TRAGEDIA DE LOS DEUDOS DE CANTINFLAS

Por medio de le edición electrónica de EL UNIVERSAL me enteré de esta terrible tragedia, que lamento profundamente porque se trata del hijo de mis amigos Mario Arturo Moreno Ivanova y Patricia Bernat, y nieto de mi entrañable amigo Mario Moreno Reyes (“Cantinflas”), con quien sostuve una estrecha y grata amistad durante muchos años. Además, yo cargué a este niño muchas veces en la casa de su abuelo, después de que, cuando apenas tenía dos meses de nacido, fue operado del corazón por el eminente cirujano cardiovascular guatemalteco doctor Aldo Castañeda en el Children`s Hospital de Boston, Estado de Massachusetts, razón por la cual tanto su abuelo como sus padres guardaban un gran agradecimiento a nuestro ilustre compatriota.

Mario Patricio Moreno Bernat se suicidó colgándose del cuello en el baño de un cuarto un hotel de paso. 

Encuentran muerto a Moreno Bernat

Los restos mortales de Mario Moreno Bernat, nieto mayor de Mario Moreno –Cantinflas-, fueron trasladados al Panteón Francés, donde ayer por la noche sería cremado, pero por razones legales ya no fue cremado sino enterrado,

Sandra Bernat, la madre del joven de 22 años, no esperaba enfrentarse a una noticia como la que recibió la mañana de ayer: su hijo fue encontrado muerto la madrugada de ayer, tras haberse ahorcado en un hotel de Tlalnepantla, Estado de México.

“Uno como padre nunca está preparado para la muerte de un hijo, es un dolor desgarrador, demasiado doloroso, es algo que no se le desea a nadie”, comentó entre sollozos Bernat, quien al salir del servicio médico forense del municipio, dijo no querer hablar más a la prensa por temores que no precisó.

Mario Moreno Ivanova, padre del joven, acudió al Ministerio Público y luego al Semefo para reconocer el cuerpo y realizar los trámites de entrega del cuerpo de su primogénito.

La abogada Carmen Olvera aseguró que no existe ninguna disputa intrafamiliar por el hijo ya fallecido. “Los padres —quienes se divorciaron hace tres años y sostienen un pleito por la pensión de sus hijos—, están consternados y eso es perfectamente entendible, están pasando por un momento muy penoso y se les debe comprender en su mutismo”, explicó la litigante y de paso aclaró que las investigaciones continúan para su total esclarecimiento.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) ya laboran en la habitación 303 del hotel Santa Cruz, donde fue hallado el joven, tras una llamada de auxilio a la 1:40 de Esther Alina Morales Acevedo, una joven de 25 años quien acompañaba a Moreno Bernat, en dicho hotel.

La PGJEM informó que investiga el entorno en el que fue encontrada la víctima y realiza exámenes toxicológicos al cuerpo.

Patricia Bernat y Mario Moreno Ivanova cuando todavía eran felices.
También en EL UNIVERSAL mediático se publicó este otro artículo:

Sombras de Cantinflas

La muerte del nieto de Mario Moreno se suma a una serie de conflictos legales y familiares ocurrida desde hace 20 años

Mario Moreno Cantinflas

“Le tengo miedo, es un monstruo bajo el influjo del alcohol y las drogas”, dijo Mario Patricio Moreno Bernat en julio de 2012. El nieto de Cantinflas se refería a su padre, Mario Moreno Ivanova, quien, ironías de la vida, se encargó ayer del servicio funerario y los trámites legales para recoger el cuerpo de su hijo.

Descendiente de uno de los más reconocidos cómicos mexicanos, Mario Moreno Bernat falleció este lunes, a los 22 años, luego de una vida marcada por los excesos y la complicada relación con su padre.

El episodio más duro ocurrió precisamente en julio de 2012, cuando el nieto de El Mimo de México anunció públicamente que había demandado a su padre por corrupción de menores, maltrato físico y violencia intrafamiliar, entre otros delitos.

“Ya no odio a mi padre, sólo quiero justicia”, dijo el joven aquella ocasión en la que también contó que estaba “nervioso por lo que venga más adelante, ya que el sábado tuve que huir de mi departamento porque personas extrañas, con palabras altisonantes, me intimidaban para que saliera del lugar a dar la cara”.

