EL ESTADO DE LA NACIÓN

La grave crisis gubernamental

Durante las últimas dos semanas, la República de Guatemala ha venido atravesando por un período histórico insólito de crisis gubernamental que puede analizarse de dos maneras: 1) un aspecto negativo por el sentimiento de asco, de vergüenza y de repudio nacional por el insólito grado de corrupción que se produjo en el transcurso del desafortunado gobierno del partido llamado “patriota” –que de patriota solo tiene el nombre, pero tiene mucho de incapaz y de corrupto–, encabezado por el binomio integrado por el general (retirado) Otto Fernando Pérez Molina y la licenciada en Ciencias de la Comunicación Ingrid Roxana Baldetti Elías de Paz; y 2) tiene también un aspecto positivo por el sentimiento de satisfacción y orgullo que hay por los resultados obtenidos gracias a las investigaciones y revelaciones del Jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), doctor Iván Velásquez Gómez, y de la Fiscal General de Guatemala y Jefa del Ministerio Público (MP) licenciada Thelma Esperanza Aldana Hernández de López, que han tenido como consecuencia primero la renuncia de la vicepresidenta Baldetti Elías; y, posteriormente, el allanamiento de su residencia y su posterior aprehensión en un centro hospitalario privado en el que se había recluido y su encarcelamiento en una cárcel preventiva para hombres, acondicionada en el cuartel militar Matamoros, donde permanecerá hasta que mañana, lunes, a las 9 de la mañana acuda al 14 nivel de la Torre de Tribunales a su primera audiencia, donde el juez Miguel Ángel Gálvez tiene programado tomarle la primera declaración en relación a los señalamientos que provocaron su captura, el pasado viernes, en el Centro Médico, zona 10. Ese día, la CICIG y el Ministerio Público la acusaron de dirigir junto a Otto Pérez Molina la estructura criminal de defraudación fiscal por medio del contrabando a través de la SAT, conocida como “La Línea”.

El ambiente de por sí es tenso en la instalación judicial debido a la presencia de decenas de agentes de las Fuerzas Especiales de Policía (FEP), que restringen de forma recia los accesos hacia el nivel 14 donde la diligencia debe realizarse. También es notorio el incremento de personal de seguridad del Organismo Judicial y de guardias del Sistema Penitenciario.

Esto se ha logrado gracias al actual comisionado de la CICIG, doctor Iván Velásquez, y la Fiscal General del MP, licenciada Thelma Esperanza Aldana Hernández de López, sin desestimar las sucesivas manifestaciones multitudinarias pacíficas que se han venido repitiendo los sábados, a partir del 19 de abril, en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional de la Cultura, sin que hasta la fecha se haya derramado ni una sola gota de sangre.

Todo esto se ha logrado gracias a que el actual comisionado de la CICIG, Iván Velásquez Gómez, con la decidida y valiosa colaboración de la jefa del MP, Thelma Esperanza Aldana Hernández de López, repito, han trabajado con éxito para llegar a esos resultados después de haber escuchado un gran número de llamadas telefónicas interceptadas y de haber revisado muchísimos documentos comprometedores para los encartados en la organización delictiva “La Línea” en la Superintendencia Tributaria (SAT) y en la Vicepresidencia de la República, donde el secretario de la vicepresidenta Baldetti, Juan Carlos Monzón, hoy prófugo de la justicia, era el principal operador de esa organización que lucraba con el contrabando aduanal. El 16 de abril pasado el MP y la CICIG dieron a conocer la existencia de una estructura delincuencial que operaba en la SAT y las aduanas del país y defraudaba al Estado lucrando con contrabando, con lo cual algunos importadores pagaban comisiones que llegaban a sumar varios millones. Según la denuncia, este grupo criminal venía operando desde mayo del 2014, aunque se sospecha que era una continuación de la llamada “Red Moreno” que operaba impunemente en 1999, pero se creía que ya estaba extinguida, en la que participaban varios personajes del gobierno, entre ellos el posterior presidente Alfonso Antonio Portillo Cabrera (período 2000-2004) y algunos altos jefes militares, como el general (retirado) José Efraín Ríos Montt, ex gobernante de facto, y el general retirado Francisco Ortega Menaldo, jefe del EMP del presidente Jorge Serrano Elías. Se estima que semanalmente obtenían sobornos por más de Q2 millones, de los cuales la mitad era para que se la dividieran el presidente Pérez Molina y la vicepresidenta Baldetti Elías, y los principales operadores de la organización eran Juan Carlos Monzón Rojas (actualmente de fuga), ex secretario privado de la vicepresidenta, y Salvador Estuardo González (alias “Eco”), a quien unos de los implicados consideran que es el “sapo” que ha dado a la CICIG y al MP información muy importante probablemente en calidad de testigo protegido.

