MISCELÁNEA DEL 26/10/14

1.- Dos cataratas 

Hubiese querido escribir en estos días unas palabras sobre dos efemérides nacionales en sus respectivos aniversarios, pero tuve que someterme a operaciones en mis dos ojos, porque en ambos tenía cataratas y ya se me dificultaba ver y, sobre todo leer, lo cual ha sido una de las principales pasiones en mi larga vida. La que tenía en el ojo izquierdo era como “El salto del ángel”, la catarata más alta del mundo, de 979 metros de altura, situada en el parque Canaima, de Venezuela, porque ya se estaba endureciendo, y la del ojo derecho que era como las de Niágara, cuya caída es de aproximadamente 52 metros, y de relativamente bien unos 236 metros sobre el nivel del mar, por lo que todavía podía ver. Pero ya era urgente que me las quitaran y, después de indagar, acudí al cirujano doctor Jorge R. Hernández Cospín, en la clínica Visión Integral Guatemala, Servicios Oftalmológicos Asociados, quien primero me operó el ojo izquierdo, en el que las cataratas eran como las cataratas de Iguazú, y una semana después me operó el ojo derecho donde la catarata era solo como las de Niágara. Conste que la propaganda es gratis. No hubo rebaja posible, porque la encargada de ese departamento es la señora Gloria Cospín de Hernández, esposa del doctor Luis Felipe Hernández Matute y mamá del Dr. Jorge Hernández Cospín, hija de mi recordado buen amigo y colega periodista Miguel Angel Cospín (qepd), quien trabajó varios años en el vespertino El Imparcial. Pero a pesar de ser una señora muy agradable, es inflexible a la hora de cobrar las tarifas. Pero a pesar de ser un periodista sin recursos económicos, me operé ambos ojos gracias al apoyo de unos buenos amigos. Les comparto esta experiencia a todos los que puedan tener cataratas, para que se las operen cuanto antes. ¡Es milagroso! La operación es ambulatoria, no hay que hospitalizarse, no duele nada, ni molesta, y dura unos 40 minutos, tras de lo cual el paciente sale para su casa con un parche en el ojo operado, que le retiran al día siguiente. ¡Y después se vuelve a ver como cuando uno era joven! Gracias a lo cual ahora puedo volver a ver hasta lo que no me conviene.

Las cataratas del Iguazú se localizan sobre el río Iguazú, en el límite entre la provincia argentina de Misiones y el estado brasileño de Paraná. Están totalmente insertadas en áreas protegidas: el sector de la Argentina se encuentra dentro del parque nacional de Iguazú, mientras que la porción del Brasil se encuentra en el parque nacional do Iguaçú. El 11 de noviembre de 2011 (mismo día en el cual yo cumplí 83 años de edad en la fabulosa Ciudad de New York) fueron elegidas por la UNESCO como “una de las Siete maravillas naturales del mundo”

Están formadas por 275 saltos, el 80% de ellos se ubican del lado argentino. Un espectáculo aparte es su salto de mayor caudal y, con 80 metros, también el más alto: la garganta del diablo, el cual se puede disfrutar en toda su majestuosidad desde solo 50 metros recorriendo las pasarelas que parten desde Puerto Canoas, al que se llega utilizando el servicio de trenes ecológicos. Por este salto pasa la frontera entre ambos países. Se pueden realizar paseos en lancha bajo los saltos y caminatas por senderos apreciando algunos animales de la selva semitropical perteneciente al distrito fitogeográfico de las Selvas Mixtas de la provincia fitogeográfica paranense.

En el año 1542, mientras realizaba una travesía desde el océano Atlántico hasta Asunción del Paraguay, el adelantado conquistador español Álvar Nuñez Cabeza de Vaca divisó las sorprendentes cataratas del río Iguazú y las bautizó como “Saltos de Santa María”, nombre que con el tiempo fue reemplazado por su primitiva denominación guaraní Iguazú que significa “gran cantidad de agua”.

