MISCELÁNEA 30/12/15

Militarización de la idolatría

El escándalo que se armó en el país cuando circuló la invitación que está debajo, me hace escribir más ampliamente sobre el tema del supuesto ascenso del grado de coronel a general del Ejército al Jesús Nazareno de La Merced. La primera pregunta que surge es ¿Quién es el culpable? ¿De quién fue la mala idea? Algunos se inclinan por dar la responsabilidad al padre Orlando Aguilar, cura párroco de La Merced, pero él ha declarado a un importante medio virtual y explicó en su homilía de la misa de medianoche que fue llamado a acudir a Casa Presidencial y que asistió con dos testigos, donde se acordó que el 3 de enero próximo, a las 12 horas, el Jesús Nazareno de La Merced sería ascendido del grado de coronel al grado de general del Ejército para celebrar los 300 años de su consagración. Otros –sobre todo miembros de la izquierda política– han especulado que ha sido una estrategia del Ejército con fines inconfesados. El caso es que en las invitaciones que circularon aparecen el escudo de armas del Estado y el anuncio de que el Presidente de la República haría ese supuesto ascenso.

Las invitaciones que circularon

Estas fueron las invitaciones que circularon

El caso es que si esta invitación no fue autorizada por el gobierno, los autores han incurrido en un delito. No pasó mucho tiempo para que el Presidente de la República, licenciado Alejandro Maldonado Aguirre, en su calidad de Comandante General del Ejército, aclarara que él no ha promovido otorgar ese grado militar simbólico al Jesús Nazareno de la Merced.

COMUNICADO DE MALDONADO AGUIRRE

No es nada nuevo el hecho de emplear las imágenes de Cristo como elemento político de la extrema derecha. Durante la oposición anticomunista del partido Movimiento de Liberación Nacional (MLN), que encabezó el máximo líder del anticomunismo, licenciado Mario Sandoval Alarcón, se declaró “Capitán general de la Liberación” al Cristo Negro de Esquipulas, y lo sacaron en procesión por las calles de la capital encabezada por el propio Arzobispo Metropolitano, Mariano Rossell y Arellano, como puede verse en la foto de abajo de la procesión pasando frente al Palacio Arzobispal y la Catedral Metropolitana. El venerado Cristo Negro de Esquipulas jugó un papel político preponderante anticomunista para derrocar al régimen del coronel Árbenz.

liberacion1

Con el lema de “Dios, Patria y Libertad” que identificaba al partido Movimiento de Liberación Nacional (MLN), el “Cristo Negro” de Esquipulas recorrió primero las calles de la capital y después todo el país, a manera de campaña política en contra del gobierno del coronel Jacobo Árbenz Guzmán, con el abierto apoyo de la Central Intelligence Agency (CIA) de los Estados Unidos, durante el gobierno del general Dwight D. Eisenhower y de la poderosa compañía bananera de Boston United Fruit Company y del nefasto embajador estadounidense John D. Peurifoy. En primera fila de la procesión política puede verse al Arzobispo Mariano Rossell y Arellano.

Esta foto de la procesión del Cristo Negro de Esquipulas fue tomada en la esquina de la sexta avenida y sexta calle de la zona 1, frente al despacho presidencial en el Palacio Nacional y a un costado de la Catedral y del Palacio Arzobispal.

Esta foto de la procesión política del “Cristo Negro” de Esquipulas fue tomada en la esquina de la sexta avenida y sexta calle de la zona 1, frente al despacho presidencial en el Palacio Nacional y a un costado de la Catedral y del Palacio Arzobispal. Entre los “devotos” manifestantes puede identificarse a destacados políticos anticomunistas.

Los políticos anticomunistas en las manifestaciones con el “Cristo Negro” de Esquipulas no llevaban guarda espaldas, ni vehículos blindados, ni ningún tipo de protección armada, sino se protegían con incienso que quemaban al paso de la procesión política. Y una gran cantidad del pueblo, tan católico como anticomunista, les acompañó por todo el país. Este mismo Jesús Nazareno de iglesia de La Merced fue nombrado coronel del Ejército en 1856, por el presidente vitalicio ultraconservador Rafael Carrera y un día ordenó que saliera en procesión de rogativa para pedir por la paz de Centroamérica por la amenaza de la invasión de los filibusteros al mando del aventurero William Walker. El general Carrera era ferviente católico, ignorante y ultraconservador, y le otorgó el grado de coronel del Ejército al Jesús Nazareno de La Merced. La batalla contra los invasores filibusteros se ganó gracias a la participación de Guatemala, lo cual fue conceptuado por los supersticiosos como un milagro.

El ídolo de piedra a Pascual Abaj

El ídolo de piedra Pascual Abaj

A corta distancia de la iglesia y del calvario católicos de Chichicastenango, en una montaña que está corta distancia, los indígenas de la zona han venido venerando al ídolo Pascual Abaj, a quien le llevan todo tipo de ofrendas, principalmente flores y alimentos. Aunque para que lo sigan haciendo sin problemas los sacerdotes católicos les han agregado unas cruces de madera como presencia del catolicismo.

Ofrendas al ídolo Pascual Abaj en Chichicastenango

Ofrendas al ídolo Pascual Abaj cerca de Chichicastenango

Nadie puede negar que los primeros pobladores de estas tierras eran idólatras, pero los ídolos de entonces eran de piedra, como Pascual Abaj. En tanto que los idólatras modernos dejaron la piedra por la madera y el yeso.

Leyendo el Evangelio según Jesucristo encontré que “Todas las personas que adoran ídolos o que respetan las imágenes religiosas en cualquier sentido son señaladas por Dios como los objetos especiales de su ira y su castigo. Dios dice en Exodo 5:20 que todos los idólatras le aborrecen y en Deut.7:9 Dios dice que dará el pago en su cara a quienes le aborrecen, destruyéndoles. Dice que no dilatará el castigo a quien odia, sino que en su cara le dará el castigo. Entonces, la idolatría es un pecado que despierta la ira de Dios en una forma especial.

“En esta prohibición están incluidos los ídolos, imágenes y muñecos de oro, plata, yeso, etc. que se encuentran en los templos católicos. Este mandamiento trata con la adoración de Dios a través de las imágenes. El texto dice: “No te inclinarás ante ellas, ni las honrarás”. Es importante señalar que este mandamiento no prohíbe el arte, la pintura o la escultura, sino que prohíbe el uso de imágenes religiosas en la adoración de Dios.

Y esta frase lapidaria:

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen, Y que hago misericordia en millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.” (Exodo 20:4-6)

Twitter@jorgepalmieri

Comments are closed.