Entre otras cosas, hay indicios de que de  la semana comprendida entre el 2 y el 6 de septiembre de 2014, los mandatarios se habrían repartido Q2 millones 76 mil, mientras que a Juan Carlos Monzón le habrían correspondido Q310 mil y a Salvador Estuardo González Q290 mil. El jefe de la CICIG Iván Velásquez ha dicho que la injerencia de González era tan importante que manejaba las finanzas de “La Línea” y coordinaba y opinaba sobre los nombramientos de los más altos funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), tales como Carlos Muñoz y Omar Franco, quienes también han sido acusados y están detenidos preventivamente. Supuestamente, el centro de operaciones de “La Línea” era la boutique “Emilio”, situada en la 16 calle 3-13 de la zona 10 de la ciudad capital, propiedad de Luis Mendizábal, quien también se encuentra prófugo de la justicia.

Cómo operaba “La Línea”

Se cree que el grupo de importadores que se acogían a “La Línea” tenía contacto con una red de agentes y tramitadores de aduanas que se encargaban de hacer la operación. Este grupo facilitaba los contactos con la estructura criminal por medio de un número de teléfono, por lo que se autonombraba “La Línea”. Los funcionarios públicos, de acuerdo con los agentes y tramitadores de aduanas, diseñaron una tabla paralela que designa los parámetros del pago de los impuestos que les permitía estafar al fisco y el pago de los sobornos que se repartían los dirigentes de “La Línea”. Luego, la revisión y ajuste del control de las mercancías importadas que ingresaban en contenedores por las aduanas de los puertos Quetzal en el Pacífico y Santo Tomás en el Atlántico, eran alterados por los miembros de “La Línea” con vínculos con la SAT. En esa forma, se ofrecía al importador un método para pagar menos impuestos de importación por las mercancías que importaban a cambio de una cantidad para los miembros de “La Línea”.

Era obvio el conocimiento y la participación de Pérez Molina y la Baldetti

Siempre creí que estaban equivocadas las personas que pudiesen creer que Juan Carlos Monzón Rojas estuviese actuando por su propia cuenta, es decir a espaldas de su jefa y vieja amiga, la vicepresidenta Ingrid Roxana Baldetti Elías, ni lo supiese tampoco el presidente de la república, su conmilitón, aunque Pérez Molina es de una generación anterior y se graduó en la Escuela Politécnica de Guatemala y Monzón se graduó en la Academia Francisco Morazán de Honduras. Más aún, no se creía posible que la vicepresidenta Baldetti pudiese esconder esa millonaria actividad ilícita al mandatario que, además, desde un principio del gobierno se ha rumoreado que han sido amantes desde que él era Jefe del Estado Mayor Presidencial del presidente interino Ramiro De León Carpio y ella había sido subsecretaria de la oficina de Relaciones Públicas del gobierno del ingeniero Jorge Serrano Elías. De manera que el hecho que ahora que la CICIG y el MP hayan involucrado también a Pérez Molina, no fue ninguna sorpresa. Era obvio que ambos participaban en ese lucrativo negocio ilícito. Que ambos recibían de Juan Carlos Monzón y demás compañeros de la red criminal denominada “La Linea” la mayor parte del fruto del contrabando. Y ahora la CICIG y el MP lo han confirmado al solicitar que se le retire a Pérez Molina el derecho a antejuicio. Desde cuatro meses antes se sospechaba de la participación de la entonces vicepresidenta Baldetti en “La Línea”, pero no fue sino después un allanamiento en la oficina de Salvador Estuardo González (alias “Eco”), cuando se encontraron indicios contundentes de su participación. Porque se encontraron seis cheques del Banco Rural a nombre de Roxana Baldetti, desde febrero a agosto de 2014, los cuales suman Q7 millones 958 mil 873. Y también se encontraron documentos de adquisiciones de bienes y compras a nombre de ella y su esposo, Mariano Paz y un hijo del matrimonio, de nombre Luis Pedro Paz Baldetti.

portada-Se ha rumoreado que Ingrid Rozana Baldetti Elías y Otto Fernando Pérez Molina son amantes, pero nunca se les ha podido probar que lo sean. Sin embargo, se cree que lo son desde que él era Jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP) del presidente Ramiro De León Carpio (1993-1996).