Las Cataratas de Niágara en español o Niagara falls en inglés

Las cataratas del Niágara son un grupo de cascadas situadas en el río Niágara, en la zona oriental de América del Norte, en la frontera entre Estados Unidos de América y Canadá. Situadas a unos 236 metros sobre el nivel del mar, su caída es de aproximadamente 52 metros. Comprenden tres cataratas: la “catarata canadiense” (Ontario), la “catarata estadounidense” en en Estado de Nueva York y la catarata más pequeña, denominada “Velo de Novia”. Aunque no tienen una gran altura, son muy amplias y las más voluminosas de América del Norte, ya que por ellas pasa toda el agua de los Grandes Lagos. Entre las cataratas canadienses y las estadounidenses se encuentra la Isla de la Cabra, Goat Island en inglés. Desde que fueron descubiertas por los colonizadores europeos se han hecho muy populares, no sólo por su belleza natural sino también por ser una gran fuente de energía y un desafiante proyecto de conservación medioambiental. Son un lugar de turismo compartido por las ciudades de Niagara Falls en Ontario, Canadá, y las Niagara Falls en el Estado de Nueva York. Durante el invierno se han congelado. El nombre “Niágara” es originario de una palabra iroquesa que significa “trueno de agua”. Los habitantes originarios de la región eran los ongiara, una tribu iroquesa llamada los neutrales por los conquistadores franceses, porque encontraron en ellos ayuda como mediadores en las disputas con otras tribus. Las raíces históricas de las cataratas del Niágara se encuentran en la glaciación, la cual culminó hace unos 10.000 años. Tanto la región de los Grandes Lagos de Norteamérica como el río Niágara son efectos de esta glaciación continental. Fue un enorme glaciar que avanzó sobre el área oriental de Canadá como una gran excavadora moliendo rocas y suelo, removiéndolos y profundizando algunos canales de ríos hasta convertirlos en lagos. De esta manera, aquel pequeño río se convirtió en las cataratas más conocidas del mundo.

La razón por la cual les he contado todo esto es porque anteriormente les había anunciado mi intención de publicar el video documental de la tragedia ocurrida en las oficinas de la Embajada de España en nuestro país, ocurrida el 31 de enero de 1980, lo cual haré en el siguiente blog. Pero hoy permítanme reproducir la columna de Alfred Kaltschmitt publicada en au habitual espacio en Prensa Libre sobre el testimonio del primer día de audiencia pública.

2.- Primera parte de un valioso testimonio

La hermana habla de la quema

La señora Mireya Molina Sierra escribió para Plaza Opinión este conmovedor relato del  primer día del juicio por los supuestos responsables de la quema de la Embajada  de España. Juzguen los lectores el punto de vista que siempre han tratado de ocultar. Lo reproduzco en su primera parte:
“Mi hermano, Adolfo Molina Sierra fue testigo ocular de la muerte de nuestro padre Adolfo Molina Orantes, quien fue tomado como rehén y sacrificado por los ocupantes de la Embajada de España, el 31 de enero de 1980. El embajador Máximo Cajal permitió que ocupantes armados entraran a la Embajada e impidió que la Policía rescatara a los rehenes, a quienes abandonó cuando ya no pudo mantener el control de la situación, ya que los líderes radicales decidieron que nadie saldría vivo de aquella toma. El embajador se dio a la fuga y nunca declaró ante la justicia.

ALFRED KALTSCHMITT
En el juicio contra García Arredondo, mi hermano fue llamado a dar su declaración tras 34 años de lucha por tratar de ser escuchado.

Al entrar a los tribunales, acompañado solamente por la familia inmediata, iba con mucha esperanza. Nunca imaginamos enfrentarnos a esas miradas de odio y resentimiento. El grupo de la Fundación Menchú y de no sé cuántas oenegés que viven de sacar dinero de estos casos, nos vieron venir como sus enemigos.

Me quise sentar en una silla vacía y me dijo una señorita que la silla estaba ocupada, que buscara otro sitio. Yo pensé: —’Aquí están todos los que deberían estar presos y el odio debería ser mío—’.

Se colocó al testigo en un escritorio al medio de la sala, los fiscales y querellantes a la izquierda, el acusado y su abogado a la derecha y los jueces al frente.

Un público de unas treinta personas ocupaba los asientos a su espalda. Entre los querellantes estaba Rigoberta Menchú.

Los que acompañamos a mi hermano, no pudimos mantenernos fríos, todos nos conmovimos y volvimos a revivir aquel infierno.

Cada año,  las mismas personas  han hecho un circo con los medios, han ganado dinero con nuestra tragedia y han jugado con la justicia. Cada año, las oenegés, el Gobierno y la Iglesia Católica apoyan a los grupos de guerrilleros que provocaron la masacre.

