Archive for Febrero 17th, 2015

EL REGRESO DEL EX PRESIDENTE PORTILLO

Martes, Febrero 17th, 2015

Ex presidente Alfonso Antonio Portillo Cabrera

Como es bien sabido, el ex Presidente de la República Alfonso Antonio Portillo Cabrera quedará en libertad de la cárcel de Denver, Colorado, el 25 del mes en curso, por haber cumplido la condena a la que fue sentenciado en Nueva York por el delito de atentado de lavado de dinero, del cual él mismo se confesó culpable, por haberse embolsado los cheques que, por un total de US$2 millones 500 mil, entregó a su nombre el gobierno de Taiwán, pero no a título personal, sino aparentemente como una manera de chantaje para que su gobierno continuase manteniendo relaciones diplomáticas y consulares con el gobierno de la isla y no entablase relaciones con a la China comunista continental, o que fueron donados a Guatemala para ser utilizados en un supuesto proyecto de bibliotecas infantiles, el cual jamás se llegó a concretar. Portillo saldrá libre y llegará al país dentro de pocos días. La Cancillería guatemalteca solicitó al Departamento de Justicia de los Estados Unidos que se le permita viajar en un avión comercial como un pasajero cualquiera,  y no en calidad de deportado, pero no se ha sabido que resultado ha tenido esa gestión. En mi opinión, creo que no van a acceder y que le traerán como a cualquier otro deportado, para entregarle a las autoridades de Guatemala. El caso es que se ha anunciado que se le va a recibir en el aeropuerto, donde sostendrá una conferencia de prensa en la que explicará cuál será su actitud ante las próximas elecciones. A pesar de que Portillo publicó una carta abierta pidiendo a sus partidarios que no se metan a gastos ni en problemas para irle a recibir al aeropuerto, aduciendo que no quiere causar problemas de tránsito. ¡Qué habilidad! Lo hizo seguramente por aquello de que no sean muchos los que vayan a llegar a recibirle.

Unos especulan que Portillo apoyará la candidatura de Alejandro Sinibaldi, en vista de que no ha tenido éxito la anunciada pre candidatura del licenciado Edmond Mulet acompañado de Édgar Gutiérrez.

Así que por lo menos en lo que se refiere a esa condena en los Estados Unidos de América, Alfonso Portillo Cabrera ya cumplió su condena y, por ende, se podría decir que en este sentido está libre de mancha. Ya pagó su condena. Y, como se recordará, en Guatemala, tras ser extraditado de México para ser juzgado por el delito de peculado, junto a sus ex ministros de Finanzas Manuel Hiram Maza Castellanos y de la Defensa Nacional, general Eduardo Arévalo Lacs, y el Tribunal Undécimo de Sentencia Penal inició el 21 de enero de ese año el juicio contra el ex presidente Alfonso Antonio Portillo Cabrera, el ex ministro de la Defensa Nacional, Eduardo Arévalo Lacs y el ex titular del Ministerio de Finanzas, Manuel Hiram Maza Castellanos, sindicados de sustraer Q120 millones del Ministerio de la Defensa Nacional, en el año 2001 y la declaración del testigo protegido ex presidente del Crédito Hipotecario Nacional, el salvadoreño Armando Llort Quiteño, de que Portillo hizo una transferencia nocturna de Q.30 millones en efectivo a ese banco a través de dos de sus ayudantes militares: Jacobo Esdras Salam Sánchez y Napoleón Rojas Méndez.

A continuación reproduzco varios artículos que se publicaron durante ese tiempo:

Se dijo que el Ministerio Público (MP) contaba con 700 pruebas, entre testimoniales, documentales y periciales que ofreció presentar durante el desarrollo del debate contra los tres ex funcionarios acusados de peculado. Se dijo que la mayoría de evidencias contra los tres sindicados son de tipo documental.

La acusación del MP se basó en que el 1 y 2 de marzo del 2001, el ex presidente Portillo y los dos mencionados ex ministros de su gabinete sustrajeron la mencionada cantidad, después de que el ex mandatario autorizara una transferencia de Q120 millones al Ministerio de la Defensa Nacional (MDN), con el Acuerdo Gubernativo 16-2001.

Esos fondos fueron depositados en el Banco de Guatemala, a la cuenta 110321-7, a nombre del Departamento de Finanzas del Ejército. Después, esa suma fue retirada en efectivo el 1 y 2 de marzo del 2001, por Juan José De León Pineda, quien laboraba en la citada unidad como jefe de la Subdivisión Financiera del Departamento de Finanzas del Ejército.