En vista de que ya se esperaba la captura de la ex vicepresidenta, ella se refugió en el Centro Médico desde el viernes anterior, para someterse a los cuidados de su médico personal, doctor Joaquín Estuardo Ligorría, quien dijo que tenía dos infecciones que ponían en peligro su salud. Pero aunque el jueves de dijo que había sufrido un “pre infarto”, su estado de salud era estable, como lo confirmó el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), y se concluyó que no era necesaria su hospitalización y podía recibir tratamiento ambulatorio. Después de haberse conocido este informe, se ordenó su traslado a las instalaciones que sirven de cárcel de mujeres en el cuartel militar de Matamoros. Sin embargo, su abogado defensor, licenciado Mario Cano, trató de evitarlo al presentar un recurso de exhibición personal aduciendo que se ponía en riesgo su salud y su integridad.IMG-20150821-WA0068

El juez Miguel Ángel Gálvez notifica en el Centro Médico su orden de captura a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti Elías.

El viernes pasado, Miguel Ángel Gálvez, juez de Mayor Riesgo B, giró una orden de aprehensión en su contra por los delitos de asociación ilícita, caso especial de estafa y defraudación aduanera. Después de esto, médicos del INACIF acudieron a examinarla y redactaron un informe clínico en el que aseguraron que podía ser ingresada a la “carceleta” de la Torre de Tribunales. Pero, gracias a la gestión de su a¡bogado Mario Cano se las arreglaron para que fuese llevada al cuartel Matamoros, aduciendo medidas de salud y seguridad.

En la acción de exhibición personal planteada por la abogada Ana Lucía Alejos Botrán, se indicó que la ex vicepresidenta Baldetti Elías debió ser enviada a la “carceleta” de la Torre de Tribunales, o bien al Centro de Orientación Femenina, en la finca Pavón, o al Centro Preventivo para mujeres Santa Teresa, en zona 6, con el deliberado propósito de humillarla, después de haber sido una funcionaria pública que se ganó la antipatía, el rechazo y el odio de muchas personas por ser tan arrogante y prepotente a pesar de su origen humilde.

“Es un hecho notorio y evidente que se encuentra guardando prisión en un lugar que no es para mujeres”, argumentó Ana Lucía Alejos Botrán. “Está en un pabellón para oficiales mujeres (no perteneciendo ella al Ejército de Guatemala ni estando de alta), lo cual bajo ningún punto de vista llena los requisitos de un centro de detención legalmente establecido en Guatemala”, añadió.

Por ello, en el recurso solicitaron ordenar el traslado inmediato de Baldetti a un centro de detención legal y cuestionaron que la ex vicepresidenta “sigue ejerciendo sus influencias dentro del gobierno de Guatemala”.

Y como el recurso de exhibición personal también era para el presidente Pérez Molina, la jueza Pocón fue a buscarse a su residencia particular, en la zona 15, pero fue informada que el mandatario no se encontraba allí. Entonces fue a buscarle a Casa Presidencial, donde constató que no ha sufrido vejámenes, porque fue recibida y atendida por Pérez Molina.

Cuando trascendió la noticia de su captura, un numeroso grupo de personas se presentó frente al hospital privado para festejar con algarabía el hecho y expresaron su alegría con gritos alusivos y quemando “cadenas” de cohetillos, como podrán ver en este video, mientras los conductores de los vehículos que transitaban frente al Centro Médico sonaban su claxon para indicar que ellos también se unían a la celebración.