La verdad nunca se había dicho. La justicia nunca se llevó a cabo. Los rehenes fueron olvidados y nunca se tuvo la oportunidad de ser llevado a cabo un juicio. Hace 34 años se inició un proceso judicial ante los tribunales y “nunca” fue posible que se llevara a cabo un juicio. El embajador Máximo Cajal y López  era señalado como responsable de los hechos ocurridos en la Embajada de España, por haber violado los acuerdos de Viena.

El embajador Cajal ‘nunca se presentó a declarar’ ante el Tribunal de Guatemala. El Gobierno de la República, el Organismo Judicial, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio Público de Guatemala nunca nos apoyaron, por el contrario, ‘Guatemala declaró su culpabilidad ante el gobierno de España e indemnizó con cifras millonarias a sus funcionarios, porque Álvaro Arzú y Eduardo Stein decidieron que era lo más conveniente con los Acuerdos de Paz’. ‘Nunca’ nos ayudaron a extraditar al embajador Cajal para poder esclarecer este juicio.

Hemos sentido frustración año tras año, ya que los medios tergiversan la información y vuelven a darle publicidad a los grupos oportunistas, que sólo sacan dinero sobre lo sucedido en la Embajada de España en 1980.

Sin embargo, no les interesa oír al único testigo que quiere decir la verdad sin otro interés que el de hacer justicia. Porque cuando se dice la verdad, acaba con el negocio de las oenegés,  y nos deja en paz a los que verdaderamente queremos a Guatemala y nos ganamos el pan honradamente”.

Continuará la segunda parte… (Fin de la columna de A. Kaltschmitt)

Mi comentario: felicito a mi estimado colega Alfred Kaltschmitt por reproducir la primera parte del valioso testimonio de la señora Mireya Molina Sierra, hija del recordado doctor Adolfo Molina Orantes, ex Canciller de la República, inmolado en la quema de las oficinas de la embajada de España causada por la irresponsabilidad criminal del entonces embajador de España en Guatemala, Máximo Cajal y López, por haber fraguado con el obispo del Quiché y unos curas españoles involucrados en la subversión guerrillera armada, la invasión “pacífica” de un grupo de campesinos miembros del Comité de Unidad Campesina (CUC), brazo armado de la guerrilla en el área del triángulo Ixil del departamento del Quiché, encabezados por su secretario general, Vicente Menchú, padre de Rigoberta Menchú Tum y un pequeño número de estudiantes de la Universidad Autónoma de San Carlos (USAC) dirigidos por la estudiante comunista de la Facultad de Derecho Sonia Magalí Valdés Welchez y un comando subversivo urbano del Instituto Rafael Aqueche denominado “Robin Ibarra”, todos bajo la coordinación del “comandante” guerrillero Gustavo Adolfo Meoño Brener, alias “comandante Manolo” y/o “comandante Pancho”, quien ha reconocido que fue él quien la organizó y –¡aunque parezca increíble!– hoy es nada menos que el jefe de los archivos de la Policía Nacional Civil. “Toma pacífica” que, como es bien sabido, terminó en una espantosa tragedia por la quema de las oficinas de la embajada y la muerte de 37 personas que fueron quemadas vivas por el estallido de los cocteles Molotov. Pero comete un error la señora Mireya Molina Sierra al decir “Guatemala declaró su culpabilidad ante el gobierno de España e indemnizó con cifras millonarias a sus funcionarios, porque Álvaro Arzú y Eduardo Stein decidieron que era lo más conveniente con los Acuerdos de Paz”, porque quienes hicieron los arreglos con el gobierno de España para reanudar relaciones diplomáticas y humillar a Guatemala al pedir perdón y pagar indemnizaciones millonarias a los deudos de los funcionarios españoles que murieron en esa tragedia, fueron el licenciado Fernando Andrade Díaz-Durán, por esos días ministro de Relaciones Exteriores, y el entonces jefe de Estado de facto General Óscar Humberto Mejía Víctores, durante una reunión internacional que tuvo lugar en Colombia. ¡Qué mal hicieron! ¡Qué poca vergüenza tuvieron!

Espero leer pronto la segunda parte de este testimonio.

3.- Columna Tintes y Matices de Siglo 21

publicada el 24 del mes en curso

¿Y tú, por qué lloras, Rigoberta?

Juan Manuel Rodríguez García

A principios de octubre, Rigoberta Menchú presentó su declaración durante el juicio por la quema de la Embajada de España, ocurrida el 31 de enero de 1980, el cual causó la muerte de 37 personas. El acusado en este juicop es el ex jefe de la Policía Pedro García Arredondo, a quien se le ha acusado de ocasionar la quema de la legación con lanzafuegos y con ello la muerte del grupo de guerrilleros y de sus rehenes.