El salvadoreño José Armando Llort Quiteño, presidente de Crédito Hpotecario Nacional (CHN), a pesar de no saber nada de banca, fue íntimo amigo de Alfonso Portillo con quien compartían bacanales en el yate de éste navegando sobre el Río Dulce, pero cometió el error de propinarle una bofetada disputándose una call-girl, por lo que cayó en desgracia. Ahora es testigo protegido de la justicia norteamericana contra Portillo.

Se dijo que este ex funcionario del Banco de Guatemala cambió dos cheques: uno por Q72 millones y otro por Q48 millones. De esa suma, Q30 millones fueron entregados a José Armando Llort Quiteño, quien depositó el dinero en empresas y cuentas vinculadas a él.

También se aseveró que los militares retirados Jacobo Esdras Salán Sánchez y Napoleón Rojas Méndez, ex jefes de seguridad del ex presidente Portillo, fueron los encargados de transportar los Q30 millones, los días 5, 6 y 9 de marzo del 2001. Ellos están pendientes de que el Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal resuelva si son enviados a juicio por el delito de peculado. Ambos militares todavía están en prisión.

La sustracción millonaria de dinero se justificó con la emisión de 79 certificaciones amparadas bajo la figura del secreto militar, para que los Q120 millones no pudiesen ser rastreados por la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Regresan a prisión
Supuestamente, el ex mandatario Portillo, el general Arévalo Lacs y el licenciado Maza Castellanos se abstuvieron de declarar ante las tres juezas del Tribunal Undécimo de Sentencia Penal. Estos dos últimos ex ministros recobraron su libertad el 21 de enero del 2011, luego de que el Tribunal los benefició con arresto domiciliario sin vigilancia, solo con prohibición de salir del país y de tener que acudir a firmar el libro de asistencia.

No obstante, el 28 de enero la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del Ramo Penal resolvió que Eduardo Arévalo Lacs y Manuel Hiram Maza Castellanos tenían que regresar a prisión por existir peligro de fuga. La decisión de la Sala se deriva de dos amparos que plantearon el MP y la CICIG, con el cual solicitaron revocar la decisión del Tribunal Undécimo de Sentencia Penal.

Por ese fallo, los dos ex funcionarios mencionados regresaron a la cárcel Preventiva para Hombres de la zona 18, a los dos días de la resolución de los tres magistrados de la citada Sala.

La continuación del debate fue reprogramada por el Tribunal para el 7 de febrero del 2011.

  • El ex presidente Alfonso Portillo Cabrera fue extraditado de México el 7 de octubre del 2008, para ser juzgado por el delito de peculado. Al llegar fue fichado como cualquier delincuente.
  • Portillo fue arrestado y fichado como delincuente
  • Sin embargo, recobró su libertad al ser beneficiado con una fianza de Q1 millón y dejado en libertad.
  • El 26 de enero del 2010 fue capturado en el departamento de Izabal, cuando se disponía a huir a Belice con fines de extradición a Estados Unidos de América, en donde era reclamado por las autoridades judiciales de ese país por el delito de conspiración para el lavado de dinero.
  • El 26 de febrero del 2010 el Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal ordenó la prisión preventiva contra el ex mandatario, con lo cual dejó sin efecto la medida sustitutiva que había otorgado para que el ex presidente recobrara su libertad dentro del proceso por peculado.
  • En el juicio contra el ex mandatario también fueron juzgados Eduardo Arévalo Lacs, ex ministro de la Defensa y Manuel Hiram Maza Castellanos, ex titular del Ministerio de Finanzas, por el delito de peculado.
  • Se dijo que el 3 de febrero, el Juzgado Quinto de Primera Instancia Penal habría de decidir en una audiencia si son enviados a juicio los militares retirados Jacobo Esdras Salán Sánchez y Napoleón Rojas Méndez, sindicados de participar en el hecho.
  • La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) presentó formalmente un recurso de apelación especial contra la sentencia absolutoria que beneficio al ex presidente Alfonso Portillo y los ex ministros en su gestión, Maza Castellanos y Arévalo Lacs. Pero no prosperó