Eduardo Moreno Laparade, sobrino de Cantinflas —quien lleva varios años en pleito legal contra Moreno Ivanova por los derechos de algunas de las películas del genial cómico mexicano— asegura que después de esa denuncia, Moreno Bernat entró en depresión.

“Moreno Ivanova ‘compró’ a su hijo para que no ratificara la denuncia, pero luego lo abandonó de nuevo a su suerte, como tiene abandonados a sus otros dos hijos, desgraciadamente. Ojalá y esto tenga algún remedio”, dijo Moreno Laparade a EL UNIVERSAL.

El ambiente en que Moreno Bernat se desarrolló desde la muerte de su abuelo, Mario Moreno Cantinflas, acaecida en 1993 cuando él tenía tan sólo dos años de vida, no fue la más óptima para un menor.

La batallas legales entre su padre Mario Moreno Ivanova, y su tío Eduardo Moreno Laparade, por las películas del Mimo de México, le dieron a este joven 20 años de conflictos familiares. Después vino el divorcio de Ivanova y Sandra Bernat, madre del hoy occiso, entre acusaciones de maltrato y de no aportar lo necesario a su familia para vivir.

A inicios de 2013, Sandra Bernat exigió a Moreno Ivanova una indeminación de 150 mil dólares, y una pensión de 25 mil pesos mensuales a cambio de no dar a conocer su vida privada. En esa ocasión, adelantó un dicho sobre el que, dijo, tenía pruebas: que semanas antes de que falleciera, Cantinflas firmó la compra venta de una casa en Acapulco. Eso contradice lo que Moreno Ivanonva ha sostenido en su batalla legal por los derechos del cómico: que en esa etapa de su vida, Cantinflas ya no tenía facultades para trámites.

Los escándalos de la familia alcanzaron incluso al dibujante Felipe Martínez Ancona, autor de la caricatura de Cantinflas y que demandó por plagio a Moreno Ivanova. “Si algo me pasa, comentó, hago responsable a Moreno Ivanova”, declaró.

Mario Patricio Moreno Bernat nunca tuvo estudios ni carrera pues, aseguró, los excesos vividos en su hogar le impidieron tener educación y “herramientas para la vida”.

El joven, nacido en 1991, cayó en adicciones, situación que se acrecentó cuando su madre Sandra Bernat lo corrió de su hogar. Esto lo llevó a deambular en la calle y pedir limosna. A últimas fechas, Moreno Bernat dijo que intentó acercarse a su padre pero no quiso recibirlo, pues le dijo que para él “ya estaba muerto”.

A pesar de que no tenía muchos recuerdos de su abuelo, Moreno Bernat solía recordar momentos con Cantinflas. Y hay varias fotos en las que se ve a su abuelo sosteniéndolo en brazos a principios de los 90.

Eduardo Moreno Laparade lamenta el final de ese niño y alerta: “Tiene dos hermanos (Marisa y Gabriel) igual de adictos y quién sabe qué pasará; un familiar me dijo que a Mario (Bernat) le faltaban antidepresivos y que el papá no quiso darle dinero”.

Aunque ya han pasado dos décadas del fallecimiento del cómico, su hijo Mario Moreno Ivanova (en la imagen) y su sobrino Eduardo Moreno Laparade mantienen una disputa en los tribunales por su legado.

Hotel de Paso en el que se suicidó Mario Patricio Moreno Bernat

Según informes proporcionados a la Policía por la mujer de 25 años de edad que acompañaba a Mario Patricio Moreno Bernat, se encontraban en una habitación de este hotel de paso de baja categoría, y ella se ausentó durante unos minutos de la habitación, y cuando regresó se encontró con la trágica sorpresa de que el nieto mayor de Cantinflas se había colgado en el baño. Que en paz descanse. Mis más profundas condolencias a sus padres, Patricia Bernat y Mario Arturo Moreno Ivanova, mis muy queridos amigos, a quienes deseo una pronta resignación.

Twitter: @jorgepalmieri

Comments are closed.