Es importante que las nuevas generaciones no estemos desinformadas y sepamos, que si alguien tuvo la culpa de haber causado la muerte de tantas personas, es el mismo grupo de personas que “tomaron pacíficamente” la sede diplomática.

Debemos aclarar, como bien explica Jorge Palmieri en su último artículo, que Cajal fue embajador por España en nuestro país en los tiempos de Lucas García, siempre simpatizando con los movimientos revoltosos de la guerrilla, rompiendo todo tipo de protocolos como la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, que prohíbe involucrarse en temas de la política del país que lo hospeda.

Sin embargo, Cajal mantenía reuniones con grupos guerrilleros y líderes del Comité de Unidad Campesina (CUC), integrado por guerrilleros armados del Triángulo Ixil.

En uno de estos viajes es que el ex embajador promueve la idea de realizar el “Plan de la Subida”, como bien aclara Palmieri, en referencia a “embajada”, en el cual se decidió que se haría una “toma pacífica” de la legación de España, con el obvio consentimiento del mismo embajador, para denunciar la violencia del Ejército contra la población de Quiché. El grupo que tomaría las instalaciones estaba liderado por el guerrillero Vicente Menchú, padre de Rigoberta, la famosa premio nobel ¿de la paz?

El embajador, actuando como un guerrillero más, convocó a distinguidos juristas (entre ellos el ex vicepresidente Cáceres Lehnhoff y el ex canciller Molina Orantes) a una reunión sabiendo que el lugar sería tomado por la guerrilla y que ello cobraría relevancia en el momento que los rehenes eran personas tan importantes.

¿Cómo es posible que consideren que el plan era una “toma pacífica”, cuando los guerrilleros llevaban consigo bombas molotov y pistolas? No Rigoberta, no puede uno llorar como víctima por sucesos que tu mismo padre hizo que sucedieran.

El incendio fue causado por la explosión de los explosivos que llevaba el grupo de sicarios que, como buenos guerrilleros, tiraron la piedra (en este caso el artefacto) y rápido escondieron la mano.

La responsabilidad intelectual de este suceso es del ex embajador Máximo Cajal. La responsabilidad de la muerte de las 37 personas en la embajada es del grupo de guerrilleros encabezado por el padre de nuestra nobel de la ¿Paz?

Ahora los patos le tiran a las escopetas, cuando tú, Rigoberta, exiges justicia por la muerte de tu padre cuando fue él quien tomó como rehenes personas inocentes, a sabiendas que, de pacífica, esa toma de la Embajada no tenía nada. A la comunidad internacional pueden engañarla. Pero a nosotros, imposible que a estas alturas nos den atol con el dedo. Y entonces, ¿por qué lloras, Rigoberta?

4.- Aplauso unánime para los magistrados de la CC

Solo 23 días le duró al partido denominado Patriota el beneficio obtenido de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que el 1 de octubre amparó a Baldetti, quien impugnó en su calidad de secretaria general el acuerdo 294-2014 del órgano electoral, que contenía  las sanciones emitidas el 25 de septiembre. Uno de los considerandos refiere que conforme lo preceptuado en el artículo 27 de la Ley de Amparo la suspensión del acto reclamado procede cuando a juicio del tribunal lo hace aconsejable. Se debe revocar el numeral IV, de la resolución apelada, que otorgó el amparo provisional solicitado y, resolviendo conforme a Derecho, denegar la protección interina requerida. La CC declaró con lugar el recurso de apelación interpuesto por el Tribunal Supremo Electoral —autoridad denunciada— por medio del magistrado titular y representante legal Mario Aguilar Elizardi. La CC advierte que no concurren las circunstancias que ameriten el otorgamiento provisional de la protección constitucional, por lo cual se debe revocar la protección interina.

El amparo provisional establece argumentos por el los magistrados de la Corte de Constitucionalidad tomaron la decisión de revertir el fallo de la CSJ que había beneficiado al partido oficial.Revoca el número IV de la resolución del 1 de octubre del 2014 dictada por la Corte Suprema de Justicia constituida en tribunal de amparo se deniega el amparo provisional.

El 25 de septiembre el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió por segunda ocasión al PP hasta por seis meses, por efectuar propaganda electoral anticipada, y ordenó cancelar la inscripción como secretaria general de esa agrupación de la vicepresidenta porque contraviene la Constitución de la República. Al beneficiar la CSJ a Baldetti, ella continuó al frente de la secretaría general y el PP siguió con sus actividades proselitistas, pese a la advertencia del TSE a los partidos políticos de no efectuar campaña política anticipada.