  • CICIG dice que tiene más de 50 pruebas contra Portillo

    El titular de primera plana de la edición impresa del diario Prensa Libre de esta mañana dice: Cicig presenta acusación formal contra A. Portillo, refiriéndose al controversial ex presidente de la República Alfonso Portillo Cabrera (apodado “Pollo Ronco”) y, a manera de súbtitulo: Fiscalía especial acusa a ex presidente por peculado de Q120 millones en Ministerio de la Defensa. Luego, tanto en la página 2 de esa edición impresa como la que se publica en Internet hay un extenso reportaje de Coralia Orantes titulado Cicig tiene más de 50 pruebas contra Portillo, el cual fue lo más interesante que hubo en la prensa de ese día, por lo que me voy a permitir reproducirlo. Dice lo siguiente:
    “A seis meses de que fue extraditado desde México el ex presidente Alfonso Portillo, la Fiscalía Especial del Ministerio Público (MP) para la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) presentó la acusación formal en su contra, por peculado de Q120 millones del Ministerio de la Defensa Nacional (MDN).
    El proceso de acusación va acompañado de al menos 50 pruebas contra Portillo, desde relatos de testigos en prueba anticipada, peritajes en las transferencias autorizadas por el ex gobernante, hasta información de cuentas, entre otras.
    El ex presidente fue extraditado de México el 7 de octubre del 2008 para ser juzgado por peculado, después de haberse refugiado en ese país durante más de cuatro años. Ahora debe esperar a que Leticia Valenzuela, jueza quinta del Juzgado de Primera Instancia Penal, decidiese si iba a juicio.
    A pesar de ello, la jueza no pudo resolver cuándo planteará la audiencia de apertura a juicio, ya que el proceso está detenido por una acción de inconstitucionalidad planteada por el militar y abogado Moisés Galindo, uno de los militares vinculados al caso.
    La Fiscalía cumplió ayer con el plazo que establece la ley en cuanto a que las pesquisas no deben exceder de seis meses.
    A Portillo se le investiga por su vinculación en el proceso de la malversación de unos Q34 millones de una transferencia de Q120 millones supuestamente que eran para el Ministerio de la Defensa Nacional como secreto de Estado y terminaron en cuentas bancarias de sus amigos.
    Pero la Fiscalía aún trabaja sobre la responsabilidad del ex gobernante en otro proceso, por el desvío de Q906 millones durante su administración.
    A eso se suma la investigación sobre la inmovilización de 2.8 millones en cuentas de familiares de Portillo, las cuales se habrían nutrido con fondos provenientes del Estado, de una donación del gobierno de Taiwán y una asignación para la refacción escolar. Dinero que ha tenido que devolver a Estados Unidos de América.
    Acciones judiciales
    El proceso que se lleva contra el ex mandatario es por malversación de Q34 millones que pasaron a cuentas de empresas de José Armando Llort Quiteño, ex presidente del Crédito Hipotecario Nacional (CHN), quien fue detenido en Estados Unidos y ahora es testigo protegido en ese país.
    En el 2001, Portillo autorizó varias transferencias para el MDN de fondos de los ministerios de Educación, Salud y Gobernación, las cuales se calcula que sumaron al menos Q906 millones, proceso al que están vinculados ahora seis militares, entre ellos el general retirado Enrique Ríos Sosa.
    Respecto de los recursos enviados al Ministerio de la Defensa Nacional, se cuenta con testimonios de que varios trabajadores cobraban el dinero y luego lo entregaban en efectivo a altos jefes militares, entre éstos Portillo y el entonces ministro de la Defensa Eduardo Arévalo Lacs.
    Cinco testigos, uno de los cuales fue asesinado en marzo del 2005, contaron la forma como se le entregó el dinero a Llort Quiteño.
    En el 2005, éste se unió a las personas que delataron a Portillo, ya que prestó testimonio en EE. UU. contra el ex gobernante y varios militares, como artífices del desfalco cometido del 2001 al 2003.
    Otro de los testigos, Salomón Molina Girón, ex subgerente del CHN, explicó que las noches del 5, 6 y 9 de marzo del 2001, militares trasladaron dinero en efectivo proveniente de las cuentas del Ejército hacia las bóvedas del CHN.
    Cuatro de los testigos se encuentran fuera del país, por temor a represalias. (Fin del texto del reportaje)
    En un recuadro se lee:
    Cómo se dio el desfalco
    Detalles del proceso contra el ex presidente Alfonso Portillo y cómo se cometió el desfalco millonario:
    1) Alfonso Portillo hizo una serie de transferencias de fondos de varias oficinas del Estado al Ministerio de la Defensa Nacional.
    2)De una transferencia de Q120 millones se descubrió que Q34 millones fueron a parar a cuentas personales de Armando Llort Quiteño, entonces presidente del Crédito Hipotecario Nacional (CHN) y amigo personal de Portillo.
    3) El dinero era trasladado por la noche en un vehículo blindado, custodiado por los militares Jacobo Salán Sánchez y Napoleón Rojas.
    4) Los fondos fueron depositados en 11 cuentas vinculadas a Llort Quiteño.
    5) Hay cinco testigos, entre ellos Salomón Molina, entonces subgerente del CHN, quien describe cómo se efectuó el traslado de los fondos.
    Por su parte, en elPeriódico se publicó lo siguiente:
    Fiscalía especial de CICIG presenta acusación formal contra Portillo
    Las pesquisas realizadas contra el ex mandatario concluyeron por parte de dicho ente, pero la audiencia de apertura a juicio deberá esperar.
    El ex presidente Alfonso Portillo Cabrera fue extraditado de México para ser juzgado por el delito de peculado, donde permaneció por más de 4 años. En la actualidad se encuentra ligado a proceso penal por el delito de peculado, se le acusa de facilitar la pérdida de Q120 millones del Ejército.
    La fiscalía especial para la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) concluyó la investigación de este caso y presentó el informe al Organismo Judicial el pasado 3 de abril.
    De forma extraoficial se conoció que la acusación formal contra Portillo, fue entregada en un sobre sellado al Centro de Gestión Penal, para ser trasladado al Juzgado Quinto del Ramo Penal donde se conoce el expediente iniciado en 2001, contra José Armando Llort, ex gerente del Crédito Hipotecario Nacional, amigo y financista del ex presidente.
    No opinan del tema
    La CICIG refiere que cualquier opinión sobre esto se debe consultar a la Fiscalía General. Será hasta la audiencia de apertura a juicio cuando la CICIG se pronunciará públicamente. Pero hasta la fecha aún no lo ha hecho.
    La diligencia donde el Ministerio Público haga ver el resultado de sus pesquisas debe esperar, por lo menos hasta que la Corte de Constitucionalidad (CC) resuelva una acción de inconstitucionalidad presentada por Moisés Galindo, ex miembro del área de finanzas del Ejército y uno de los investigados en este expediente.
    Galindo, al igual que Portillo, se oponen a que la Fiscalía Especial tenga participación en este proceso, pues han argumentado que la CICIG no puede participar en un proceso penal que inició hace ocho años.
    Un proceso largo
    El Juzgado Quinto del Ramo Penal ordenó  la captura de Alfonso Portillo el 18 de julio de 2005 por su supuesta participación en el delito de peculado.
    El 7 octubre de 2008, tras ser entregado por las autoridades mexicanas a las guatemaltecas, Portillo fue favorecido con una fianza de Q1 millón para quedar en libertad. elPeriódico intentó obtener una versión de la fiscal del caso, Eunice Mendizábal y la defensa de Portillo sobre la acusación formal presentada por la CICIG, pero ninguno atendió las llamadas telefónicas.
    Y como ilustración hay una fotografía del ex mandatario, despeinado y luciendo una barba descuidada, cuando estaba siendo fichado por las autoridades el 07/10/2008 con la ficha RF 3830.
    Para ilustrar la nota, hay una foto de archivo con el siguiente pie:

