las investigaciones. Foto Domingo Tercero/s21

La madrugada de ayer murió en la emergencia de un centro asistencial Julian Alexander Feucht, de 26 años, luego de ser objeto de un ataque armado en la 3a. avenida y 7a. calle de la zona 10 capitalina

La Policía informó que Feucht, quien trabajó como presentador y modelo pero actualmente era comerciante, viajaba junto a Elsa Mariana García Jiménez, de 33, quien es presentadora de un programa de la cadena televisiva Guatevisión.

La presentadora narró a la Policía que se encontraba conversando con la víctima dentro de su camioneta cuando a eso de la 01:20 horas del viernes, un automóvil negro marca Volkswagen, Jetta, se estacionó delante de ellos, un individuo bajó del automotor y disparó directamente contra el asiento del copiloto hiriendo mortalmente a Feucht.

Sergio Vásquez, vocero de los Bomberos Voluntarios, explicó que trasladaron al hombre en estado agónico a la emergencia de un hospital privado y que “lamentablemente murió a su ingreso debido a la gravedad de las heridas en el tórax”.

Sin investigaciones

Luego del ataque, fiscales del Ministerio Público (MP) llegaron al lugar e iniciaron el embalaje de pruebas; además, confirmaron que la camioneta tipo agrícola marca Ford, con placas P-740DFJ, está a nombre del ex futbolista Selvin Ponciano (esposo de García), y presenta cinco impactos de arma de fuego calibre 0.40.

Fuentes del MP precisaron que por el momento la Fiscalía de Crímenes Contra la Vida no tiene hipótesis del origen del homicidio; sin embargo, explicaron que hay varias líneas de investigación, sin precisar más detalles.

El cadáver de Feucht fue retirado de la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), de la zona 3 capitalina a las 19 horas de ayer. Familiares confirmaron que la víctima trabajó como modelo y en algunos programas de televisión, pero que actualmente era comerciante.

Desconcertados por ataque

Haroldo Sánchez, director del noticiero Guatevisión, desmintió que la víctima mortal fuera trabajador actualmente de ese canal. “Él no trabajaba aquí. Que yo sepa nunca trabajó en el noticiero, ni en los programas que nosotros producimos”, aseveró.

Sin embargo, en el Faceboock de la víctima se pueden observar fotografías de su participación en un reality show.

El director también descartó que el ataque haya sido para intimidar el canal. “Sólo conocemos lo que informaron las autoridades”, dijo Sánchez.

García sale ilesa

Selvin Ponciano, cónyuge de Elsa García y reconocido ex futbolista, fue consultado por Siglo.21 y confirmó que la presentadora de televisión salió ilesa del ataque armado: “Gracias a Dios está bien”, dijo. Además aseguró que la presentadora “nunca tuvo alguna amenaza” en contra de su integridad física.

El ahora gerente deportivo del Club Social y Deportivo Municipal atribuyó el ataque a “la violencia que se está viviendo en el país” y aseguró desconocer si la víctima mortal del suceso sufría de algún tipo de intimidación.

La idea de que el ataque pudo deberse a la “violencia que atraviesa el país” también es compartida por Haroldo -Sánchez. (Fin de la publicación en Siglo.21)

6.- Reapareció el Papa que renunció 

En el diario El Clarín de Buenos Aires se publicó ayer este artículo firmado por Julio Alganaraz

Una ráfaga de viento hizo volar el solideo del papa Benedicto XVI durante su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro. (AP)