Sin embargo, las cosas cambiaron y ya no fueron del color del oficialismo, debido a que la CC otorgó el amparo provisional al TSE, que apeló la decisión de la CSJ que otorgó la protección interina a Roxana Baldetti, como secretaria general del PP, pero se puede otorgar cuando se den los supuestos que se preveen en el artículo 28 de la ley de Amparo.

Al estar vigente la sanción contra el PP hay actividades que no podrán efectuar, como trámites partidarios en el TSE y ninguna otra que la suspensión limite.

También les restringe tramitar cualquier documento para que les sea legalizado, inscripciones o el desarrollo de asambleas locales o nacionales.
Sin embargo, podrán  reunirse con sus bases y analizar problemas nacionales, pero no en mítines.

La decisión fue tomada  por unanimidad por el magistrado presidente Roberto Molina Barreto y los magistrados Gloria Porras Escobar, Alejandro Maldonado Aguirre, Héctor Hugo Pérez Aguilera, Juan Carlos Medina Salas, Ricardo Alvarado Sandoval y Carmen María Gutiérrez de Colmenares, informó Ana Geraldine Cariñés González, secretaria general adjunta de la CC.

Ahora, al PP solo le queda plantear un recurso de ampliación o aclaración, pero podemos estar seguros de que con ninguno va a variar el fondo del fallo.

Los magistrados de la CC argumentaron que las circunstancias eran “aconsejables para dar con lugar la apelación presentada por el TSE”.

La impugnación, según el TSE, la Vicepresidenta Roxana Baldetti carece de legitimidad activa para promover el amparo, toda vez que  el 26 de septiembre el Registro de Ciudadanos ejecutó su cancelación como Secretaria General del PP.

El inciso C de la apelación indica que la celebración de un acto de propaganda electoral por parte de una funcionaria que tiene vedado por la Constitución de la República favorecer a un determinado partido político, conlleva una sanción. Y fue obvio que lo favoreció en la supuesta “Asamblea General” del PP que ella celebró el 21 del mes en curso y encabezó como presentadora en un mitin multitudinario que tuvo lugar en la Plaza de la Constitución para lanzar la “pre candidatura” del ex ministro de Comunicación Alejandro Sinibaldi, a quien volvió a calificar de “fisiquín”, como que si fuese el aspecto físico de los candidatos lo que vaya a valer para la próxima elección, y no su preparación, su inteligencia, su comprobada capacidad, su plan de trabajo y su patriotismo.

De acuerdo con el alegato presentado por el órgano electoral, el artículo 154 de la Constitución establece que “los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de partido político alguno”, por lo que la participación de la vice mandataria en la actividad del 21 de septiembre para la proclamación como precandidato presidencial de Alejandro Sinibaldi, del PP, configuró una flagrante violación al régimen constitucional.

En el inciso D explica que el monitoreo de la actividad política nacional evidenció que el partido sancionado ha celebrado diferentes asambleas en las que intervino la vicepresidenta impulsando e identificando candidatos del partido oficial. Empero, según el magistrado del  TSE Mario Aguilar Elizardi,  la resolución de la CC puede considerarse un triunfo en beneficio de la democracia y el orden constitucional en el país.

“Que cada uno de sus miembros e instituciones  en materia política  cumplan con lo establecido en la Ley Electoral y de Partidos Políticos, con base en el principio de equidad, el cual quiere decir que todos deben participar en igualdad de circunstancias y condiciones sin que nadie tome ventaja  económica o posiciones de poder”, dijo el magistrado.

“Todos los partidos deben partir de la misma línea y esa oportunidad de demostrar sus planes de gobierno y cómo pretenden gobernar a quien resulte vencedor en las urnas electorales”, expuso Aguilar Elizardi.

Explicó que si  las agrupaciones políticas  empiezan a hacer su trabajo  a partir de la fecha en que el TSE declare abierta la campaña electoral, tienen suficiente tiempo para promoverse, ya que  el tiempo de campaña estipulado en el país es considerado el más largo del Latinoamérica.