Cuando fue juzgado, dos de los tres jueces miembros del tribunal le declararon inocente; y, por algún motivo ignorado, pero inexplicable, el MP no apeló el fallo ni lo llevó a casación, como debería ocurrir. Juristas autorizados opinaron que el MP incurrió en delito por no haber cumplido con su deber. Pero otros dijeron que no se apeló el fallo para que la Corte del estado de Nueva York, los Estados Unidos de América, pudiese extraditarle pronto porque allá sí le iban a aplicar la ley, mientras que aquí se afirma que la justicia está corrupta.

Hace algún tiempo, el columnista de elPeriódico Andrés Zepeda llamó a Guatemala “un paisito de mierda” por lo que yo protesté airadamente de inmediato, lamentando, una vez más, que los guatemaltecos tengamos tan baja autoestima y sintamos tan poco amor por nuestra patria. A diferencia de nuestros vecinos al norte, los mexicanos, que, orgullosos de su patria, de su historia, de sus valores, de su música, de su folclore, de sus artistas, de todo lo suyo, gritan con satisfacción “¡Como México no hay dos!”. En cambio nosotros, los guatemaltecos, llegamos al colmo de calificar a nuestra patria como “paisito de mierda” porque tenemos tan baja autoestima que no estamos orgullosos de nuestra patria, ni de nuestra triste historia, ni de nuestros valores (que les hemos tenido). Porque cuando revisamos meticulosamente nuestra historia, nos avergonzamos de lo que ésta ha sido desde la Independencia hasta nuestros días. Con una sucesión de gobernantes ignorantes e incapaces, que llegaron al poder por traiciones y golpes de estado, sin héroes nacionales porque para obtener la independencia no hubo derramamiento de sangre, y sin reconocer a nuestros valores. Desde el comienzo de nuestra historia hasta nuestros días. Nuestro primer presidente fue un militar español traidor a la corona de España, el capitán general Gabino Gaínza, nacido en Vizcaya, en el país vasco. Y su sucesor fue el brigadier general italiano Vicente Filísola, nacido en Ravelo, Italia, al servicio del primer emperador de México, general Agustín de Iturbide. ¡Triste comienzo para la supuesta libertad y soberanía de nuestro país!