“He renunciado en plena libertad ” y “estos no son días fáciles para mi”, dijo esta mañana el Papa al iniciar su discurso en la audiencia general de los miércoles y entre las ovaciones mezcladas con gritos de afecto, ondear de pañuelos y llantos de los ocho mil fieles presentes en el aula Nervi del Vaticano. “Recen por mí y por el futuro Papa”, pidió. Se vive un momento inédito en la Iglesia de los tiempos modernos, de inaudita ruptura con la tradición de que un Papa gobierna para siempre y que “no desciende de la cruz” sino muerto. La crisis es de dimensiones graves, porque Benedicto XVI se va no sólo porque está muy viejo y no tiene fuerzas sino porque ha sido desgastado hasta el hartazgo por la lucha de facciones conservadoras y ultramontanas en el Vaticano. Los daños son enormes y para el futuro no cabe sino esperar cambios. El nuevo pontífice, tenga la orientación que tenga y venga de donde venga, deberá comenzar por hacer una limpienza a fondo en las estructuras de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, donde se ha multiplicado la metástasis de una lucha terrible por el poder. El Papa no supo y no pudo contener ese desorden devastante. Cometió además errores muy grandes, fruto de su tradicionalismo ultraconservador que ha ido de contramano con el hegeliano “espiritu del tiempo”, que exige aperturas con mano firme. Además, los protagonistas de las facciones en lucha son los mismos que ayudaron al alemán de Bavaria cardenal Joseph Ratzinger a encumbrarse en el papado, a asegurarse que tras los 26 años y medio de reinado de Juan Pablo II la transición iba a ser asegurada y controlada desde adentro de la Curia, cuyo poder centralizador creció aún más que en las épocas del Papa polaco. Las facciones de poder tenían mano libre porque en el largo reinado de Karol Wojtyla fue destruído el vasto archipiélago progresista de la Iglesia y en esa tarea lo ayudó mucho el teólogo Ratzinger, guardián de la ortodoxia y la disciplina. Ratzinger fue el autor en 1986 del documento sobre la Teología de la Liberación que marcó el comienzo del fin. La barca de Pedro quedó desequilibrada porque en la gestión de la Iglesia solo quedó lugar para los conservadores y ultraconservadores, con poquísimas excepciones. Entre los vaticanistas se comentan, además, casi susurrando los probables esqueletos escondidos que pueden haber debilitado aún más la posición del pontífice. Juan Pablo II hizo un estrecho acuerdo con los norteamericanos en la guerra para liquidar el poder soviético en Europa y liberar a su patria polaca. El precio fue una paralela guerra sin piedad con los progresistas de la Iglesia, sobre todo en Centroamérica. El momento más trágico fue el asesinato del arzobispo de San Salvador, monseñor Arnulfo Romero, a quién el Papa había retado por su oposición a la dictadura salvadoreña. Muchos aspectos de la crisis que se ha desnudado con la renuncia preparada pero imprevista de Benedicto XVI, comenzaron con la elección del polaco Karol Wojtyla y no con la del alemán Joseph Ratzinger. Ayer en la audiencia general, el anciano Papa que apareció sereno, casi aliviado, sonriente, agradeció el afecto emocionado de los fieles y dijo que había dimitido “por el bien de la Iglesia, tras rezar largamente y haber examinado delante de Dios mi conciencia, conciente de la gravedad de este acto pero tambien conciente de que no estoy mas en condiciones de llevar adelante el ministerio petrino con la fuerza que ello exige”. Esta tarde el Papa presidirá en la plaza de San Pedro las celebraciones del miércoles de cenizas que dan comienzo a los 40 días de Cuaresma que sirven de preparación para la Pascua. Después entrará en el aislamiento de varios días de los tradicionales ejercicios espirituales con los cardenales de la Curia. El miércoles 27, último día de su pontificado, se despedirá en la audiencia general, presente todo el cuerpo diplomático y decenas de miles de fieles, pues el escenario no será pese al invierno la sala Nervi sino la plaza de San Pedro. Un tema que está causando creciente preocupación es la decisión de Joseph Ratzinger de enclaustrarse en el único monasterio dentro de los muros vaticanos, situado en un extremo de los jardines vaticanos cerca de las murallas y en la colina donde antes había estudios de la radio Vaticana. Se sabe que cuando no sea más Papa, el título elegido es Obispo Emérito de Roma. No se sabe como se vestirá, si seguirá usando la sotana blanca. Allí se trasladará cuando terminen las refacciones del convento “Mater et Magistra”, desalojado desde noviembre por las monjas contemplativas, una señal ahora clara de que Benedicto XVI ya preparaba su dimisión. Por supuesto el flamante Obispo Emérito de Roma no estará solo. Lo acompañará su secretario personal, a quien lo liga un profundo afecto y confianza, monseñor Georg Gaenswein. Y los servidores de la llamada Familia Pontificia, que incluye a cuatro laicas consagradas de Comunión y Liberación, que realizan las tareas domésticas, el nuevo mayordomo y un chofer. Dos Papas, uno emérito y el otro en funciones, separados por poca distancia dentro de las estrechas y amuralladas 44 hectáreas vaticanas. Muchos creen que para el nuevo pontífice la de Ratzinger puede ser una presencia difícil y que el destino obligue al traslado del ex Papa a otro monasterio, incluso en Ratisbona, Bavaria, la ciudad donde reside su hermano mayor Georg y donde Joseph conserva una casa de su propiedad. Allí esta la tumba de sus padres y su hermana María. En su universidad fue un prestigioso académico de teología. El Cónclave será la fotografía de una situación difícil que la Iglesia debe afrontar como muchas otras veces en sus dos mil años de historia. El peligro es que no haya un pacto entre las facciones principales y se desate una lucha en la misma asamblea con 117 purpurados electores, menores de 80 años y venidos de 47 países, que sería desastrosa para la Iglesia. Las votaciones hasta lograr los dos tercios que requiere la elección del nuevo obispo de Roma no pueden prolongarse mas de tres días, sin que ante la opinión pública mundial emerja en toda su dramaticidad la crisis, que retumbará sobre los 1300 millones de católicos de todo el mundo. Los grupos facciosos ahora también están huérfanos y en el Cónclave puede producirse un hecho histórico, como ocurrió en la asamblea de octubre 1978 en la Capilla Sixtina, cuando para superar el bloqueo por la pelea entre los dos favoritos cardenales italianos, el arzobispo de Viena, cardenal Hans Koening, rompió 300 años de tradición de hegemonía italiana en el papado y propuso salir adelante con algo nuevo: el arzobispo de Cracovia, cardenal Karol Wojtyla, de 58 años. Ayer hubo una señal importante que sonó a una advertencia. Digamos que llegó el brasileño y mando a parar. La Iglesia que cuenta con el mayor número de católicos del mundo presentó oficialmente su aspiración a contar con el próximo Papa. Los brasileños influyen mucho. Son una gran potencia y hablan en nombre de la América Latina, donde reside el 44% de los católicos del planeta. “Un cardenal de mi país puede ser elegido, pero sería presuntuoso presentar un candidato de antemano”, dijo el presidente de la Coferencia Episcopal de Brasil, cardenal Raymundo Damasceno. La prensa local se encargó de confirmar la identidad del candidato principal, ya reconocidos como papable en los pronósticos mudiales. Es el arzobispo de San Pablo, cardenal Odilio Scherer, de 63 años. Será una personalidad a tener muy en cuenta, sobre todo si detrás de él se alinean los otros 18 cardenales latinoamericanos. En julio tendrá lugar la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, una cita muy importante porque se espera que concurrirán 4 millones de jóvenes, que son el verdadero futuro de la Iglesia. Está previsto como el primer viaje del nuevo pontífice y servirá para revitar la linfa de la Iglesia. (Fin del artículo)