Imagen de previsualización de YouTube

IMG-20150821-WA0017

En vista de que no se retiraba el grupo de personas que frente al Centro Médico manifestaban ruidosamente su felicidad y algarabía por la captura de la ex vicepresidenta Baldetti, las autoridades tuvieron que hacer arreglos para sacarla del por el edificio de las Clínicas Médicas (situado en frente, a través de la calle, al que se tiene acceso por un paso aéreo) y en el estacionamiento había una camioneta negra blindada, marca Toyota, con los vidrios totalmente polarizados de negro, propiedad del ministerio de Gobernación, en la que la sacaron de las instalaciones y ella se agachó y apoyó la cara en las piernas de una mujer del Sistema Penitenciario que la custodiaba para poder ocultar la cara de las indiscretas cámaras de los periodistas. En ese trayecto probablemente recordaba la forma como ella solía conducirse cuando era la prepotente y arrogante vicepresidenta de la república, en largas caravanas de vehículos corriendo y rodeada de numerosos guardaespaldas. Sobre todo la vez que ella misma iba conduciendo a toda velocidad la camioneta por el bulevar Villa Hermosa en la que iba y chocó contra un vehículo tripulado por una mujer que pagó las consecuencias de la imprudencia de la entonces vicepresidenta de la república.

IMG-20150821-WA0039

La vicepresidenta Roxana Baldetti escondida mientras era conducida a Matamoros

Scan 152350005

(Tomado de Nuestro Diario del sábado)

Entre las incontables propiedades que se le atribuyen a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti está una mayoría de las acciones del periódico Siglo.21 adquiridas por Q20 millones del Estado inyectados a los cooperativistas que son accionistas de dicho medio. Sin embargo, quien la representa en ese medio es Salvador Eduardo González, alias “Eco”, a quien también se atribuye ser uno de los principales dirigentes de la organización delictiva autodenominada “La Línea”.

Scan 152350004Portada de Nuestro Diario del sábado

IMG-20150822-WA0014Portada de elPeriódico del sábado pasado. Parece que estuviesen a punto de besarse en los labios, pero en realidad ella le está diciendo algo al oído.

Se cree que la foto de arriba fue tomada cuando el presidente Pérez Molina visitaba a la ex vicepresidenta Baldetti Elías para darle su apoyo moral, inmediatamente después de haber sido aprehendida y trasladada al cuartel Matamoros, donde supuestamente  ocupa un lugar en un espacio que se supone acondicionada para mujeres mientras espera ser atendida en primera audiencia que tendrá lugar hoy lunes a partir de las 8 de la mañana.

La jueza de turno, Carmen Pocón, practicó ayer una exhibición personal, debido a que la abogada Ana Lucía Alejos Botrán planteara la acción por la mañana con el fin de definir su situación y solicitar que se ordene un cambio de centro.

“Ya establecimos que se encuentra en el cuartel de Matamoros, donde hay un área específica donde la tienen, no directamente en el Sistema Penitenciario (SP) de varones, sino que es en otra área”, indicó la jueza Pocón. Y especificó que la internaron en una habitación de un lugar cercado, por lo “improvisado” de la situación, al tratarse de la primera mujer en ser recluida en el cuartel de Matamoros.

La jueza Pocón explicó que en el momento de la visita no se encontraban ni familiares ni su abogado con ella, y que únicamente había mujeres del Servicio Penitenciario (SP) custodiándola.

Pero realmente le concedieron el privilegio de ocupar una casa independiente adentro de las instalaciones del cuartel de Matamoros.

En resumen: es impresionante el odio que ha despertado entre muchos guatemaltecos la ex vicepresidenta de la república, Ingrid Roxana Baldetti Elías de Paz. Y pensar que ella juró “por mi madre que ya está muerta que nunca me he robado un centavo”, Y creo que dijo la verdad, porque no fue solamente un centavo lo que se robó, sino millones de dólares que depositó en varias cuentas bancarias en Guatemala y otros países y con los que adquirió una gran cantidad de propiedades de toda clase.