El doctor en Derecho Constitucional Gabriel Orellana afirmó que en una resolución anterior la CC había advertido a la vicepresidenta Roxana Baldetti de que estaba impedida de poner en ventaja a un partido político, en alusión al PP.Orellana refirió que esa acción dejó en el fondo que para Baldetti y sus asesores “lo que la CC les había advertido les venía olímpicamente indiferente y esa misma prepotencia y falta de prudencia la puso en rebeldía con ese consejo que oportunamente le dio la Corte. Además,  el propio TSE dijo que el hecho de haber hecho ella su bailongo era un hecho público y notorio, con lo cual era una razón inobjetable para sancionarla”.

“Tenemos que recordar que en los primeros meses de este año la Corte de Constitucionalidad dictó una resolución en cuyos conceptos establecía que la vicepresidenta constitucionalmente tenía impedido favorecer o poner en posición de ventaja a un determinado partido político, por romper el concepto de igualdad”, aseveró el doctor Orellana.También expresó que  se tiene que aunar “la insolencia y prepotencia que ella tuvo cuando realizó ese su bailongo frente al Palacio Nacional de la Cultura para presentar al “pre-candidato” de su partido para la Presidencia de la República”. Hay que recordar que la Vicepresidenta Baldetti bailó ante la concurrencia “el caballo de palo”.

El magistrado del TSE Mario Aguilar Elizardi considera que la decisión de la Corte de Constitucionalidad es una victoria en beneficio de la democracia, del orden constitucional y del pueblo de Guatemala.

“Con esto se demuestra que las decisiones no son personales, sino son institucionales, para mantener la institucionalidad del Estado. Y, además, que las organizaciones políticas cumplan con lo establecido en la Ley, en base a la equidad e igualdad”, agregó Aguilar Elizardi.

El diputado y asesor legal del PP Oliverio García Rodas informó que preparan las acciones legales pertinentes para revertir el fallo de la Corte de Constitucionalidad. “Somos respetuosos de los fallos de las cortes, pero no la compartimos, ya que creemos que estamos en ley”, dijo. Explicó que esa disposición afectará algunas actividades de la agrupación política, pero será el Comité Ejecutivo el que deberá establecer cuáles serán los lineamientos que se seguirán.

5.- Las dos efemérides a que me referí

1) La llamada “Revolución del 20 de Octubre de 1944″

Finalmente, las dos efemérides a las que me referí al principio son la insurrección militar del cuartel Guardia de Honor ocurrida durante la noche del 19 y el 20 de octubre de 1944, la cual fue el parteaguas para que comenzara la llamada “Revolución”, que produjeron los gobiernos sucesivos del doctor en pedagogía Juan José Arévalo Bermejo (1945-1951) y del coronel Jacobo Árbenz Guzmán (1951-1954), que condujo a Guatemala del largo período que dio principio el 14 de febrero de 1931 con el inicio del gobierno dictatorial del “General” (de dedo porque no se graduó en la Politécnica ni hizo carrera militar en un cuartel, ni ganó los ascensos en batallas) Jorge Ubico Castañeda (1878-1946), que culminó el 1 de julio de 1944, cuando éste renunció presionado por las manifestaciones populares del 25 de junio, la muerte accidental de la profesora María Chinchilla (quien no murió asesinada, como se ha dicho, sino falleció como consecuencia de un balazo que no iba dirigido a ella, pero rebotó en el pavimento y la alcanzó) y la carta que le presentaron pidiéndole su renuncia un grupo destacado de personas, entre quienes se encontraba su amigo íntimo y médico personal, Dr. Mario Wunderlich. Y, sobre todo, que en un momento de la crisis nerviosa que estaba padeciendo se presentaron tres generales de la vieja guardia –Federico Ponce Vaides, Buenaventura Pineda y Eduardo Villagrán Ariza– a presentarle su solidaridad y ponerse a su disposición, pero él creyó que iban a pedirle su renuncia y desde que entraron a su despacho les gritó: “¡Ya se que vienen a pedir mi renuncia… ¡pues aquí está esa mierda!” y les lanzó a la cara su carta de renuncia; y cuando los tres generales estaban a punto de aclararle que no era ese su propósito, el ex consejero presidencial de Ubico, Enrique Melgar, comprendiendo el desgasta que ya había sufrido la dictadura ubiquista, les aconsejó aceptarle la renuncia y asumir un triunvirato, con la creencia de que él iba a poder convertirse fácilmente en “poder detrás del trono” en su calidad de asesor del triunvirato militar que, en efecto, se hizo cargo del gobierno hasta que Ponce Vaides tomó la determinación de hacerse cargo de la Presidencia de la República y se hizo declarar “presidente interino” por los diputados gobiernistas del partido denominado Liberal Progresista que habían venido apoyando servilmente a Ubico, y se empecinó en quedarse en el poder a pesar de la inmensa popularidad que había despertado la insólita candidatura presidencial de un “candidato blanco” que era totalmente desconocido por el pueblo, el doctor Juan José Arévalo Bermejo, quien residía en la República de Argentina (país del que ya se había hecho ciudadano), candidatura que fue lanzada en un mitin popular por un amigo suyo, el licenciado Juan José Orozco Posadas, pero pegó en la simpatía popular y después del levantamiento del Cuartel Guardia de Honor durante el 19 y el 20 de octubre de 1944 y del triunvirato denominado “Junta Revolucionaria de Gobierno”, integrada de el mayor Francisco Javier Arana, el capitán Jacobo Árbenz Guzmán y el ciudadano Jorge Toriello Garrido, ganó de manera aplastante la primera elección presidencial verdaderamente libre que tuvo Guatemala en su historia. Lo cual hizo que Guatemala pudiese dejar atrás el atraso político en que se había mantenido tantos años para incorporarse al Siglo XX y aprovechar los postulados que estaban surgiendo por la filosofía del presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt. Por eso digo que la insurrección militar del 19 y 20 de octubre de 1944 en sí no fue la insurrección militar que se ha venido llamando “Revolución del 20 de octubre”, pero sí fue la puerta que abrió al país a la verdadera revolución que vino después del levantamiento militar: durante los regímenes revolucionarios sucesivos del doctor Juan José Arévalo Bermejo y el coronel Jacobo Árbenz Guzmán. Pero el movimiento revolucionario que empezó en octubre de 1944 concluyó con el derrocamiento del presidente Árbenz en junio de 1954, por una invasión del llamado “Ejército de Liberación Nacional” que encabezó el coronel Carlos Castillo Armas, patrocinado por la Central de Inteligencia Americana (CIA), la United Fruit Company y algunos terratenientes del país que veían un peligro en la aplicación del Decreto 900 o Ley de Reforma Agraria.