Desde hace largo tiempo he venido preparando una revisión de nuestra triste historia, la cual publicaré próximamente. Sin embargo, así como hubo un columnista que calificó a nuestra patria de “paisito de mierda”, constantemente hay otros guatemaltecos que se empeñan en demostrar que el atrevido columnista tiene razón. Basta con ver cómo fue que elegimos Presidente Constitucional de la República a pesar del doble homicida y de haber sido prófugo de la justicia mexicana Alfonso Portillo Cabrera, alias “Pollo Ronco”. Y aún ahora, después de su gobierno, lleno de rateros y de haber cometido dos homicidios en la universidad comunista de Guerrero, en Chilpancingo, México, y de haber sido prófugo de la justicia durante varios años hasta que prescribió el caso, y después de haber cumplido su período presidencial haber huido de Guatemala cuando supo que iba a ser capturado para ser juzgado por peculado, y se refugió en México, donde residió durante cuatro años hasta que  fue extraditado a Guatemala para ser juzgado por el delito de peculado junto con dos de sus ministros y, por razones que para muchos juristas son totalmente incomprensibles, fue declarado inocente y dejado en libertad.

Fue extraditado en un avión del departamento de Justicia de EE.UU.

Lo sacaron a empujones del hospital militar y se lo llevaron EE. UU.

Primero había estado en la cárcel preventiva del cuartel Mariscal Zavala y alegó estar enfermo para ser trasladado al Hospital Militar, de donde que fue sacado de mala manera para ser extraditado a los Estados Unidos de América para ser juzgado en Nueva York por el delito de tentativa de lavado de dinero y fue condenado a prisión después de haber confesado su culpabilidad en el hecho de haberse adueñado de cheques del gobierno de Taiwán por US$2 millones y medio, donados a Guatemala por el gobierno de Taiwán para construir bibliotecas juveniles y no a título personal. Hay quienes opinan que el haberse declarado culpable fue un recurso o acuerdo con la fiscalía para facilitarle el juicio al juez, porque de lo contrario pudieron haberle tenido preso allá largo tiempo sin abrirle el proceso. No obstante, ahora que está a punto de cumplir su condena en los Estados Unidos de América, hay guatemaltecos que se aprestan a recibirle como si fuese una especie de “héroe nacional” y “víctima de la venganza del poderoso sector privado del país”, porque eliminó las concesiones de exclusividad del cemento, la carne de pollo, la carne de res y de la cerveza porque permitió la entrada de la cerveza brasileña Bravha.

No se puede creer que ya haya vallas publicitarias monumentales por todas partes del país convocando a los guatemaltecos a asistir a darle la bienvenida al aeropuerto La Aurora y que hace algunos días haya habido una manifestación con numerosos jóvenes portando fotografías a colores de el expresidente Portillo, como parte de la campaña que se está realizando para recibirle “victorioso”, como desafortunadamente dijo a los periodistas Martín Pellecer y Harris Whitbeck en una entrevista en la página web denominada “Nómada”, el licenciado Edmond Mulet, para tratar de justificar el hecho que acudió al llamado de Portillo a la cárcel de Denver, Colorado, y que éste le haya dicho que si llegase a apoyar a algún candidato presidencial sería a él si lleva como vicepresidente a Edgar Gutiérrez, ex ministro de Relaciones Exteriores durante su gobierno y actual columnista de elPeriódico, a quien se deben tantas cosas desafortunadas que han ocurrido en el país, como que a él se debe que Guatemala haya firmado un acuerdo con la ONU para la integración de la desaparecida CICIACS, con el nefasto español Carlos Castresana a la cabeza, así como esa ONG de Organización de Derechos Humanos del Arzobispado (ODEHA) y su participación en lavar la escena del crimen cuando el asesinato del obispo Gerardi. A pesar de mi respeto y simpatía personal por Edmond Mulet yo votaré por cualquiera de los demás candidatos. Aunque, en mi opinión, esta podría ser una buena papeleta, de no ser por el hecho que Edgar Gutiérrez representa la peligrosa tendencia marxista-leninista del llamado “Comunismo Siglo XXI”, y ha tenido una activa militancia marxista en nuestro país. Sobre todo si se la compara con las otras candidaturas que se ven en el horizonte, entre las cuales estarán en competencia no quién ganará la presidencia sino quién quedará en el último lugar. Hasta el momento, los pre candidatos presidenciales son: Manuel Valdizón, por el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER), Alejandro Sinibaldi, por el partido oficial denominado Patriota, Sandra Torres Casanova, por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Roberto González Díaz Durán (alias “Canela”), por el partido Compromiso, Renovación y Orden (CREO), Zury Ríos Sosa por el partido Libertador Progresista (PLP), el empresario automovilista y pastor evangélico Cromwell Cuestas por el partido Visión con Valores (VIVA), Juan Guillermo Gutiérrez por el Partido de Avanzada Nacional (PAN), Yuri Mellini por el partido Winac de Rigoberta Menchú y por el partido de los ex guerrilleros Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), Mario Estrada por el partido de Unidad del Cambio Nacional (UCN), el ex banquero José Ángel López por el partido Encuentro por Guatemala de la diputada Nineth Montenegro, y Rocsanda Samayoa Serovic, acompañada de Jaime Arimany por el partido Victoria, del ex alcalde de Mixco Abraham Rivera, aunque todavía no se han puesto de acuerdo en el precio que deberán pagar por el partido. Esta es una larga lista como si fuese el cartón de bingo o de una lotería y, francamente, llama a la hilaridad. Está demostrado que en Guatemala cualquiera se cree presidenciable. Entre todos estos pre candidatos ¿quién cree usted que ganará, y quién quedará en último lugar?