Mensaje del presidente Otto Pérez Molina

IMG-20150823-WA0068

En el transcurso de la tarde del sábado, mientras muchos miles de manifestantes se reunieron en la Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional de la Cultura para exigir de nuevo la renuncia del presidente Pérez Molina, en Casa Presidencial se reunieron los consejeros del mandatario para determinar cuál debería ser la actitud que se debía seguir para justificar al presidente Otto Pérez Molina y decidir lo que éste debía de hacer. Mientras tanto, por las redes sociales se especulaba si el general retirado y acusado de cometer tanta corrupción iba a huir del país, si se iba a ir a Corea del Sur, o a Panamá o a Venezuela.  Pero nada ocurrió esa noche. Y al día siguiente (ayer domingo) volvieron a reunirse muchas personas frente a Casa Presidencial exigiendo la renuncia del presidente. Y se especulaba que ya había firmado su renuncia. Se llegó al extremo de decir que algunas personas vinculadas con la familia Pérez-Leal sabían que ya había presentado su renuncia y solo estaba negociando su seguridad y la de su familia. Hasta que por la tarde se anunció que el presidente Pérez Molina no daría una Conferencia de Prensa esta vez, como suele hacer, sino se limitaría a pronunciar un discurso para informar al pueblo de Guatemala cuál es su decisión ante esta delicada situación de crisis de gobierno, cuando le han venido dejando solo los funcionarios que han sido aprehendidos y los ministros que posteriormente han renunciado a sus cargos y quienes le apoyaban, como el destacado empresario Dionisio Gutiérrez Mayorga y el directorio del CACIF le ha pedido que renuncie. Por cierto que Dionisio Gutiérrez le dirigió una carta cuya copia llegó a mis manos al presidente De León Carpio pidiéndole no olvidar a quienes le habían ayudado a llegar a la presidencia a raíz del “serranazo”. Y así fue como logró el apoyo Pérez Molina, a quien De León Carpio nombró Jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP) después de que éste, que era el Jefe de la Inteligencia Militar (G-2) participase en uno de los movimientos tendientes a derrocar al aprendiz de dictador Serrano Elías. Y hoy, cuando Pérez Molina se aferra a su cargo de Presidente de la República y se niega a escuchar el clamor popular que le exige que presente su renuncia y se vaya, también él se transforma en otro aprendiz de dictador. Parece esta situación obedece a una cuestión carmática.

En una Carta Abierta que el empresario Dionisio Gutiérrez publica hoy en una página de campo pagado en Prensa Libre, en su primer párrafo dice: “General, márchese usted. Ha perdido la confianza y el respeto de los ciudadanos. Ha permitido una vorágine de corrupción e incompetencia en su administración. Ha dado la espalda a las decisiones, reformas y proyectos que el país necesita.

Ante los ojos del pueblo, su gobierno se ha dedicado a vaciar las arcas del Estado y a entregar las instituciones de la democracia a una gigantesca estructura criminal. Presidente, usted permitió que la voracidad y ambición de su
gente provocara la muerte de inocentes que lo que buscaban era vida y salud”.

Pasadas las 9 y media de la noche, Canal Antigua transmitió el mensaje presidencial previamente grabado, pronunciado desde el “Salón de los Espejos” de Casa Presidencial, en el cual fueron abundantes las mentiras y privó el cinismo y un inconveniente espíritu de confrontación muy peligroso. Cualquiera diría que el presidente Pérez Molina estaba cantando la popular canción mexicana que en una parte dice “Díles que yo no fui”. Con voz enérgica de tono militar, se lavó las manos de toda la corrupción y agredió a los miembros del sector privado, a los medios de comunicación y a la “intervención extranjera”, sin duda aludiendo a la embajada de los Estados Unidos de América y al embajador Todd Robinson para darse aires de que es víctima de una intervención norteamericana. En cierto momento pidió perdón por los errores cometidos y concluyó su discurso diciendo “Que Dios les bendiga”, recurso del que se valen algunos demagogos para conmover a sus oyentes. Por cierto que tanto el texto como el final hicieron recordar las tácticas para resolver conflictos de Julio Ligorría Carballido, actual embajador en los Estados Unidos de América.

El presidente de la República salió a luz pública en un mensaje grabado, por primera vez después de las imputaciones del titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), Iván Velásquez, que lo señaló como principal cabecilla de la red de defraudación aduanera denominada La Línea. En dicho mensaje el mandatario aseguró que no renunciará y retóricamente criticó a empresarios, comunidad internacional, y a los investigadores del Ministerio Público (MP) y la CICIG.

Pérez Molina rechazó “categóricamente” el involucramiento que las instituciones encargadas de las investigaciones hicieron en su contra. “Rechazo categóricamente mi vinculación a la misma y el haber recibido dinero alguno de esa operación de defraudación aduanera., declaró, y agregó “Mi conciencia está tranquila” y que dará la cara y se someterá al debido proceso.