Mi comentario: Es interesante observar que antenoche cayó un rayo sobre la cúpula de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, y ayer una andanada de viento voló el solideo del papa Benedicto XVI. ¿Serán señales alusivas?

7.- Antes de irse, el Papa denunció las peleas dentro de la Iglesia

Por Julio Alganaraz.

(Tomado de El Clarin de Buenos Aires)

En el sermón de su última liturgia pública, criticó duro los ataques contra la unidad de la Iglesia. Y en un claro reconocimiento de las disputas internas llamó a superar “individualidades y rivalidades”.

ROMA. CORRESPONSAL – 14/02/13

El Papa que se va el último día de febrero y que con su renuncia ha zambullido en una abierta crisis a la Iglesia lanzó ayer un duro ataque contra la Curia Romana, el gobierno central de la inmensa estructura de 1.300 millones de católicos. En el sermón de su última liturgia pública, la del Miércoles de Ceniza que inicia la Cuaresma, dijo que era el tiempo “de reflexionar” sobre cómo “el rostro de la Iglesia es a veces desfigurado por ataques contra la unidad y divisiones del cuerpo eclesial”.

El nutrido grupo de cardenales que estaban frente a él , y que como Benedicto XVI vestían los paramentos color violeta de la penitencia, de cara al sacrificio de la Semana Santa, lo miraron turbados. Algunos de ellos son los protagonistas de la lucha de facciones que han asediado a Joseph Ratzinger durante su pontificado de 7 años y 10 meses y apremiaron finalmente su voluntad de retirarse.