Volviendo al retorno a Guatemala del ex presidente Alfonso Portillo, debe decirse que en varias encuestas políticas que se han hecho en el país, en particular una que publicó la revista ContraPoder, él ocupó el primer lugar en la simpatía de los encuestados, al extremo de haberle calificado como “el mejor presidente de la historia reciente de Guatemala”. Lo cual me comprueba, una vez más, que los guatemaltecos tenemos muy corta memoria histórica. Es indudable que Portillo tiene numerosos seguidores, admiradores, partidarios y amigos. No se le puede negar. Al extremo que el destacado columnista de la revista ContraPoder Gustavo Berganza en el último número le llama “leyenda” y le equipara a Nelson Mandela. Su teoría me parece sumamente absurda, pero a continuación voy a reproducir su artículo para que vean lo desvergonzado que es Gustavo Berganza.

Portillo, leyenda

Los años de cárcel parecen haberle dado al expresidente la madurez y la visión que le hacían falta.

Por Gustavo Berganza

Periodista y sociólogo.

Cuando Nelson Mandela fue condenado a prisión, era un revolucionario común y silvestre. Con gran carisma y poder de convocatoria, pero muy al estilo de lo que podía esperarse de alguien que se rebelaba contra el statu quo en los violentos años 60.

En la cárcel se operó su transformación. La soledad, el encierro, las lecturas, las reflexiones… lo transformaron en el hombre sereno y sabio que irradiaba paciencia y una gran paz interior. Estar aislado, solo en compañía de sus pensamientos, lo convirtieron en ese símbolo que sacó a Sudáfrica del apartheid y logró la igualdad para el pueblo zulú, sin que el país cayese en el caos ni la violencia racial.

La entrevista que la revista ContraPoder le hizo a Alfonso Portillo nos pinta, salvando las distancias, un cuadro que puede ser similar. Si ya el expresidente se caracterizó por ser uno de los políticos más ilustrados y reflexivos que irrumpió en la vida política nacional en el presente siglo, los años de fuga y luego de encierro parecen haberle dado la madurez y la visión que le hacían falta.

No es que Portillo tenga la estatura internacional de Mandela, ni una biografía de sacrificios en la que la lucha por abatir la injusticia sea su característica distintiva. Sin embargo, la humillación de haber sido sindicado de delincuente, su captura, el despojo de su fortuna, el suicidio de su primera esposa y los años de prisión en Estados Unidos parecen haber propiciado la transfiguración de la personalidad de quien antes era un bravucón de barriada.

Por supuesto, hay quienes dudamos que en esos largos años de aislamiento y encierro hayan “purificado” a Portillo del efecto pernicioso de amistades como los hermanos Salán, o que su espíritu haya “sanado” de los vínculos con el grupo militar que desfalcó al Instituto de Previsión Militar (IPM), quebró al Banco del Ejército y saqueó al ministerio de la Defensa. Además, es inevitable enarcar las cejas cuando se constata que Julio Girón continúa siendo tan cercano e indispensable para él.

A pesar de ello, las circunstancias y el tiempo han depurado la biografía pública, la imagen popular de Alfonso Portillo. Entre sus seguidores, no se recuerda cómo durante su mandato se afianzaron las mafias dentro del Gobierno. Entre sus seguidores, se evoca al mandatario que no se dejó intimidar por poderosos productores de pollo y de azúcar. Se le recuerda porque elevó el salario mínimo,mantuvo a raya el costo de la vida y porque su gobierno inició el reparto de fertilizantes. Además, quitó varios monopolios como el pollo, la harina y la carne, además de la cerveza, para lo cual trascendió que recibió US$850 mil de los importadores de la cerveza brasileña Brava.