“Quiero que comprenda todo el pueblo de Guatemala que no hay una ‘Línea’, sino son dos, y hasta hoy solo ha aparecido la que recibe pero no la que paga, sin duda enraizada en el sector empresarial y que espero pronto aparezca en toda su magnitud”, dijo en el mensaje trasmitido por los medios de comunicación.

“Es una burla a la inteligencia de los guatemaltecos, lo único que procede es que renuncie y se someta a los tribunales”, ha insistido esta noche el presidente de CACIF, ingeniero Jorge Briz Abularach después de haber escuchado el mensaje  televisado del presidente Otto Pérez Molina.

“Estamos cansados de todas las mentiras y hechos de corrupción del actual gobierno”, dijo el presidente del CACIF, mientras el activista Gabriel Wer, del movimiento social JusticiaYa, calificó las palabras del mandatario como “totalmente irresponsables”.

Confirma que permanece “absolutamente ajeno a lo que sucede y el país necesita, hoy nos deja claro que no prevalecen más que sus intereses personales, por lo que tenemos que seguir denunciando, no podemos permitir que se mantenga en el cargo”, apuntó.

De su lado, el presidente del CACIF insistió que Pérez Molina tiene que dimitir para que, ya sin la inmunidad que lo proteja, pueda ser sometido a la justicia e investigado sobre los graves hechos de corrupción que le atribuyen el Ministerio Público y la CICIG.

Frente a la Casa Presidencial permanecía apostado un grupo de personas protestando contra el gobernante y pidiéndole su renuncia, y su reacción al escuchar el mensaje fue de insultos y expresiones como “¡no tiene vergüenza!… ¡Se está quedando solo y debe renunciar, es el colmo de los colmos!”. Y otras parecidas.

En síntesis, me parece inaudito que a pesar de las graves sindicaciones en su contra de parte de la CICIG y del MP, Perez Molina todavía tenga el cinismo de hablar en esa forma tan agresiva por radio y televisión. No cabe duda de que pretende acuartelarse en el poder, desafiando al clamor popular que pide que renuncie y se someta a los tribunales de justicia. Pero después de haber perdido a muchas de las gentes de su confianza que fueron aprehendidos por estar involucrados en hechos delictivos y de que le han renunciado varios ministros y otros altos funcionarios y por haber aludido a tantas personas y entidades, el presidente Pérez Molina se ha quedado solo, más solo que Adán en el Día de la Madre.

¿Conspiración o mala intención?
Carmen-OrtízCarmen Ortiz, analista y presentadora de los programas periodísticos denominados A las 8 y 45 y A las 10pm de canal Antigua afirmó con extrema ligereza que el vicepresidente de la República Alejandro Maldonado Aguirre padece de la enfermedad de Alzheimer. Tal parece que el propósito de esta afirmación es descalificarle en caso de que tras la renuncia de Pérez Molina él tenga que asumir el cargo de Presidente de la República porque es la representación de la institucionalidad. Por medio de la red social Facebook, el conocido activista de derecha, Ricardo Méndez Ruiz, dijo que cree que es parte de una conspiración de la izquierda para descalificar a Maldonado Aguirre cuando Pérez Molina renuncie y adueñarse del poder.

Yo tengo respeto y simpatía por la señora Carmen Ortiz, a quien siempre he considerado una persona seria y responsable, por lo cual me ha sorprendido mucho que haya afirmado semejante cosa sin ser especialista en la materia ni estar calificada para dar a conocer diagnósticos médicos como ese. Me sorprende y me extraña. Consulté por teléfono a mi amiga la periodista Claudia Méndez Arriaza, compañera de labores de ella en Canal Antigua y en la revista ContraPoder, quien me prometió que iba a preguntarle por qué lo había dicho, pero hasta el momento de escribir estas líneas aún no lo ha hecho.