Se vivía un clima de tensión en la basílica de San Pedro plena de gente conmovida por el triste momento histórico, casi inaudito en los tiempos modernos de la Iglesia. El anciano pontífice que anunció la renuncia el lunes a partir de fin de mes agregó que era necesario “superar individualismos y rivalidades”, lo que sería “una señal humilde y preciosa para aquellos que están alejados de Dios”.

Todos entendieron de que estaba hablando. Benedicto XVI añadió otro golpe directo. Afirmó que “el verdadero discípulo no sirve a sí mismo o al público sino al Señor. Nuestro testimonio será más incisivo cuando menos busquemos nuestra gloria”.

“En nuestros días muchos están dispuestos a destrozar sus ropas frente a los escándalos y las injusticias, naturalmente cometidos por los demás, pero pocos parecen disponibles a actuar sobre el corazón de su propia conciencia y sus propias intenciones, dejando que el Señor transforme, renueve y convierta”, remató el Papa.

El pontífice se prepara para aislarse en los ejercicios espirituales tradicionales en preparación de la Semana Santa, que tendrán a todos los protagonistas de la Curia purificándose de sus pecados. En ese retiro, con los ejercicios que dictará este año el cardenal Gianfranco Ravasi, se vivirán momentos difíciles, tal vez con algunos reproches abiertos, entre los grupos (todos conservadores) enfrentados.

“He renunciado en plena libertad” y “estos no son días fáciles para mi”, dijo esta mañana el Papa al iniciar su discurso en la audiencia general de los miércoles, entre las ovaciones mezcladas con gritos de afecto, ondear de pañuelos y llantos de los ocho mil fieles presentes en el aula Nervi del Vaticano. “Recen por mí y por el futuro Papa”, pidió. Se vive un momento inédito en la Iglesia de los tiempos modernos, de inaudita ruptura con la tradición de que un Papa gobierna para siempre y que “no desciende de la cruz” sino muerto.

En la misa de la tarde, el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone, estrecho colaborador de Benedicto XVI y blanco favorito de las facciones internas de la Curia que pretendían su despido del cargo de “primer ministro” del pontífice, dirigió el saludo final al pontífice mientras varios cardenales en las primeras filas no ocultaban sus lágrimas. “Gracias, Santidad, por habernos dado el luminoso ejemplo de simple y humilde trabajador en la viña del Señor, un trabajador que ha sabido en cada momento realizar lo que es más importante: llevar a Dios a los hombres y llevar los hombres a Dios”.

Bertone concluyó con la voz que se le quebraba y la multitud no aguantó más. Prorrumpió en gritos de “¡Viva el Papa!”, con aplausos cerrados y pañuelos de saludo que flamearon durante varios minutos.

El Papa recibirá el sábado 16, después de que concluyan los ejercicios espirituales, al primer ministro italiano Mario Monti. El otro sábado, el 23, el encuentro será con su amigo, el presidente italiano Giorgio Napolitano, de 86 años muy bien llevados.

El miércoles 27 llegará la jornada de la despedida final. En la plaza de San Pedro el Papa presidirá su última audiencia general ante una multitud “oceánica”, como dicen los italianos. Estará presente el cuerpo diplomático, todos los cardenales reunidos en Roma y muchos personajes del mundo católico.

El jueves 28 a las cinco de la tarde, Joseph Ratzinger, todavía Papa, abordará el helicóptero que lo llevará a la residencia estiva pontificia de Castelgandolfo. Tres horas después, el cardenal Bertone, como cardenal camarlengo encargado de la transición al Cónclave, entrará en los aposentos papales, romperá con un martillo el anillo del pescador que el Papa lleva en su dedo anular derecho, y el sello pontificio. Los espacios en los que vivió el pontífice desde que fue elegido serán sellados. No habrá más Papa y se iniciará el período de la sede vacante en medio de una gran incertidumbre acerca de cual será el futuro inmediato de la Iglesia. (Fin del artículo)

Mi comentario: como diría el genial cómico mexicano Chespirito, “¡Lo sospeché desde un principio!” No me estrañaría en lo más mínimo que Joseph Ratzinger haya decidido a renunciar por las intrigas palaciegas como las que han venido sucediendo en el Vaticano desde los tiempos de los Borgia.

Twitter: @jorgepalmieri