“Hay quienes dudamos de que esos años de aislamiento hayan purificado a Portillo del efecto pernicioso de amistades como los hermanos Salán”.

En esa percepción que lo eleva a los altares políticos se resalta la narración de radio y televisión que mostró el violento apresuramiento con el que se le sacó de su lecho de enfermo y cómo se le llevó, cual si fuese un peligroso asesino narcotraficante, a sirena abierta, para entregarlo a los mariscales federales estadounidenses.

Pareciera ser que, al menos de momento, Portillo leyenda prevalece por encima de Portillo realidad. Y la entrevista publicada la semana pasada en este semanario abona en beneficio de la imagen del expresidente.

No será Mandela, pero es evidente que Alfonso Portillo ha sabido cultivar una nueva imagen que podría ser capitalizable para reformar nuestro ruinoso sistema político. (Fin del oprobioso artículo de Gustavo Berganza en la revista ContraPoder)

¡Háganme el favor! ¡Es inadmisible que Gustavo Berganza haga un parangón entre el líder pacifista de África del Sur que combatió al Apartheid Nelson Mandela con un homicida confeso y ladrón confeso como Alfonso Portillo! Creo que si Gustavo Berganza todavía tiene un poquito de vergüenza se le debería caer la cara.

9 ex presidentes latinoamericanos han sido juzgados por la justicia

Alfonso Portillo no ha sido el único mandatario latinoamericano en ser juzgado por la justicia.

  • Una larga lista de presidentes latinoamericanos juzgados o investigados por corrupción durante sus gobiernos, ha estado presente en la agenda mediática en los últimos años, sin embargo muchos de estos han logrado evadir la justicia o conseguir que se les impongan penas mínimas.

Entre los expresidentes que han sido juzgados o investigados por corrupción están: Miguel Ángel Rodríguez de Costa Rica, quien había sido electo Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y tuvo que dimitir cuando transcendió que iba a ser juzgado por la justicia costarricence y regresó a Costa Rica, donde fue aprehendido en el aeropuerto; también el ex presidente Rafael Angel Calderón Fournier fue enjuiciado por peculado y sentenciado a cárcel domiciliaria; Alberto Fujimori, Alejandro Toledo y Alan García de Perú; Mireya Moscoso Panamá; Alfonso Portillo Guatemala; Arnoldo Alemán y Henrique Bolaños Geyer de Nicaragua; y Federico Franco de Paraguay.

En El Salvador, la Asamblea Legislativa ha instalado una comisión para investigar al expresidente Francisco Flores, para que explique el paradero de los $10 millones donados por Taiwán, entre 2003 -2004.

El expresidente costarricense Miguel Ángel Rodríguez que fungió como jefe de Estado entre 1998 y 2002 fue condenado a 5 años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos durante 12 años, por haber recibido $14 millones de dólares de la empresa de telecomunicaciones ALCATEL a cambio de contratos públicos.

Alberto Fujimori expresidente de Perú que gobernó ese país entre los años 1990 – 2000 fue condenado a siete años y seis meses por haber pagado 15 millones de dólares del erario público a su asesor de seguridad Vladimiro Montesinos antes de huir a Japón y renunciar al mandato presidencial en el año 2000.

Alfonso Portillo expresidente de Guatemala fue extraditado el año pasado hacia los Estados Unidos acusado de conspiración por lavado de $70 millones. Portillo gobernó Guatemala entre 2000 – 2004. Según las investigaciones, el dinero que llegó a Europa provenía de tres fuentes: una donación de Taiwán para bibliotecas escolares, fondos para los refrigerios escolar y dinero para construcción de carreteras.

Asimismo, la expresidenta de Panamá Mireya Moscoso quien gobernó ese país entre 1999-2004 fue investigada en el año 2004 por la justicia panameña por el uso de partidas secretas durante su gobierno y el destino de 45 millones de dólares donados por Taiwán. El Tribunal Electoral despojó a la exmandataria para poder ser investigada.

En ese mismo orden, el expresidente Alfonso Portillo de Guatemala fue extraditado el año pasado hacia los Estados Unidos acusado de conspiración por lavado de $70 millones, que según el gobierno estadounidense el exgobernante habría utilizado el sistema bancario de ese país para transferir fondos hacia cuentas familiares en Europa. Portillo gobernó Guatemala entre 2000 – 2004. Según las investigaciones, el dinero que llegó a Europa provenía de tres fuentes: una donación de Taiwán para bibliotecas escolares, fondos para los refrigerios escolar y dinero para construcción de carreteras.Y el hecho de que otros ex presidentes latinoamericanos hayan sido procesados por diferentes delitos, no le exime de sus delitos.