Sin embargo, en mi experiencia personal, yo tengo suficientes motivos para creer que mi viejo amigo el licenciado Alejandro Maldonado Aguirre no está padeciendo de Alzheimer, porque hace pocos días vino a almorzar a mi casa y platicamos amenamente varias horas, durante las cuales recordó con sorprendente memoria un día que –siendo él embajador en México y estando yo de visita–, me invitó a almorzar, pero yo tenía compromiso de almorzar con mi entrañable amigo Mario Moreno Reyes “Cantinflas” y le respondí: “Le doy tres buenas noticias. La primera es que sí voy a poder ir a almorzar con usted; la segunda es que vamos a comer muy bien; y la tercera es que usted no va a tener que pagar ni un centavo porque vamos a almorzar con mi amigo Mario Moreno “Cantinflas“. Así fue, exactamente, hace muchos años, y me sorprendió que recordara todos los detalles de esa grata reunión con el mundialmente famoso mimo mexicano. Muchos detalles de los cuales yo mismo había olvidado. Por otra parte, durante nuestra amena conversación se desenvolvió con su habitual inteligencia y brillantez. En ningún momento me pareció que esté padeciendo de esa enfermedad mental degenerativa. Por el contrario. Me trajo a regalar su último libro, titulado Café de Juristas, espléndidamente editado en Guatemala por ServiPrensa.

New Doc 3_1

Café de Juristas es un libro voluminoso de 638 páginas, dedicado “a Mariem y Any, sucesivamente” y como un homenaje a sus amigos Roberto Herrera Ibargüen (qepd) y su esposa Carol Cole de Herrera (qepd), que contiene valiosas opiniones jurídicas de los juristas más destacados del mundo. En él se establece lo siguiente: “Este libro será distribuido a bibliotecas y universidades, facultades de Ciencias Jurídicas y Sociales, de Ciencias Políticas, de Comunicación y otras afines. Al público (incluye a catedráticos y estudiantes) se distribuirá a precio de costo (impresión y gastos administrativos) ingresos que formarán un fondo para nuevas publicaciones con temas jurídicos y políticos”. En una separata reproduce esta frase de Isaac Newton: “Si he podido ver más adelante es porque me he parado en hombros de gigantes”. Si eso es tener Alzheimer, Guatemala necesita a muchos que lo tengan.

El diario vespertino La Hora publicó el lunes 24 del mes en curso el siguiente artículo:

Salud de Maldonado Aguirre es óptima, según su comunicadora

Image-1

El vicepresidente de la república, licenciado Alejandro Maldonado Aguirre, se encuentra en buenas condiciones de salud, dijo a La Hora su comunicadora, Karen Cardona. En los últimos días trascendieron rumores sobre la posibilidad de que el vicemandatario sufre Alzheimer.

POR REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

Cardona desmintió los rumores que giran en torno a la salud de Maldonado Aguirre, el vicepresidente de la República, quien se ha caracterizado por tener una pobre agenda de actividades públicas.

En los últimos días trascendieron rumores sobre la posibilidad de que el Vicepresidente sufre una enfermedad que reduce sus capacidades mentales.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales.

Hoy, en su cuenta de Twitter, Maldonado (@amaldonadovice) tuiteó: Dijo el filósofo: “La vida está en manos de Dios, el honor está en nuestras manos”.

Maldonado asumió el pasado 15 de mayo en sustitución de Roxana Baldetti, quien ahora se encuentra en prisión por su presunta vinculación con el caso La Línea.” (Fin del artículo)

Por otra parte, Alejandro Maldonado Aguirre escribió recientemente el siguiente artículo:

FIELES A NUESTRA CONCIENCIA

 Alejandro Maldonado Aguirre

Miles de sentencias y autos discutidos y decididos en la jurisdicción constitucional van dejando las huellas de su técnica y de su contenido conceptual; sin embargo, nunca son exhaustivos ni tampoco plenamente satisfactorios. Siempre queda una íntima duda, algunas veces leve y otras, -más inquietante- acerca de su certeza. Esto sucede en cada conciencia que tiene por ella misma sentido de su dimensión humana. Reivindicar la virtud de la infalibilidad apareja arrogancia –que también, siendo terrenal, podría excusarse–, aunque advierte, cabalmente por ser imposible la clarividencia judicial, rotunda ineptitud para ejercer la magistratura a quienes se crean patentados de la verdad. La democracia encomienda la justicia a quienes son capaces de dudar de cualquier dogma, incluyendo los propios, pues solo los totalitarismos proclaman la omnipotencia de sus operadores.

La experiencia que puede adquirirse en el servicio público de la justicia, corrobora que ella no resulta tan expeditiva ni menos tan formularia como algunos censores externos la exigen. Recuérdese que existen normas indeterminadas, flexibles y abiertas, porque su deliberada generalidad fue concebida así para dar cabida en un texto supremo a toda una pluralidad.