Por otra parte, reitero lo que ya he dicho muchas veces, porque lo viví, no me lo contaron: el verdadero autor material de la insurrección en el cuartel Guardia de Honor fue el mayor Francisco Javier Arana, quien era el jefe de la Sección de Tanques pero ya había sido involucrado en la conspiración gracias a su amistad con el teniente coronel Carlos Aldana Sandoval, (apodado “El trompudo”), Jefe de la Sección de Transportes del cuartel, quien a su vez había venido teniendo pláticas con Árbenz y Toriello para levantarse en armas contra la dictadura militar que pretendía prolongar el general Ponce Vaides. Pero “el trompudo” Aldana Sandoval tuvo que huir apresuradamente de la capital porque estaba siendo perseguido por la temible policía secreta que dirigía el tenebroso José Bernabé Linares y se fue a refugiar a su pueblo natal, Asunción Mita, y en la capital los acontecimientos hicieron que se adelantara la fecha que originalmente se había programado para el levantamiento, que iba a ser el 10 de noviembre, día del natalicio del dictador Ubico, por lo que decidieron adelantarla para la noche del 19 de octubre. Los insubordinados primero trataron de capturar y apresar al comandante del cuartel, general Daniel Corado, pero cuando éste se resistió fue abatido a tiros por los dos oficiales que trataron de aprehenderle. Ante esa crítica situación, algunos de los oficiales que estaban comprometidos a participar en el levantamiento trataron de dar marcha atrás, pero se les impuso valientemente el capitán Manuel de J. Pérez y, pistola en mano, les convenció de continuar hasta el final porque si no, de todas maneras les iban a acusar del asesinato del general Corado y les iban a acusar de traición, por lo que indudablemente serían fusilados. Después de que esto ocurrió y el cuartel ya estaba en poder de los alzados, las enormes puertas metálicas del cuartel fueron abiertas de par en par para que pudiesen ingresar tranquilamente el capitán Jacobo Árbenz y el civil Jorge Toriello Garrido, a bordo de un jeep que manejaba el teniente Enrique De León Aragón.