La primera esposa del ex presidente Alfonso Portillo, María Eugenia Padua González, de 46 años, se quitó la vida de un balazo en la cabeza, y su cuerpo fue localizado en su casa ubicada en Chilpancingo, Guerrero, México, informó la Policía Preventiva Municipal de la localidad. María Eugenia Padua era abogada y tuvo con Portillo una hija que se llama Otilia. Ambas prestaron sus nombres para que el ex gobernante abriera cuentas bancarias donde depositó dinero, producto de varios desvíos que efectuó durante su gestión. Abrieron cuentas en Francia y en Luxemburgo. las cuales han sido congeladas. Se dijo que la licenciada Padua se suicidó porque estaba sufriendo una terrible depresión psicológica por temor a verse involucrada en el delito de lavado de dinero.

Arnoldo Alemán expresidente de Nicaragua que gobernó ese país entre 1997 y 2002, fue condenado a 20 años de cárcel en el año 2003 por los delitos de lavado de dinero, fraude, malversación de fondos del Estado. En el 2009 fue  sobreseido definitivamente de los delitos que se le acusaban.

Otro de los expresidentes que ha sido investigado por delitos de corrupción fue el expresidente Enrique Bolaños, que gobernó Nicaragua entre el 2002-2007, a quien la Fiscalía de ese país lo acusó de malversación fondos del erario público.

Asimismo, los expresidentes  peruanos Alan García y Alejandro Toledo fueron investigados por la Fiscalía y la Procuraduría Anticorrupción de ese país acusados por el supuesto delito de corrupción.

El expresidente de Paraguay Federico Franco y su esposa la senadora Emilia Alfaro, han sido investigados por la Fiscalía Paraguaya por supuestos actos de corrupción al favorecer a empresarios participantes en licitaciones para contrataciones de servicios. Franco asumió el cargo en su carácter de vicepresidente, tras la destitución por parte del senado de su predecesor Fernando Lugo.

Su ex esposa, Evelyn Morataya, opina que debe regresar si es un proyecto coherente

En una entrevista que le hizo el diario Siglo.21 por medio de correo electrónico, la ex esposa de Alfonso Portillo cree que debe regresar a Guatemala y aportar a la política nacional lo que ha aprendido en los años que ha vivido en cautiverio, asegurando que ella cree que “ha cambiado mucho” y que “no volvería a cometer los mismos errores”. Pide a quienes critican al ex presidente “que lo escuchen antes de descalificarlo”. Evelyn Morataya ha vivido en la Ciudad de México con su hija menor, Gabriela Portillo Morataya, durante los cuatro años que transcurrieron desde que Portillo huyó a ese país como prófugo de la justicia guatemalteca. Gabriela nació cuando Portillo aún estaba en la Presidencia, el 10 de enero de 2011. Pero aunque ahora diga que su hija Gabriela preferirá que su papá regrese a vivir con ella a México, no debe olvidar que por haber sido expulsado de ese país cuando fue extraditado a Guatemala, nunca más podrá ser admitido en México, aunque lo desee. Me parece bien que regrese a su patria después de haber cumplido su condena, pero me parece inconcebible que se crea que él podrá inclinar el resultado de las próximas elecciones, a pesar de sus antecedentes. Comprendo que Portillo tenga amigos que le estiman y estarían dispuestos a aportar dinero para que se le reciba en el aeropuerto, pero de eso a que sea una persona tan influyente en la política nacional hay una enorme distancia. En una situación normal, él debería regresar discretamente a vivir con sus familiares y amigos, pero es inaudito que pueda ser un elemento determinante para elegir a nuestro próximo presidente. Pero si así fuere, dan ganas de apagar la luz e irse a vivir a otra parte donde haya más dignidad. Y tendríamos que darle la razón al columnista Andrés Zepeda en la calificación tan ofensiva que hizo sobre nuestro país. Sin embargo, hay quienes creen que al haber quedado en libertad en los Estados Unidos, la suerte de Portillo aún no ha terminado. Se cree que el gobierno de Francia pedirá su extradición para juzgarle por lavado de dinero o que la CICIG todavía tiene otros recursos legales para que siga en la cárcel. ¡Quién sabe! Yo no le deseo ningún otro problema, porque creo que ya ha pagado toda su culpa en las cárceles en las que ha estado, pero creo que de su discreción dependerá el no seguir provocando vientos en su contra, porque quien siembra vientos cultiva tempestades.