Es posible, y ciertamente válido, que los litigantes expongan y aleguen según los intereses que representen y hagan las interpretaciones que a su criterio convengan. Ellos, al fin de cuentas, son parte de la controversia que los ha llevado ante la autoridad de los jueces. Si aquéllos se cargan de subjetividad no hacen más que acomodarla a su condición de sujetos del conflicto, y de ello deriva su parcialidad, condición que no cabe discutirles. Tal cosa no sucede con el juzgador, quien solo puede afirmar lo que está en posibilidad de demostrar. Tiene obligación de apreciar los hechos como son y no como parecen ser, y debe adjudicarles el valor jurídico que ellos tengan, según se lo dicten las reglas de una ciencia para la cual se ha preparado y para cuyo ejercicio el Estado lo ha investido.

En su ministerio el juzgador constitucional debe principiar sabiendo que un caudal de paciencia es su primera condición para cumplir su tarea. También entenderá que su misión no la va a encontrar solamente en las palabras prisioneras de la ley, y, aunque su imaginación navegue libre por la filosofía asentada pragmáticamente en los datos de la sociología, siempre va a requerir el fundamento de la ciencia jurídica para aproximarse lo más posible a lo cierto.

Quizás, por esa percepción de la complejidad del oficio judicial, se comprueba un dato empírico que registran las estadísticas: no son muchos los que sublevan su serenidad frente a un fallo adverso. Como suele ocurrir en las controversias de intereses, la resolución que las dirime tendrá que fallar a favor de uno con abatimiento de las pretensiones de su contraparte. El general acatamiento pacífico de lo resuelto revela una aptitud de respeto al estado de derecho, lo que abonaría a las virtudes, pocas o muchas, que tenga la sociedad nacional.

Contrario a esa conformidad con lo resuelto en los casos particulares, ocurre una situación distinta cuando se debaten asuntos que implican en el fondo una toma de posición ideológica. Éstas, como reflejo de condición social o económica, que han sido los motores de las grandes confrontaciones políticas, suscitan, excitan y afiebran los temperamentos que tratan de incidir, incluso por medios ajenos al proceso, sobre las decisiones de los tribunales constitucionales.

No tiene nada de extraño y tampoco debe ser repudiable que esos asuntos de interés social, comunitario, gremial, e inclusive clasista, desborden los estrados del tribunal y se ventilen en público. No podemos escandalizarnos de que, según la semántica estadounidense, los correctamente llamados pressure groups, actúen y se organicen en defensa de sus posiciones; desde luego   que para eso existen y son expresión propia del sistema democrático, el cual, desde sus orígenes griegos, es o tiene que ser esencialmente deliberativo. Tampoco resulta irregular que los medios de prensa asuman una línea editorial definida. Igualmente es legítimo y justo que la gente se manifieste en la calle y en la plaza. En conjunto, todo es opinión y todo puede ser aporte informativo para la valoración del caso. Sin embargo, para los efectos de la solución de un diferendo constitucional, importa que el discurso judicial se sustente en la razón metódica y no en el conteo de cabezas o en el peso de cualquier clase de poder.

La labor jurisdiccional no puede excluirse de la crítica, pero debe recordarse que todo enjuiciamiento también es relativo y, asimismo, expuesto a las vicisitudes que forman el criterio, bien sea maduro y ponderado o, para mal, fanático y corrosivo. Quizás, en esto de los comentarios, son tan destructivos los que acuden a la violencia del verbo como los que apelan a la seducción del elogio, puesto que el juez lo único que necesita saber, íntimamente, es que su discernimiento fue honesto y que su fallo fue justo.

Cerrar un ciclo con esta convicción, conforma una suficiente recompensa de desvelos y angustias por la aproximación a la verdad. Lograrla a plenitud es una meta sobrehumana, quizás nunca alcanzada por científicos, filósofos, teólogos, ni poetas. Pero luchar por ella siempre marcará la ética y el coraje de existir en comunidad, y a esa hazaña –fieles a nuestra conciencia- todos estamos invitados. (Fin del artículo)

Mi comentario: ¿quién puede creer que padece de Alzheimer la persona que escribió este excelente artículo?

Twitter@jorgepalmieri