Pero desde esos días se ha venido conmemorando la “Revolución del 20 de octubre”, aunque debe comprenderse que lo que realmente ocurrió ese día una insurrección eminentemente militar, a la cual se le agregaron luego los valientes 14 estudiantes universitarios que habían sido informados del movimiento y se presentaron a la Guardia de Honor para ponerse a las órdenes de los alzados. Luego se agregaron también personajes civiles como el doctor Julio Bianchi y trabajadores y estudiantes universitarios, por lo que se ha llamado a la insurrección “movimiento cívico-militar”, pero en verdad lo que lo inició fue una insurrección militar en la que posteriormente ofrendaron sus vidas el capitán de aviación Braulio Laguardia, el subteniente Roberto Corzo, el soldado Eduardo Pinot y los civiles Joaquín Alcain y Carlos Andrade, baleados por los soldados de la Reserva militar de Aviación cuando iban por el Acueducto en una comisión junto con su compañero Ricardo “Chicalote” Asturias, quien se salvó de milagro. El general Ponce Vaides únicamente logró gobernar arbitrariamente durante 108 días. Pero renunció en la mañana del 20 de octubre cuando recibió una llamada telefónica desde las oficinas de la Embajada de los Estados Unidos de América, que entonces estaba donde hoy está la llamada Casa Crema, a una cuadra de la Guardia de Honor, y Toriello se acercó a la Embajada para pedir que lo comunicaran con el general Ponce al Palacio Nacional. Y Ponce tendió la llamada porque supo que provenía de la Embajada estadounidense y fue grande su sorpresa cuando quien le habló fue Jorge Toriuello, quien le espetó_ “¡Mirá hijo de la gran puta, si no renunciás ahora mismo te vamos a ir a sacar a vergazos!”, por lo que Ponce comprendió que la insurrección tendría la bendición de la embajada USA y decidió renunciar, pero cpn la condición que fuese con la intermediación del Cuerpo Diplomático acreditado en el país. Y se fue al exilio a México, donde murió en la mayor soledad y pobreza.

2) El 115 aniversario del nacimiento del gran Miguel Ángel Asturias

La otra efeméride que quiero mencionar es la conmemoración del 115 aniversario del nacimiento del “Gran Moyas”, nuestro recordado compatriota premio Nobel de Literatura Miguel Ángel Asturias, nacido el 19 de octubre de 1899, uno de los verdaderos pioneros del boom literario latinoamericano que surgió prodigiosamente entre 1960 y 1970 en el cual participaron también el poeta chileno Pablo Neruda, el novelista mexicano Juan Rulfo con su novela Pedro Páramo, el venezolano Arturo Uslar Pietri con su cuento La lluvia (1935), el también venezolano Rómulo Gallegos, con su novela Doña Bárbara, y el también escritor colombiano Gabriel García Márquez (“El Gabo”) con su novela Cien años de Soledad y algunos incluyen también con esta tendencia al poeta y escritor argentino Jorge Luis Borges. Pero los primeros libros de Asturias, titulados Leyendas de Guatemala (1930), El señor presidente (1940) y Hombres de Maíz (1949) fueron los precursores del boom de la literatura latinoamericana. Y precursores, sobre todo, del llamado “realismo mágico”, que tanto se le ha reconocido a García Márquez por su mundialmente famosa novela Cien años de soledad, pero Asturias le antecedió, aunque haya quienes puedan decir lo contrario. Pero cuando García Márquez estaba apenas naciendo (1927) tres años más tarde Asturias ya estaba publicando Leyendas de Guatemala (1930) con cuentos de origen maya llenos de realismo mágico. Por cierto que aprovecho la ocasión para aclarar que García Márquez llegó a odiar hasta su muerte a Asturias porque en una ocasión un periodista argentino preguntó al novelista guatemalteco qué le parecía Cien años de soledad, y Asturias contestó que le recordaba una novela del francés Honorato de Balzac. Pero jamás dijo que sea un plagio. Por cierto que Asturias no solo cultivó la novela, sino también cultivó el periodismo, fundando el primer “radioperiódico” que hubo en Guatemala, que tituló Diario del Aire, con su entrañable amigo “el Seco” Francisco Soler y Pérez y la poesía entre 1918 y 1928 en Sien de Alondra (1949), en ensayo  como en El problema social del indio (1922) y Arquitectura de la vida nueva (1928). Muchas otras obras publicó Miguel Ángel Asturias, que mereció recibir el Premio Lenin de la Paz y el Premio Nobel de literatura.

Postdata: en el próximo blog voy a reproducir el video del documental de la trágica “Operación Subida” y sus lamentables consecuencias. No se lo pierdan. Pero tendrán que dedicar cerca de una hora para verlo y oírlo completo. Ahí se verá lo que realmente ocurrió.

 Twitter@jorgepalmieri